Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

viernes, 18 de junio de 2010

Sistema Neuroinmune




El organismo es una república de células (Mosterin). Su objetivo, sobrevivir como individualidad y como especie en un entorno caracterizado por la incertidumbre.

A través de la cultura, Homo sapiens (ma non troppo) trata de crear un entorno garantista, con sustento, cobijo y  mutualismo consensuado. En ese entorno artificial, trabajado, hemos conseguido aumentar la expectativa de supervivencia de individuo y especie a corto plazo aun cuando el medio y largo puede que nos lo estemos comiendo.

A pesar de que las cifras certifican el éxito biológico de la culturización el organismo sapiens cria con facilidad  desánimo, cansancio y dolorimiento. La Sociedad del bien-estar no garantiza la Sociedad del bien-sentirse. Algo no funciona.

Parte del malestar es imputable a los excesos alarmistas del Sistema de Defensa Neuroinmune que, paradójicamente, se ha vuelto más hipocondríaco, aun cuando la probabilidad de muerte celular violenta haya disminuido. La cultura conforma organismos malcriados, asustadizos, llorones, enrabietados, caprichosos, demandantes.

El brazo Inmune del Sistema Neuroinmune ve peligro en polenes, acaros, moléculas de animales domésticos, alimentos y tejidos propios. Inflama las mucosas y los órganos para defender el organismo de gérmenes inexistentes y órganos de los que recela. Profesionales y ciudadanos están correctamente informados sobre alergias y enfermedades autoinmunes. Nuestro organismo puede ser un problema, un enemigo, una dictadura.

El brazo Neuronal del Sistema Neuroinmune ve peligro en todo aquello que cree peligroso. Vientos, alimentos, cambios hormonales, ajetreos, traumas físicos y emocionales pasados... Enciende los programas perceptivos de la alarma para implicar al individuo en el estado de amenaza. Profesionales y ciudadanos no están correctamente informados sobre el origen de dolores, desánimos y cansancios inmotivados. En vez de imputarse el organismo a sí mismo, a los errores de catalogación de lo peligroso, se le hace ver que está libre de culpa pues esta recae en genes, hábitos del usuario y toxicidades ambientales.

El Sistema Inmune es responsable de una mala gestión de su obligación de catalogar correctamente el peligro pero la red neuronal aún no ha sido auditada ni imputada. Queda exenta. Tiene Inmunidad.

Los neuroespecialistas no acaban de asumir la función evaluativa de organismo, el proceso de aprender a alertar y defender con sentido común. No existen términos equivalentes a alergia, alergenos, antígenos, autoinmunidad, linfocitos vigilantes, asesinos, reguladores, anticuerpos... En su lugar ofrecen un cuerpo de doctrinas psicoconfusas, psicosomatizaciones, somatizaciones, psicogenias,  psiconeuroinmunoendocrinomioosteoartropatologías...

Migraña, fibromialgia, colon irritable, cistitis intersticial, fatiga crónica... son etiquetas que buscan la legitimación como enfermedad nacida de cualquier patología menos de la que realmente nace: de la disfunción del aprendizaje de catalogación de lo que es amenazante.

- La migraña es una enfermedad cerebral orgánica genética crónica... sostienen los neurólogos...

- La migraña es una enfermedad por valoración cerebral errónea de amenaza en la cabeza... se sostiene en este blog...

- Identifique y evite desencadenantes, tome el calmante precozmente, vaya a un lugar oscuro y silencioso... recomiendan los neurólogos...

- Disfrute los desencadenantes del miedo cerebral erróneo una vez que haya convencido al cerebro de su inocuidad. No malcríe su sistema de recompensa con tóxicos aditivos engañosos... se sostiene en este blog...

¿Qué dice la Ciencia?

La Ciencia sigue tratando de dar con las claves del alarmismo adquirido (aprendido) del Sistema Inmune pero ni siquiera se plantea la existencia de su equivalente neuronal.

- ¿Que la migraña se aprende a tenerla y que se puede aprender a no tenerla? ¡Venga ya!

2 comentarios:

emejota dijo...

A vueltas ando con el mio, pero no tengo tiempo de explicarme, seguiré leyendote para seguir aprendiendo. Un abrazo.

Samfrado dijo...

En tiempos de paz el hombre belicoso se avalanza sobre sí mismo.

En tiempos de salud las células soldado luchan contra el propio cuerpo.

Se aprende a estar enfermo. Muchas personas viven en el hastío de sus vidas sin darse cuente de que no han vivido, que han estado siempre preocupadas por la enfermedad, por los problemas de su propio cuerpo.

En la consulta comentan que no consiguen dormir de un tirón, que tienen que levantarse una y hasta dos veces para ir al baño por la noche. O que se despiertan con un dolor al nivel de la vejiga que se pasa al ir al cuarto de baño. Incluso que una o dos veces al día les duele el estómago y les entra lo que llaman "diarrea".
También comentan que al llegar la noche se sienten cansados e incapaces de hacer nada, que aveces en la calle tienen frío. Que encuentra pelos en la almohada que se les caen, que se cansan más que cuando tenían 20 años y que no pueden hacer lo que han visto que otros hacen: "yo no puedo salir un día y correr en el parque porque me canso y eso es que el esguince no me lo han curado bien o algo"

Cualquier cosa es una enfermedad. Desearía poder expulsar a estas personas de mi consulta, explicarles que todo eso son procesos normales del cuerpo o que si nunca han corrido no van a poder hacerlo el prímer día. Tambien que lo que señalan en las caderas no es inflamación sino obesidad y flacidez: grasa. No se le inflaman los tobillos, no retiene líquido: está gordo/a. Si eso es líquido debe ser aceite de oliva, fijesé.

Consulta por dolor, pero no le duele, "me molesta" y " me casa".
"Mi cuerpo no me acompaña" dice una paciente. "Míremé que mal estoy". ¿A qué se refiere? "Pues mire doctor, yo querría ponerme un bañador y hacer como las que salen en la tele en la playa, pero no me veo" "Otras personas pueden ir a un gimnasio y correr en una cinta, pero yo me canso"

y esto es una consulta de rehabilitación y no de estética ni de psiquiatría. No soy psicólogo ni soy una amiga que le diga que en realidad su cuerpo no está tan mal aunque lo esté.

Esa es la enfermedad del siglo XXI, que nuestra vida no se parece a la que vemos en los anuncios y nos sentimos enfermos.


http://rehabilitacionblog.com