Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

jueves, 10 de septiembre de 2009

La neurona sensitiva




En el esquema del modelo de Sistema Nervioso: estímulo-programa-respuesta hay tres tipos de neuronas. La primera se especializa en la detección del estímulo, la segunda contiene el programa de evaluación y la tercera ejecuta la respuesta.

Este esquema se puede aplicar a una máquina de refrescos: monedas-comprobación de cantidad correcta-liberación de la lata. Si se cumple una condición de estímulo... entonces y sólo entonces la máquina le da la lata de cocacola.

La primera neurona está capacitada para activarse si y sólo si se ha producido la condición exigida. En el caso del circuito defensivo que acaba generando dolor, esta primera neurona se dispara si y sólo si contacta con energías dañinas: temperaturas extremas, ácidos, estirones y compresiones, o destrucción consumada violenta de células (necrosis). El viento sur, los cacahuetes, el estrés, las hormonas, el sol, el desánimo, la humedad... no contienen ni generan internamente temperaturas extremas, desgarros, corrosiones ni necrosis celular por lo que en su presencia la neurona sensitiva ni se inmuta.

Las neuronas sensitivas detectoras de necrosis y energías letales son de varios tipos. Unas detectan temperaturas nocivas, otras ácidos, otras estiramentos y compresiones y otras, señales de células necrosadas. Utilizando el símil de la máquina de refrescos hay diversas ranuras para distintas monedas.

Este es el comportamiento normal de la neurona que detecta la agresión consumada o el peligro inminente. Cada refresco tiene un precio y si no se introducen las monedas exigidas la máquina no libera la lata.

La neurona sensitiva vigilante del daño tiene una propiedad fundamental: modifica su sensibilidad al disparo cada vez que se ha producido un episodio de necrosis. Si se ha golpeado contra un borde, la zona afectada permanecerá hipersensible durante un tiempo variable. Cualquier estímulo banal generará dolor. La máquina le dará el refresco con cualquier mínima cantidad y tipo de moneda. Esta situación de hipersensibilidad se conoce como alodinia. Cumple la función de proteger la zona lesionada mientras se recupera de la agresión.

En condiciones patológicas (migraña, fibromialgia,...) el dolor aparece con estímulos banales aunque la zona esté intacta. El movimiento normal: levantarse, caminar... lo dispara. La compresión mecánica leve (indolora en condiciones normales) resulta dolorosa. Existe, por tanto, alodinia facilitada, hiperexcitabilidad. La máquina le da refresco (dolor) con cualquier mínima cantidad de moneda.

¿Cómo se explica esta situación, en ausencia de destrucción violenta de células y de energías letales?

Oficialmente, no tiene explicación. Es un misterio. Se piensa que los genes, los estreses, los traumatismo físicos y afectivosa previos... encienden la alodinia pero no se dice ni se sabe cómo. Sabemos que la máquina da refrescos a precio tirado pero no se comprende el por qué, es una máquina averiada, enferma y no hay manera de diagnosticar el fallo ni encontrar la solución.

El error procede de no tener en cuenta que la sensibilidad de disparo de la neurona puede modificarse por decisiones "de arriba". La neurona sensitiva cambia el nivel de encendido automáticamente cada vez que se produce y detecta la necrosis o el contacto con energía letal pero también este estado de hiperexcitabilidad se puede activar si el cerebro decide hacerlo, de forma preventiva.

Incomprensiblemente, se sigue explicando y aplicando en los textos sobre dolor, el famoso esquema de estímulo-programa-respuesta, con dos errores básicos fundamentales:

1- El dolor es el estímulo (la máquina le pide cocacola en vez de monedas)

2- La información va en una sóla dirección, desde la primera neurona a la tercera.

La realidad es:

1- El dolor es la respuesta (la cocacola)

2- Fluye información en las dos direcciones. El nivel de disparo varía con los sucesos necróticos locales (alodinia reactiva) pero también puede hacerlo (y lo hace frecuentemente) cuando así se decide en el cerebro (alodinia proactiva, preventiva)

Los sensores de daño se encienden de forma refleja con energías letales pero a veces el cerebro evalúa peligro y los coloca en posición hipersensible por si acaso... La información de la orden cerebral viaja hasta la neurona sensitiva y circula a través de ella en dirección contraria. La neurona sensitiva es una carretera con circulación de abajo-arriba y arriba-abajo.

La doctrina oficial del dolor sigue sosteniendo la idea errónea de que la neurona sensitiva sólo admite la circulación abajo-arriba.

No es cierto. Así mal andamos.

La máquina a veces regala el refresco aunque se trate de un regalo envenenado.

9 comentarios:

Paco Traver dijo...

¿y no podria ser que el cerebro y la neurona sensitiva compitan entre si?
Quiero decir ¿no es posible pensar que las decisiones centrales y las perifericas urdan y tramen cada una de ellas estrategias competitivas una con respecto de la otra?
Ayer lei un articulo dodne se explicaba la disminucion de la fertilidad humamana desde este punto de vista: el hombre habria evolucionado hacia conseguir espermatozides mas rapidos y veloces mientras que la mujer se habria especializado en detectar y promover la neutralizacion de estos Alonsos de la velocidad, es lógico puesto que ella solo necesita un espermatozoide siendo todos los demás no sólo intrusos sino peligrosos una evz se ha conseguido la fecundación.
Algo asi podria pasar a nivel de competencias neuranels entre cerebro y neurona periferica, es evidente que el cerebro está ahi para imaginar amenazas y anticiparlas, la neurona perifiercia simplmente seria una nuerona atrasada que no ha coevolucionado junto con la sofisticación conque el cerebro imagina por donde le pueden venir.

Arturo Goicoechea dijo...

Puede valer el esquema de competición, en sentido evolucionista. De hecho, las neuronas compiten siempre entre ellas por hacerse con la activación (darwinismo neuronal). El sistema aplica jerarquías cambiantes en las que a veces se imponen los hechos (activación periférica) y otras la imaginación (sensibilización central)

La oficialidad sólo ve las cosas desde abajo, la periferia y sólo se plantea la sensibilización central como consecuencia de un flujo reiterado de señal periférica. Estaríamos ante la reedición de la "tabula rasa" de John Locke

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Interesantisimo y didáctico. Hoy me acuesto sabiendo un par de cosas mas. Gracias.
Se me ocurre una pregunta:
¿que es lo que hace que el cerebro "decida" reaccionar de la forma que dices?. Una vez le hice a un profesor mio una pregunta similar y me contestó "Investigue Usted oiga....". Asumo que es posible que no exista respuesta....¿o si?.
Un saludo.

Arturo Goicoechea dijo...

Jesús: cada neurona recibe un flujo de entradas y evacua salidas. De abajo arriba hay varias capas de procesamiento y toma de decisión. Las capas periféricas toman decisiones en tiempo real, en función de los sucesos y las capas superiores deciden integrando la información de lo que sucede en tiempo , lugar, intensidad y cualidad con lo memorizado.

Independientemente de lo que esté sucediendo, el cerebro predictivo construye hipótesis sobre probabilidades. Estas conforman la percepción. Los sentidos confirman o modifican las hipótesis. Si la hipótesis contiene suficiente convicción de probabilidad y se refiere a un agente y/o estado no detectable, falta la contención de los sucesos ya que sólo están imaginados pero no se producen.

La convicción probabilística puede imponer su fuerza y organizar un bucle de retroalimentación positiva. Este sería el esquema de los contenidos alucinatorios.

Una crisis de migraña es un producto alucinatorio no controlable por los sentidos.

En próximas entradas iré ascendiendo desde los sensores hasta el cerebro, de abajo arriba y más adelante haré el camino inverso, de arriba abajo.

Creo que el problema reside en que interpretamos los sucesos de forma reactiva, buscando el estímulo ante la respuesta. Muchas veces no hay estímulo. Sólo predicción. No hay reactividad sino proactividad.

Paco Traver dijo...

O sea algo muy parecido a como funciona la visión: hay una columna cortical que toma decisiones porque es asociativa y contiene inputs de otros sistemas sensoriales mientras que las columnas mas bajas solo procesan aspectos de la imagen (color, forma, contraste, contornos etc), el impulso va subiendo a medida de que no es "reconocido" por el nivel inferior. El nivel asociativo es el que contiene más información como el gerente de una empresa y es el que toma las decisiones y corrige las "decisiones" de los empleados.
El problema es que algunos gerentes carecen de politica o se ponen objetivos imposibles , imaginarios o inalcanzables.

Arturo Goicoechea dijo...

Paco: creo que es correcto lo que sugieres. La entrada sensorial al tálamo supone un escaso 10% del input talámico y contiene información de campo receptor: cualidad, extensión, persistencia, intensidad. El resto del input talámico es central. Entre los dos flujos se produce una integración a veces pacífica, coherente y, otras competitiva, disonante. No siempre gana la información de la entrada sensorial.

Paco Traver dijo...

Total que si pudieramos resetear el tálamo le dariamos la oportunidad al sisetma de reorganizarse.

Paco Traver dijo...

Total que si pudieramos resetear el tálamo le dariamos la oportunidad al sisetma de reorganizarse.

Arturo Goicoechea dijo...

Paco: andamos todavía lejos del tálamo. Ya llegaremos. El tálamo es un centro de integración informativa. Se dedica a integrar flujos de señales de lo que sucede, de lo que se piensa de ello en función de experiencias propias... Conoce todas las órdenes que se van evacuando a todos los niveles y establece filtros respecto a entradas sensoriales o cogniciones según sea la entrada sensorial y la evaluación cortical. Mantiene informada también a la amigdala y modula el nivel de disparo de lo emocional.

En el tema de dolor crónico, depresión, parkinson y acufenos, Llinás habla de una disritmia córticotalámica y propone soluciones de bloqueo del foco disritmico talámico.

El tálamo está considerado habitualmente como una simple estación de relevo sensorial pero es por pua desidia neurofisiológica. Cumple funciones fundamentales en el filtrado, atención e integración de órdenes.