Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

martes, 22 de junio de 2010

Cambios



Hay especies que aborrecen los cambios. Colonizan un entorno paradisíaco, se pegan a una roca, se protegen con pinchos y venenos y viven plácidamente abriendo orificios por donde entran y salen comida y desperdicios.

Homo sapiens (ma non troppo) no es una de estas especies... desde el asunto de Eva con la manzanita. Desde el traspiés tuvo que buscarse la vida yendo y viniendo de acá para allá buscando sustento y cobijo, con los depredadores pisándole los talones.

De aquella pulsión biológica al nomadismo queda ahora la versión culturizada del turismo. El caso es no parar.

El organismo del prototipo sapiens está especialmente adaptado a los cambios de entorno. La cultura completa el equipamiento con todo tipo de añadidos (calzado, gorras, abrigos, gafas, calefacciones, aire acondicionado, abanicos, refrescos...).

Algo ha pasado sin embargo en estos últimos milenios que le ha vuelto sensible a los cambios.

- Me duele la rodilla. Va a cambiar el tiempo...

Vientos, humedades, soles luminosos, brumas, fríos y calores resultan insoportables. Lo que afecta, sobre todo son las transiciones bruscas. Sapiens necesita estirar, calentar, recibir las novedades a cámara lenta, con prólogos, saludos de cortesía, andar en la paja antes de ir al grano...

Ante los cambios caben dos opciones: concederles relevancia, valor... o negársela.

Cada cambio relevante obliga a un reseteo de los programas. Si la relevancia es por peligro potencial los circuitos de alerta nociceptiva se encienden facilitando la generación y tráfico de información alarmista por la red. El cerebro aprieta el botón de las sensibilidades y acaba apareciendo el dolor allá donde se teme se produzcan las consecuencias.

Es difícil imaginar por dónde entran las humedades y viajan, sin secarse ni mojarse, hasta las mojadas articulaciones activando allá unos supuestos receptores de nocividad, no descritos, que se activan por esa humedad concreta. Lo mismo sucede con los vientos y las temperaturas. No se conocen resquicios cutáneos por donde puedan colarse.

En realidad el interior del organismo sapiens es marino. Las células habitan un medio salino similar al del interior de los peces. Pusimos los pies en tierra pero nos trajimos el mar.

Queda el asunto de la presión atmosférica. Salvo en las cavidades aéreas comunicadas por trompas (Eustaquio) o conductos anfractuosos (senos paranasales) las variaciones de presión se producen homogéneamente y no generan ningún estímulo. Si los cambios de presión son bruscos (ascensiones y descensos en avión o coche) y la comunicación entre las cavidades aéreas no es normal pueden aparecer gradientes de presión que ejercen un estímulo mecánico suficiente como para activar los nociceptores mecánicos y doler.

Hay trabajos que buscan correlaciones entre dolor y cambios de tiempo y las encuentran. También existen correlaciones entre estornudos y primavera...

- La primavera me afecta, me toca las narices.

El aire primaveral contiene polen que confunde a sistemas inmunes vigilantes y bisoños y hace que las mucosas se inflamen. Mi sistema inmune es uno de esos:

- Noto que las plantas han soltado el polen. Mis narices lo detectan. Tengo hipersensibilidad al polen.

Los someliers detectan el año y procedencia de los vinos mirándolos, oliéndolos y degustándolos... pero basta añadir un colorante al blanco para confundirles. Somos una especie muy visual. Eso lo saben los ventrílocuos. Se nos va el seso por los ojos.

Notar los cambios de tiempo a través del dolor quiere decir que el cerebro les atribuye relevancia como generadores de daño potencial y lo comunica al individuo con el mensaje perceptivo correspondiente.

- Usted dirá lo que quiera pero YO (mis rodillas) sé (saben) cuándo va a llover...

- Le creo. Mis narices saben cuándo hay polen... pero no son sus rodillas ni mis narices las responsables sino su cerebro y mis linfocitos. Se dedican a evaluar peligros y, a veces, se equivocan dando relevancia a lo que no la tiene...

Hay poco estudiado sobre esta cuestión y lo publicado no analiza la influencia de la cultura (creencias y expectativas).

Un estudio reciente sobre dolor de cabeza y móviles que manipulaba la información concluía que lo importante en el experimento no era la radiación que aplicaban sino lo que informaban sobre lo que se hacía, el cuándo y dónde decían que activaban el campo electromagnético, no su aplicación real.

A todos los seres vivos les afectan los cambios. Tienen que organizarse en función de lo que traen y quitan. Al sapiens moderno no debieran afectarle los cambios. Los supermercados y las casas siguen abiertos y los depredadores (el fisco) sólo afectan al bolsillo.


Homo sapiens (m.n.t.) ha desarrollado una notable adaptación a los nuevos tiempos, la creencia en lo que es mayoritariamente creído. Habita la realidad institucional. Su idea de organismo ya no se ajusta a lo que hay o sucede sino a lo que se da como socialmente creíble.


Homo sapiens (m.n.t.) ha construido un superorganismo, la cultura, que le ha domesticado. La cultura impone las decisiones somáticas, lo que políticamente es correcto como temido. El cerebro traga, calla y proyecta percepciones en su YO.




5 comentarios:

oceano_mar dijo...

Bueno, a parte de los cambios de tiempo y los receptores gliales, la culpa de todo la van a tener -para los padecientes- las mitocondrias. Éschenle un ojito a este enlace, que me manda un padeciente:

http://www.actualidaduniversitaria.com/2010/06/un-estudio-apunta-a-la-existencia-de-una-disfuncion-mitocondrial-en-pacientes-con-fibromialgia/

El tema de los cambios de tiempo es muy sugestivo. Existe una evidencia inconestable: si la humedad fuera tan nociva, la gente no se podría duchar ni bañarse en el mar. Más humedad que ahí no hay. Sería como meterse en una cama de púas, no?

Tengo más dudas con respecto al cambio de presión... ¿no es posible una pequeña, aunque sea mínima, sensibilización de baroreceptores en zonas de previa sensibilización periférica?

Digo, como sustrato anatómico. Indudablemente, el sustrato cultural está ahí y en eso estoy de acuerdo con usted.

oceano_mar dijo...

Especifico: baroreceptores sensibilizados como sustrato anatómico periferalista. El sustrato anatómico central, la red neuronal domesticada por la cultura, está ahí, con una dominancia salvaje y me permito reflexionar, muy dificil de salvar para este particular.

Está tan interiorizado en el inconsciente colectivo el tema de la meterología como causa de dolor reumático que se me antoja casi una tarea titánica desensibilizar a los padecientes de esta idea.

un abrazo

arturo goicoechea dijo...

Oceano mar: entiendo y comparto la reflexión sobre el posible baroceptor. Sucede lo mismo que con el tema de la osteopatía craneal y las suturas, si existen receptores que generen señales que el sistema utiliza para... lo que se tercie y se le atribuya relevancia. El problema no reside en lo que sucede, en los estímulos, en la realidad, sino en cómo es interpretada y evaluada...

Saludos

oceano_mar dijo...

Estimado Dr,

si tenemos en cuenta la multidireccionaliad del SNC, ¿es posible que exista sensibilización "de arriba a abajo" por un temor cerebral al cambio de tiempo?

Es decir:
1. cultura informa de que brumas son malas
2. miedo cerebral a la bruma -> información que baja al barorreceptor
3. sensibilización del barorreceptor periférico

luego,

4. barorreceptor periférico sensibilizado
5. informa al centro de mando de variación de presión nociva
6. centro de mando proyecta programa dolor en la articulación de manera preventiva con respecto al daño.

¿podría ser lógico este mecansimo de acción? ¿también podría un barorrecptor con sensibilización periférica tener un umbaral de activación mucho más bajo que en condiciones normales y por tanto enviar la señal de nocividad al cerebro?

Es decir, en el primer supuesto la información va "de arriba a abajo", por un miedo cultural al mal tiempo; en el segundo, la info iría "de abajo a arriba" por causa de un sensor hiprsensibilizado.

¿A lo mejor se podrían dar las dos cosas a la vez?

no sé si me he explicado bien

un abrazo

Arturo Goicoechea dijo...

Oceano mar: creo que es posible-probable la sensibilización de arriba-abajo. Es una sensibilización evaluativa por temor al daño.

No veo cómo se pueden sensibilizar los sensores de forma espontánea. Los baroceptores meteorológicos, si existen, cumplen una función informativa aplicable a objetivos que ignoramos. Si adquieren una capacidad nociceptiva debe haber previamente una sensibilización cognitiva. De otro modo no veo cómo se llega a la sensibilización motu propio. Tampoco sé si contesto a la cuestión...

Saludos