Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

martes, 27 de octubre de 2009

La nueva fisioterapia



No hay artículo sobre dolor que no comience con la reflexión pertinente sugerida ya por Melzack y Wall a mediados del siglo pasado de que no sólo es un síntoma con una determinada cualidad sensorial sino que siempre lleva acoplada una repercusión emocional y una evaluación sobre origen y consecuencias.

Una vez cumplido el ritual de las declaraciones solemnes preliminares hay prisa en profesionales y usuarios por poner una etiqueta y un remedio.

La etiqueta segrega el dolor en zonas y/o tejidos: "de la columna", "muscular", "de los nervios", con una referencia confusa a orígenes: "inflamación", "desgaste", "sobrecarga", "contractura", "estrés"... y los remedios ofrecen su poder antinflamatorio, calmante, relajante y tranquilizante.

No queda mucho más tiempo disponible para análisis emocionales y cognitivos y, caso de que la cosa venga torcida tras la aplicación infructuosa de los primeros auxilios, aparece en el horizonte el recurso de la petición de ayuda a especialistas: para el dolor de cabeza el neurólogo y para el "musculoesquelético" el traumatólogo.

Los traumatólogos solicitan pruebas especiales y si los resultados no muestran nada especial certifican el "de lo mío no es" y pasan el problema a "Rehabilitación". Tras varias sesiones de ejercicios y masajes, si tampoco se resuelve el atasco, queda la opción de las Unidades del Dolor.

La visita a la Unidad del Dolor supone habitualmente un incremento en fármacos, con resultados inciertos y no excesivamente brillantes (en ausencia de daño necrótico) por lo que, con unos pocos años de más encima, el paciente aparece por la consulta de las neuroespecialidades: Psiquiatría, Psicología y Neurología, en secuencia variable.

El paciente a estas alturas se ha vuelto un impaciente y su única certeza es la del dolor, aún no debidamente etiquetado ni remediado y la del confuso universo de especialistas a los que ha visitado sin ser visto.

El dolor no tiene ya quien le ponga ni siquiera un nombre y menos aún un remedio.

Es el momento de las modernas etiquetas: fibromialgia, fatiga crónica, vulvodinia, colon irritable, cefalea tensional...

El impaciente crónico puede al fin saber cómo se llama lo que ocasiona su infierno y abre la puerta a la esperanza... en el futuro, cuando al fin se desvelen orígenes que traigan de la mano la solución.

En este punto de nuevo y prometedor diagnóstico cualquier referencia a los clásicos componentes emocionales y evaluativos del dolor provoca recelos pues rescata de la atormentada memoria de los pacientes la época de las veladas o explícitas alusiones al origen psicológico.

Son tiempos de genes, infecciones ocultas y disfunciones sistémicas. Se retoma la esperanza y la lucha legítima por, al menos, el respeto al sufrimiento y la obtención de subsidios. El desencuentro enrarece la atmósfera entre pacientes y profesionales...

Melzack y Wall lo intentaron pero todo parece indicar que predicaron en el desierto. El dolor ni siquiera es ya una experiencia desagradable pues se niega su realidad y el análisis emocional y evaluativo no es posible por la hipersensibilidad de los pacientes a sólo mencionarlo.

Los expertos se reúnen y reclaman una vez más abordajes multidisciplinares y el deseado modelo biopsicosocial o el psiconeuroinmunoendocrinológico.

La multidisciplinaridad suena engañosamente bien pues parece que todos los especialistas implicados van a unir e integrar conocimiento y esfuerzo pero no parece que eso esté sucediendo. Ni siquiera nos ponemos de acuerdo sobre el origen del problema. Los nuevos diagnósticos no están consensuados. Se discuten los mecanismos.

En mi opinión se abre una nueva vía que puede dar sus frutos. Es una vía abierta por fisioterapeutas implicados históricamente en la atención continuada a pie de camilla con el paciente, acostumbrados a tocar con sus manos cuerpos sensibles y rígidos y a escuchar las quejas de viva voz. Son fisioterapeutas que han vislumbrado las certezas de la responsabilidad de la red neuronal en la génesis y desarrollo del dolor.

Está en gestación una nueva criatura profesional con un futuro prometedor. Tiene la oportunidad de integrar lo que los años pasados han desintegrado.

Por esta vez sea bienvenida esa necesaria especialidad: la de los profesionales implicados emocional y cognitivamente con el organismo que genera dolor y con el padeciente que lo sufre.

23 comentarios:

calma dijo...

Mi hija de 17 años sufre de fuertes dolores menstruales, lo mismo que los he sufrido yo siempre.
Según tu opinión, a qué médico debo llevarla, qué especialidad puede evitar que mi hija pasé el infierno que yo he pasado toda mi vida.
Saludos

villovi dijo...

Ojalá la criatura crezca y se haga grande. Sabes que el problema, como te pasa a ti, esta en casa y solo unos cuantos han oído hablar de las implicaciones del sistema nervioso central en la producción del dolor en ausencia de daño necrótico. Si bien es cierto que es algo relativamente nuevo en el gremio, poco a poco se va dando más a conocer este tipo de abordaje y con el tiempo posiblemente ya en la universidad nos hablen de las aportaciones de gente como Moseley o Butler han hecho a la fisioterapia.

Gracias por la entrada.

Un saludo.

Arturo Goicoechea dijo...

Calma: lo razonable es que comiences por una visita al ginecólogo.

Una vez descartadas causas ginecológicas y regulados adecuadamente los ciclos, sería bueno enfriar la alerta cerebral sobre el ciclo. Aquí sería aplicable todo lo que intento exponer en el blog: interpretar e imaginar el proceso de despegamiento de la mucosa uterina de forma controlada, sin inflamación ni desasosiegos ni paso de sustancias tóxicas hacia el interior.

Las tormentas neuronales se activan tras cualquier suceso irrelevante para el interior. Vale lo mismo una tormenta externa (¿qué tiempo va a hacer mañana?) que una variación hormonal que desencadena el despegamiento suave y tranquilo de la mucosa.

Nadie sabe cómo desactivar la alerta pero ayuda a saber lo que realmente sucede allí: nada amenazante... pero el cerebro ve peligro...

Hay pacientes con crisis de migraña en los días previos o durante la menstruación. Explicándoles con detalle lo que realmente sucede allí se consigue, a veces que desaparezca el dolor.

En el dolor no hay una respuesta simple: haz esto o lo otro. Hay que analizar cada caso y tratar de intuir qué argumentos o emociones mueven al cerebro para activar el programa.

Arturo Goicoechea dijo...

Villovi: La Universidad debiera ser un universo abierto a la evolución de las ideas pero me temo que funciona más bien como un lastre.

Carlos López Cubas dijo...

Tan sólo quería comentar que me ha encantado este artículo, como fisioterapeuta clínico y como cabezón implicado en el empuje hacia un cambio (a nivel personal y desde la SEFID).
He citado este artículo en mi blog, para ver si más fisioterapeutas se animan a seguir tus aportaciones diarias y se dan cuenta de su potencial papel en todo esto.

Especialmente agradecido por esta entrada,
un saludo,
Carlos

Maimai dijo...

Ay, que me he emocionado y todo con la entrada... La fisioterapia necesita borrón y cuenta nueva en cuanto a dolor crónico. Necesita respirar, tomar impulso y salir a la calle pisando fuerte. Desde dentro se respira inquietud, curiosidad y ganas de apreder, imprescindible en esta embajada. Gracias por la entrada!

Arturo Goicoechea dijo...

El agradecido soy yo al poder haber tenido la oportunidad de ver el organismo desde la retina del fisioterapeuta. Espero aprender mucho de vuestros blogs.

Gracias Carlos por el honor de dar cabida al artículo en tu blog.

Saludos

Anónimo dijo...

Realmente buena esta entrada bajo el punto de vista de un fisioterapeuta como es mi caso.
Muchas veces, como bien ha scomentado, se receta ESPERANZA para que el paciente crónico o no-diagnosticado tenga algo donde agarrarse.
Deberíamos ir más allá y dar otro enfoque al dolor. Tu, Arturo, ya has dado un primer paso.

GRACIAS POR EL GUIÑO A LA FISIOTERAPIA.

SALUDOS: Josu

Arturo Goicoechea dijo...

Josu: creo que vivimos un momento especialmente decisivo en el que, en mi opinión, de la mano de una fisioterapia que incorpore las enseñanzas de las neurociencias tenga el coraje de renovar a fondo sus paradigmas, acertando a conservar lo que debe ser conservado y desarrollado y librarse de lastres muy arraigados y consensuados tácitamente entre profesionales y pacientes.

Gracias por la visita.

Clínica de Fisioterapia Prazer dijo...

Gracias por la entrada.

En especial, por recoger tan acertadamente en tres palabras nuestro día a día, tocar, sentir y escuchar.

Suenan vientos de cambio.

Arturo Goicoechea dijo...

Prazer: gracias por la visita y el halago. A los verbos sustanciales de: tocar, sentir y escuchar, sustanciales todos ellos, añadiría el de enseñar...

david dijo...

Arturo, gracias por tu referencia a la Fisioterapia, se agradecen estas palabras de alguien tan implicado en el conocimiento del dolor.
Es cierto que se vislumbra una nueva luz en la Fisioterapia, impulsada por gente tan importante como David Butler y Lorimer Moseley, y particularmente aquí en España con la creación de la SEFID.
Ya va siendo hora que desde la Fisioterapia se analice y trate el dolor desde un prisma mucho más abierto y global, en el que se entienda que la implicación neuronal y emocional forman un papel tan importante como el propio daño musculoesquelético.
La comunidad científica necesita de la nueva Fisioterapia para emprender e impulsar el camino del entendimiento del origen y posterior desarrollo del dolor.
Gracias y un saludo.

Clinica del Dolor Neuromuscular.

Javo dijo...

Estimado Señor Goicoechea:

Nos hemos permitido la libertad de incluir su blog en la sección de enlaces de nuestra web de Fisioterapia: Fisioweb.org

Quisiéramos felicitarle por los planteamientos expuestos acerca del dolor y los estudios de Butler y Moseley.

Un cordial saludo

Arturo Goicoechea dijo...

Javo: agradezco sinceramente su deferencia. Saludos

Accufisio dijo...

Don Arturo Goicoechea ha sido un placer leer estas palabras. Una vez mas, como fisioterapeuta, le agradezco su entrada y ver que su conocimiento sobre nuestra profesion va mas alla de la "fisioterapia clasica".
Por tanto, ya solo me queda felicitarle por tan acertadas palabras e instarle a que su conocimiento sobre nuestra profesion o mejor dicho, vocacion sea cada vez mayor.
Un afectuoso saludo desde el Sur.

Arturo Goicoechea dijo...

Accufisio: he podido sensibilizarme ante la fisioterapia gracias a los buenos oficios de mi hija y yerno que son fisios apasionados. Yo les he contagiado mi neuropasión y ellos han hecho lo propio con sus diversas pasiones sobre el movimiento.

Estoy convencido de que los fisios tenéis la clave del dolor no asociado a daño pero es necesaria una integración de conocimiento neuronal.

En ello estamos todos y soy optimista respecto a la implicación y entusiasmo de estos grupos de profesionales en torno a la "nueva fisioterapia".

domi dijo...

muchisimas gracias por haberme contestado,a mi marido le ha quedaddo la secuela del dolor en la parte izquierda y es verdad que no le hacen nada los farmaco tradicionales.Está muy decepcionado y a veces se deprime mucho, ese dolor tan caracteristico de quemazon y como si tuviera agujas en la punta de los dedos.
Toda mi admiracion hacia su persona,tan realista y sincera hablando sobre este tema y lamentando que aun no hayan encontrado algun farmaco que sea capaz de aliviar a estas personas que sufren tanto,
infinitas gracias Dor.Arturo,
Le oí en un programa de radio y me impresionó su sinceridad,

domi dijo...

despues de un tiempo prudencial al infarto talámico tambien fue a unas sesiones de fisioterapia y la verdad venia super cansado y agotado,el medico de cabecera le dijo que como no tenia nada roto no lo veia conveniente continuar,por eso nos ha remitido al reflexoterapeuta,ya que lo peor que le puede pasar es que no le pase nada, lo va a provar.
Yo apuesto tambien por la fisioterapia,son tecnicas muy válidas y complementarias,
muy bueno el articulo donde trata el dolor.saludos Domi

Arturo Goicoechea dijo...

domi: esta entrada del blog se refiere a "la nueva fisioterapia", una nueva corriente que integra el conocimiento clásico sobre el aparato locomotor, lo libera de tópicos falsos y lo enriquece con el conocimiento que en las últimas décadas tenemos desde la Neurociencia.

En mi opinión, estos "nuevos fisioterapeutas" son los que están más capacitados y dispuestos para afrontar el complejo mundo del dolor crónico.

Saludos

domi dijo...

estoy completamente de acuerdo con USTED,un profesional como la copa de un pino,a pesar de no conocerlo tengo la impresión de que así es,
desde andorra un saludo.domi

domi dijo...

tHola Dor.en un simposio que tubieron mas de 1000 profesionales de la medicina se ve que está en fase de estudio una pequeña molecula llamada AGN209323 se ve que será la panacea para el dolor neuropatico causado por daño en los nervios,sabe UD,algo al respecto? yo estoy buscando algo para el dolor de mi marido y no encuentro nada,para decirselo a su neurologo que ha provado con todo lo habido y por haber y nada.
gracias y un saludo DOMI

Arturo Goicoechea dijo...

Domi: no conozco esa nueva molécula a la que se refiere. He buscado información en Pubmed y no he encontrado nada.

No creo que el problema del dolor pueda solucionarse con una o varias moléculas.

Saludos

domi dijo...

Sabe que me pasa dor,que los que vivimos con pacientes que tienen dolor casi siempre ,nos cogemos a un clavo ardiendo y a la mas minima que nos enteramos que investigan sobre un nuevo farmaco para esa clase de dolor vamos a por ello, de ahí mi interes en informarme,
me llevé mucha decepcion ya que se trata de un opoide y eso tambien lo ha provado,con muchos efectos secundarios por cierto.
yo busqué en google el nombre de la molécula AGN209323 y aqui sí que viene la informacion,
Como le agradeceria me digese cual seria el problema para solucionar ese dolor que no sean esas moléculas,o cosas parecidas.
muy agradecida Dor.

saludos........Domi