Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

jueves, 17 de septiembre de 2009

Migraña, una enfermedad profesional



En 2003, Randolph Evans y otros publicaron en la revista Neurology un artículo sobre prevalencia de migraña entre neurólogos, segregando también a los que se dedicaban preferentemente a los dolores de cabeza. Los resultados fueron realmente espectaculares: más del 50% de los neurólogos eran migrañosos y más del 75% padecían esa maldita condición si se dedicaban a combatirla con especial dedicación. Los autores confesaban que "no disponían de ninguna explicación para ese hecho estadístico fascinante". Descartaron que hubieran elegido ser neurólogos y dedicarse a tratar migrañas porque las padecían. La secuencia era la contraria: padecían migrañas tras dedicarse a tratarlas.

Estos resultados debieran haber llamado la atención del colectivo de neurólogos pero no fué así. Sólo Oliver Sacks escribió un comentario para confesarse migrañoso desde su infancia y que él había decidido estudiar Neurología por la fascinación que le producían sus extraordinarios síntomas visuales del aura migrañosa.

En Marzo de este año Randolph Evans ha publicado un trabajo en Medical Clinics Of North America en el que recoge diversos aspectos sobre migraña y, en el apartado de "famosos con migraña", cita, entre otros, a Freud, comentando que no le sorprende su migraña dado que era también neurólogo y eso le daba muchas probabilidades de contraerla. Randolph, a continuación, se confiesa también migrañoso y, consultando su página, podemos verificar que también es famoso ("superdoctor") .

Entre nosotros, David Ezpeleta, cualificado neurólogo con especial dedicación al dolor de cabeza, en un entretenido libro sobre diversas anécdotas curiosas sobre migraña, se confiesa también migrañoso (de fin de semana) y cita el trabajo de Randolph. Para David la abultada cifra puede explicarse porque los neurólogos consultados probablemente tenían dolores "tensionales" y los declaraban fraudulentamente como migrañosos.

Para los neurólogos la migraña es una enfermedad cerebral de origen genético. Las crisis surgen porque el cerebro es, de fábrica, hiperexcitable y por la presencia de los famosos desencadenantes.

En el sorprendente caso de los neurólogos migrañosos cabe preguntarse si la genética migrañosa contiene una pulsión escondida hacia la neurología o si el hecho de ser neurólogo es un desencadenante, como el chocolate, el viento sur o el dormir poco o demasiado.

Cabe también preguntarse si la migraña es contagiosa. Si así fuera, los pacientes contagiarían al neurólogo. Cuantos más pacientes vistos, más riesgo (tal como parece sugerir el trabajo).

Las cifras, en todo caso, sugieren que la migraña es una enfermedad profesional y, caso de ser así, tenemos gato encerrado, algo que se nos escapa y que no parece preocupar a nadie.

La otra alternativa es despreciar-ignorar los datos por resultar perturbadores. Eso es lo que parece haber sucedido.

A los pacientes migrañosos no parece preocuparles que les atienda un neurólogo migrañoso, sino todo lo contrario. Aunque los tratamientos aplicados sean iguales, están más reconfortados y satisfechos cuando les ha visitado un neurólogo tocado por la migraña.

Cuando comento esta singular circunstancia estadística en la consulta les animo a que le busquen una explicación.

Si es usted visitante de este blog, le supongo ya con la respuesta a punto.

..... ¿la solución?.... se admiten sugerencias......


9 comentarios:

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Otra seríe de datos desconcertantes e ignorados sitemáticamente:
http://haymicabecita.blogspot.com/2009/03/si-quieres-curar-tu-esquizofrenia-que.html

Bueno, el que los neurólogos estudiaran la carrera pora averiguar que les pasa a ellos mismos no es extraño. En mi profesión es de los mas común ("La vida personal del terapeuta" Paidós).
Ahora bien, si se descarta esa hipótesis (y habría que ver como, ya que solo contamos con lo que nos cuentan....) los datos tienen unas implicaciones interesantísimas. Claro, con el síntoma, el dolor, el médico tiene que escuchar todo el "armazón" explicativo del paciente. Desde, "no puedo tener vida sexual con mi marido (no es que yo no quiera ¿eh? debido a mis dolores migrañosos", hasta "no pudo trabajar", pasando por "no puedo cuidar del niño". ¿Es posible que el médico "aprenda" esto y lo aplique?. No, me parece pueril, aunque nunca se sabe...
Me parece mas probable el hecho de lo que se hace cuando se tiene un dolor de cabeza (alguna vez se tiene alguno, supongo que a todo el mundo le pasa. Entonces, teniendo en cuenta la explicación y solución que propone el neurólogo, y si es correcto lo que planteas sobre la Iatrogénia, aquí es cuando ya se monta el círculo vicioso. Pero claro, aquí hay que aceptar que a todos alguna vez nos duele la cabeza. A mi en muy contadas ocasiones, pero no soy un burro solamente para unas cosas sí y para otras no, así que cuando me duele asumo que ya se me pasará, y lo cierto es que me dura muy poco (aqui es donde viene la discusión, será que no me dura el dolor por ser burro, o no me dura porque no me tenía que durar).
Por cierto, muy pero que muy Friky lo de Superdoctor. Lo de super lo tengo asociado a supercoco o a superman e incluso a superpoder, pero a doctor.......¿Y luego algunos se preguntan porque aumentan las demandas de los pacientes a los médicos, vendiendo como venden que son infalibles y super?, claro, la gente se lo cree, y los demanda por equivocaciones humanas.....
Un saludo.

Arturo Goicoechea dijo...

Jesús:la posibilidad el ser migrañosos les condujera a elegir la especialidad de neurología se contempló en el estudio. A los encuestados se les preguntó específicamente si había existido esa motivación y la negaron en una gran mayoría.El autor piensa (sin mucha convicción) que quizás los neurólogos se autodiagnostican su migraña correctamente y que los no neurólogos son migrañosos sin saberlo. No parece muy creíble.

Hay otro estudio alemán (en alemán) que también cita la elevada incidencia de migraña en los neurólogos y, otro, reciente de Taiwan que encuentra del mismo modo, cifras elevadas, pero no tanto.

Lo que más me sorprende es el silencio e indiferencia hacia los resultados. Si el estudio es poco fiable, debería ser criticado y si está correctamente diseñado, deberían analizarse esos "fascinantes resultados".

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Estaba yo pensando....¿y que prevalencia tendrán de migrañas y de cefaleas en paises como los que menciono en el estudio de mi entrada?. ¿y la de los neurólogos de esos paises?.
Supongo, y creo que supongo bien, de que si todo el mundo asumiera y siguiera lo que recomiendas (basicamente no consumir analgésicos porque eso hace que todo empeore), habrían unos cuantos que irían a la ruina ¿no?.
Y no solo los que hacen las pastillas, a lo mejor también los que las recetan tendrían que buscar otros campos de actuación...
A lo mejor por eso no se le dá pábulo a este tipo de datos....

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Joer, voy a tener que tomar centramina, decía que supongo y creo que supongo bien, que sabes que.....

Arturo Goicoechea dijo...

Jesús: supongo que supones bien. Quid pro quo.

No hay demasiado escrito sobre diferencias culturales y expresión clínica.

Me temo que el mundo del dolor ya está globalizado y nuestros doctores han difundido sus buenas nuevas por todo el mundo.

Tirso dijo...

Parece ser que, un muy elevado porcentaje de neurólogos, creen en su versión fisiopatológica de la migraña.
Al menos, ellos son coherentes.
El conocimiento les mejoraria su salud.

Arturo Goicoechea dijo...

Tirso: efectivamente, la migraña testifica que creen en lo que predican. El cerebro enciende los programas en función de lo que espera y espera en función de lo que cree.

Gustavo dijo...

Göering acuñó la frase institucional de la publicidad: “Una mentira repetida mil veces se convierte en una realidad”. A lo mejor esa es la clave: la exposición de los cerebros de los neurólogos especializados en migraña a sus propias distorsiones (seguro que a los psicólogos nos pasa igual, por eso mola más la psicología del crecimiento personal que la de misteriosos traumas irreversibles). Una entrada reciente en un blog confirmaba como uno delos experimentos más importantes de psicología social los de Gilbert (1993) sobre si era Descartes o Spinoza el correcto respecto a si hay diferencia entre comprender y creer: parece que al tiempo que comprendemos intelectualmente un enunciado, creemos en él por defecto. Sólo si buscamos pruebas adicionales nos atreveremos a dudarlo, pero requiere esfuerzo deliberado generalmente. O sea, ganó Spinoza a los puntos.

Arturo Goicoechea dijo...

Gustavo: Mantuve durante muchos años la creencia en las doctrinas oficiales sobre migraña. Entonces se predicaba la "teoría vascular". Nunca dudábamos de lo que nos habían enseñado. No había el más mínimo indicio de un sano escepticismo.

La candidez con la que tragamos doctrinas es realmente notable y puede que, efectivamente, Spinoza anduviera en lo cierto. Si no hay una actitud crítica de análisis de lo recibido por si pudiera ser erróneo, lo cual exige un esfuerzo notable, tendemos a dar por cierto gran parte de lo que nos cuentan.