Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

viernes, 23 de octubre de 2009

La información no tiene quien la informe



Considero que los llamados
síndromes sin explicación médica en el que se engloban muchos padecimientos, algunos con etiqueta (migraña, fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, síndrome de sensibilidad química múltiple, colon irritable, vulvodinia, cistitis intersticial...) y otros sin ella, son secundarios a una disfunción cerebral que yo denomino disfunción cerebral evaluativa y que equiparo a la disfunción evaluativa inmune, responsable de las alergias y enfermedades autoinmunes.

Las neuronas aparecen evolutivamente después que el sistema inmune pero comparten función y mensajería con él, actuando de forma absolutamente integrada.

"Las defensas" pueden estar excesivamente altas o excesivamente bajas.

Si pensamos exclusivamente en el sistema inmune como responsable de "la defensa" deduciremos que, en el primer caso (defensas altas), nos estamos refiriendo al problema de la alergia y las enfermedades autoinmunes y en el segundo el de las inmunodeficiencias (congénitas y adquiridas).

Probablemente no caemos en la cuenta, porque nadie nos lo ha hecho saber, que la red neuronal también participa en "la defensa", generando, al igual que su antecesor, el sistema inmune, estados defensivos altos o bajos.

Las defensas neuronales bajas se producen cuando la red neuronal del sentido del daño, las neuronas nociceptivas, quedan dañadas por diversas enfermedades (polineuropatías de fibra fina). Los estímulos nocivos no son detectados y los tejidos sufren todo tipo de agresiones sin que el individuo sienta dolor y, por tanto pueda defenderse. Serían estados equivalentes a la inmunodeficiencia adquirida. El equivalente congénito sería la ausencia congénita de dolor una entidad en la que fallan los factores de crecimiento necesarios para dotar al organismo de las neuronas del sentido del daño. La ausencia congénita de dolor impide el sufrimiento pero genera todo tipo de lesiones y mutilaciones por déficit de la función defensiva neuronal.

Los neurólogos no han construído la idea de una red neuronal nociceptiva (detectadora de daño) en estado de alerta excesiva, equivalente a la que genera la alergia y las enfermedades autoinmunes pero existen esos estados y son tan frecuentes y problemáticos como sus equivalentes inmunes.

El estado de "defensas excesivamente sensibles" puede implicar a la red inmune y/o a la neuronal. Su génesis no es bien conocida en los detalles pero sobreviene en el curso del proceso de aprendizaje que ambos sistemas desarrollan a lo largo y ancho de la vida, tratando de detectar señales que permitan detectar con antelación el agente o estado amenazante.

A todos nos han explicado en Biología el sistema inmune con sus dos brazos, el congénito y el adquirido (aprendido) pero no se nos explica que existe también el sistema defensivo neuronal con sus dos componentes; congénito y adquirido y que este segundo puede dar lugar a todo tipo de problemas, equivalentes a la alergia y enfermedades autoinmunes.

Creo que gran parte de las controversias se disolverían si tenemos en cuenta este hecho biológico básico: la existencia de una red neuronal defensiva que aprende a ver peligro y que actúa cuando cree que algo está amenazado.

Al no disponer de esa idea básica aparece, por un lado, el confuso mundo de "lo psicológico", "lo funcional", las somatizaciones y demás y por el otro el de las teorías que buscan exclusivamente en lo neuroinmunoendocrinológico o infeccioso-postinfeccioso los orígenes de la enfermedad, como reacción (comprensible) al empeño (infundado) de culpar a la psicología y ánimos del paciente todo el síndrome.

El aprendizaje del sistema inmune adquirido está condicionado por la experiencia adquirida con el contacto del organismo con bacterias, virus, hongos, parásitos y las lesiones que producen. Se genera así la cognición del sistema inmune, el conocimiento que determina la supervivencia (sensibilización) o eliminación de los clones de células inmunes responsables.

El aprendizaje del sistema defensivo neuronal asienta sobre experiencias adquiridas con estímulos térmicos, mecánicos, químicos y las lesiones que han generado. Se genera así la cognición neuronal, el conocimiento que la red defensiva neuronal aplicará para encender programas de alerta (p.ej. dolor).

El aprendizaje inmune no se beneficia, que sepamos, de lo que les sucede a otros individuos. Cada uno desarrolla su aprendizaje en solitario.

La red neuronal puede recoger señales del daño ajeno a través de todo tipo de sensores (se ha descrito recientemente la participación de las neuronas olfativas) y así construir cognición nociceptiva socializada sin tener que experimentar en propias carnes.

La información experta a través del lenguaje contribuye a generar cognición nociceptiva neuronal y alimenta los encendidos y/o apagados de la red. Todo ello se produce de forma inconsciente y sin necesidad de una autorización o un parecer favorable del individuo. Una vez construida una probabilidad de daño, la red opera y activa los programas correspondientes. A partir de ahí entra el individuo haciéndose preguntas y encontrando las respuestas que la red informativa facilita.

La información es lo que da sentido a las neuronas. No es posible entender el organismo y sus disfunciones sin considerarla. Los pacientes dudan de que "sólo hablando" podamos hacer nada o que la información sola pueda ocasionar todo el drama de la fibromialgia y síndrome de fatiga crónica. Es comprensible pero es un error que trae serias consecuencias.

Lo verdaderamente lamentable es la falta de concienciación e información en torno a esta fundamental cuestión biológica.

La información no tiene quien hable de ella aunque corren ríos de tinta emocionada,airada y desesperada sobre sus dramáticas consecuencias...

14 comentarios:

Daniel Jackson dijo...

Estimado doctor. Lo primero, me disculpo por el tono de mis mensajes de ayer, el que no esté de acuerdo con su teoría no me da derecho a ser así de intransigente. Por tanto, le pido perdón por lo de ayer.
Creo comprender que su teoría tiene cierta lógica. Pero no se sostiene por dos motivos: El primero, la increíble cantidad de niños que tienen Síndrome de Fatiga Crónica hay casos documentados de hasta con dos años de vida. El segundo, y no menos importante, es que la mayoría de las personas que han vivido muchas experiencias duras, como guerras, hambrunas, etc, no desarrollan estos síndromes. Es más, como ejemplo, la generación de nuestros padres que vivieron una guerra civil, dictadura, y una lucha constante por la supervivencia, eran increíblemente más resistentes que la generación actual.
A lo que me refiero es que por regla general, la naturaleza humana es la adaptación y nos hace más fuertes cada vez, y no al contrario.
¿Se ha parado a pensar que usted ve el problema como algo de las neuronas por que es usted neurólogo?

Arturo Goicoechea dijo...

Daniel: agradezco y acepto sinceramente sus disculpas.

Respecto a la incidencia en niños no veo ningún problema ya que la infancia es un período en el que tanto el sistema inmune como el neuronal se encuentran con poca experiencia, una pulsión fuerte a la evitación de daño y una protección exterior de evitación que el sistema de copiado (neuronas espejo) graba con avidez.

Reconozco y soy consciente de ello que no puedo evitar mi sesgo neuronal pero trato de evitarlo leyendo visiones de otros especialistas. Creo que el sesgo nos afecta a todos, profesionales y pacientes, y debiéramos ser muy estrictos en tratar de evitarlo.

Gracias por su visita y comentario

Saludos

Arturo Goicoechea dijo...

Daniel, perdón, no había contestado a su segunda objección, la de que no hay una correlación entre adversidad y aparición del síndrome de fatiga crónica. Comparto su reflexión pero creo que las condiciones de entorno creadas por nuestra civilización garantista y protectora junto con una cultura alarmista crean condiciones favorables de cultivo para lo que yo llamo "disfunción evaluativa cerebral"

Anónimo dijo...

Excelente su artículo.
Creo que debemos aprender en la novedad de sus teorias.
Y desde luego me encantaría aprender qué puedo hacer para mi curación.
Gracias
Elena

Dolores dijo...

dr arturo, me gustaria preguntarle ya que yo estoy afectada de tres cosas SFC FM SQM, si la SQM es una reaccion inmunologica como seria la alergia ,tambien se podria mejorar con informacion neuronal o habria que trabajar la memoria inmunologica tambien o no.Y si se podria trabajar su metodo sin ayuda profesional o no. Un saludo

mariajo dijo...

Estimado doctor, un saludo. He pasado de casualidad...

Soy afectada de SQM/SFC/FM severos y autora de un espacio en la red (MI ESTRELLA DE MAR) sobre estos temas, y dedicado a compañeros y profesionales.

Aunque por los trastornos cognitivos y la extrema fatiga que padezco de resultas de estas patologías, me resulta imposible leerme su texto al completo (tan sólo breves párrafos, y mire que lo siento), darle las gracias por interesarse por intentar dilucidar -sea desde la parte que pueda entrar dentro de su especialidad, o sea desde una perspectiva más amplia- a estas patologías... en concreto la Sensibilidad Química Múltiple, que realmente es muy complicada de llevar en el día a día, se lo aseguro, y más cuando ves que van pasando los años y por mucho ánimo y empeño que le pongas todo va a peor, y encima sin poder trabajar para al menos salir adelante económicamente.

Algunas líneas de las que he leido de su texto, podría a colación de ellas hacer alguna reflexión más, otras quizás sólo estaría de acuerdo en parte, alguna otra podría lo mejor disentir... pero lo importante ahora no es eso -tal y como está, aún en pañales, reconozcámoslo- la comunidad médica al respecto de enfermedades hoy día emergentes... lo importante es el paso adelante de médicos valientes como usted ahora que, adelantándose a su tiempo y levantándose de la cómoda butaca que supone estar dentro de la parte más conservadora de la Medicina, intentan buscar explicaciones lógicas -se equivoquen en parte o no, no viene al caso ahora- a estas patologías que "nos invaden" y que realmente están causando un gran sufrimiento y límites severos a quienes las padecemos.

Y además, esas "explicaciones" sean estudiadas, elaboradas, y no dentro del cómodo cajón de sastre que supone ser la Psicología / Psiquiatría para la Medicina, cuando no esta "no conoce" algo.

Un saludo,

mariajo dijo...

PD: me ha gustado la foto que encabeza est entrada... (es que hasta que la salud dejó fui bibliotecaria/documentalista).

Arturo Goicoechea dijo...

Elena: le agradezco el cumplido. No es fácil contestar a la pregunta lógica de qué hacer para salir de la situación. Creo que es necesario un ritmo adecuado. Se trata de rearmar un proceso de aprendizaje. El objetivo es adquirir conocimiento sobre trabajo neuronal, encontrar un sentido al sinsentido del dolor y cansancio.

Puede ir visitando diversas entradas del blog y captar las ideas fundamentales para digerirlas despacio tratando de ver o negarles la lógica.

Cuando se ve claro el asunto puede uno empezar a dar pasos para recuperar la actividad requisada por el cerebro.

Llevo dos o tres años viendo pacientes con fibromialgia y, desgraciadamente, un porcentaje elevado no acepta las propuestas. De las que hacen el trabajo adecuadamente sólo un 30-40% mejora. Ya me gustaría dar con la fórmula mágica para mejorar los porcentajes pero no la conozco.

Saludos

Arturo Goicoechea dijo...

Dolores: utilizo la referencia al sistema inmune para explicar mi planteamiento. En mi opinion, se trata de un problema neuronal en origen. Ahora bien el organismo funciona como un todo y cuando la red neuronal activa la alerta el sistema inmune, el autónomo y el endocrino colaboran y, al final hay una situación globalmente afectada.

No creo que la memoria inmunológica pueda corregirse con información. Las neuronas no tienen capacidad para analizar el interior de las proteínas y el sistema inmune hace muy bien en no preguntarles nada sobre infecciones y cáncer.

La memoria neuronal sí es accesible a la influencia informativa. Si el origen del SQM es inmunológico no tiene sentido perder el tiempo y las esperanzas en lo que hacen las neuronas si es neurológico, como yo pienso, pienso que sí se puede y debe hacer un trabajo pedagógico, cuyos resultados son realmente inciertos.

Arturo Goicoechea dijo...

Mariajo: gracias por su comentario. Creo que las especialidades neuronales (neurología, psicología y psiquiatría) no están implicándose debidamente en el estudio de estas patologías emergentes y, lo que esmás grave, utilizan, como usted señala, los consabidos e hirientes cajones de sastre del origen psicológico.

Saludos

zoso dijo...

Muy buenas,acabo de encontrar este blog y me a reconfortado ver que poco a poco los profesionales de la medicina se van poniendo las pilas.

Yo padezco desde hace mas de 10 años SFC y en mi humilde opinion esta enfermedad junto con la fibromialgia se debe a una exagerada actividasd del sistema nervioso simpatico,todos los demas sintomas vienen por añadidura.
Digamos que en muchos casos a causa de un trauma emocional o represion de emociones esa parte del sistema nervioso central queda fijada en posicion de alerta o de espera ante un desahogo de energia que por represion no se lleva a cabo por la persona afectada.

Arturo debe saber que existen miles de casos en literatura medica de enfermos que mejoraron mucho dspues de un ataque de ira o incluso al tener relacciones sexuales plenas.

En mi caso particular he intentado terapias de todo tipo pero nada,sigo igual y no veo la salida.

Y acabo con unas preguntas para el doctor.¿De que manera exactamente intena reeducar a las neuronas para que los pacientes empiecen a mejorar?¿Conoce el trabajo del psiquiatra WILHELM REICH que fue el primero que detallo la importancia del sistema simpatico en las enfermedades?creo que leer a este ultimo le ayudaria enormemente a enterder el porque en cerebro queda fijado en modo de alerta.

Saludos

Daniel Jackson dijo...

Zoso majete, ¿llevas diez años con SFC y crees que con un buen polvo te curas? ¿cuánto tiempo llevas sin catarlo?

Arturo Goicoechea dijo...

Zoso: no conozco las teorías de Reich. Conozco las propuestas del Dr Martínez Lavín sobre disfunción simpática. Estoy de acuerdo que tanto en la fibromialgia como en el síndrome de fatiga crónica hay una disfunción objetivada del sistema autónomo pero es discutible si es primaria o secundaria.

Saludos

zoso dijo...

Lo mas facil jackson es hacer chistes en vez de intentar profundizar en la cosas que no se comprenden.
Obviamente una persona enferma de SFC y que lleva como yo tanto tiempo no se va a curar echando un polvo ni mandando a la mierda a ese jefe que le hace o le hizo la vida imposible sencillamente porque no tiene ni fuerzas para ello entre otras cosas.

Por lo que he leido de tus mensdajes parece que estas en la "fase rabiosa" de esta enfermedad y saltas ante cualquiera que tenga alguna opinion sobre la etiologia del SFC diferente a la tuya.