Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

lunes, 8 de febrero de 2010

Los fisios de la SEFID





Hay varias tribus de fisios. He tenido el placer de conocer a la que ha acudido al congreso de La SEFID (Sociedad Española de Fisiología y Dolor). No he encontrado una denominación adecuada para describirlos. Me limito a describir su proceso de gestación. 


Los fisios-SEFID acaban sus estudios oficiales y salen con una mente poblada de biomecánica. De inmediato deben ponerse a trabajar. Para ello abren una modesta clínica y ponen sus manos sobre cuerpos doloridos. No tardan en comprobar que hay algo más en esos cuerpos que palpan que aparato locomotor. Les falta tiempo para matricularse en escuelas privadas de osteopatía, drenaje linfático, dolor miofascial... etc. para colmar su ansia de conocimiento y de aliviar.


Hipotecan sus fines de semana y se gastan la pasta que ganan los días laborables en acudir viernes, sábados y domingos a las clases. Viajes, hoteles, matrículas... No tienen nada equivalente a plazas de MIR o PSIR (Médicos y psicólogos ampliando estudios con sustanciosos sueldos mientras aprenden).  


Los fisios- SEFID descubren más pronto que tarde que algunos conceptos aprendidos en la Escuela Oficial y en los cursos privados de postgrado, son falsos y/o insuficientes. 


Los fisios- SEFID descubren que las neuronas existen y que además de manos tienen voz, lenguaje, información, cultura... y que el movimiento sólo es posible a través de los programas de una compleja red neuronal.


Los fisios-SEFID se interesan por la Neurobiología del dolor y descubren que algo profundo les ha tocado y les obliga a cambiar su modo de operar ante el paciente dolorido. Saben que tienen ahora una herramienta poderosa, el conocimiento de la red neuronal aplicado al movimiento pero este conocimiento les obliga a navegar contracorriente, contra las teorías y prácticas en las que se han formado al inicio de su carrera y que son las que comulgan ciudadanos y demás fisios.


El presidente de los fisios-SEFID, Rafael Torres, presenta su ponencia: Neurobiología, sistema médico, sociedad y cultura. Necesidad de un cambio. No llegamos al centenar los asistentes. El moderador, sorprendido por lo oído, califica, sin acritud, el contenido de provocativo. Los congresistas, aplaudimos con entusiasmo la proclama y el coraje de Rafael. 


Las ponencias se suceden. Hablamos en los escasos tiempos de descanso. Algo más en las inevitables copichuelas nocturnas.


Los fisios-SEFID se han pagado el viaje, el hotel y la inscripción. Han dejado de trabajar (y ganar su jornal) para estar allí. 


No soy fisio (sino neurólogo desarraigado) pero sí socio de la SEFID. Los neurólogos tienen formación de postgrado, viajes, hoteles e inscripciones en cursos, pagados. El esponsor es la Industria Farmacéutica. 


Los fisios- SEFID creen en la Neurobiología del dolor, en sus manos y en lo que dicen.


Los Neurólogos creen en lo que recetan y aplican. Lo aprenden en revistas, libros y congresos generosamente sufragados por los fabricantes de fármacos y dispositivos. 


Iré desgranando reflexiones sobre lo dicho y silenciado. 


He tenido la gran fortuna de conocer a los fisios-SEFID y espero contribuir con este blog a que consigan sus objetivos y sean conocidos y apreciados.


Ciertamente la Neurobiología del dolor es provocativa. Gestionar esa doctrina provocativa para mantenerla viva y se desarrolle en una ambiente receloso, a veces prepotente, no resultará tarea fácil.


Los que estuvimos en Valencia esperamos ansiosos el siguiente congreso en Madrid. 


Mientras llega Madrid... siempre nos quedará  Valencia... Doy las gracias a los sufridos organizadores por habernos facilitado el encuentro.

19 comentarios:

Carlos dijo...

Hola Arturo;

te escribe uno de los fisios que compartimos contigo el congreso. Soy uno de esos que el primer día nos sentamos justo detrás tuto, y que por una mezcla de timidez y respeto no llegamos a pararte por el pasillo para charlar (y como no fuimos a la cena, ya que nuestros bolsillos andan temblando tras pagar curso, congreso, etc. tampoco tuvimos ocasión).

Me gustaría comentar un par de cosas, por elegir dos de entre las muchas que nos pasaron por la cabeza estos días.

La primera, es que es muy positivo que los neurólogos (anestesiólogos, o cualquier otra especialidad médica) conozcáis la situación de los fisios en este país. Y por lo que has escrito, cualquiera diría que me conoces desde hace años. Lo que se insinuó tímidamente en el congreso, y que no llegó a más por falta de ganas de entrar en polémica, es el hecho de que la clase médica no nos tiene en absoluto en consideración (ni para bien ni para mal, por mucho que nos pese). Pudiste ser testigo de como las respuestas a las preguntas en cada ponencia, variaban en contenido y especificidad en función de si las contestaba un médico (con honrosas excepciones) o un fisio; o lo que es lo mismo, más de un médico y más de dos no contestaron a las preguntas que les dejaban en evidencia y se iban por las ramas. Es gracioso ver como eran los médicos los que hablaban de "contracturas", mientras a más de uno nos daban un vuelco las tripas, intentando no mirar la cara del pobre Orlando Mayoral, que debe tener la lengua llena de heridas por habérsela mordido una y otra vez.

Mientras algunos nos dejamos nuestro escaso sueldo en formación (y de la buena, no esos cursos de "cromoterapia" y pseudociencias que ofrece el lamentable colegio de fisioterapeutas de la CV), nuestros "jefes", los médicos, siguen pidiéndonos que pongamos ultrasonidos (equivalente supertecnológico a la estampita de la virgen, pero menos efectivo, como nos demostraron los ponentes de Oxford), siguen pautando "movilización pasiva" cuando en su vida han movido un hombro postquirúrgico, y "electroterapia", cuando su conocimiento de las opciones terapéuticas en este campo no sobrepasan sus conocimientos en, digamos, electricidad básica (o como cambiar un enchufe de su casa).

Así que día tras día veo como gente que gana una pasta y tiene la formación gratis (sí, heel le paga a uno de mis compañeros médicos un master en medicina manual y homotoxicología), yo me juego el puesto y utilizo mis vacaciones para asistir a estas cosas. Y a pesar de todo esto, me llena de alegría ver como algunos de ustedes (sr. licenciados en medicina y cirugía, con o sin especialidad), se interesan por lo que hacemos, se reunen con nosotros y arriman el hombro para cambiar el lamentable sistema español de salud. Sus opiniones y las del Dr. Torres (el anestesiólogo de Cádiz, si no recuerdo mal), son gratamente recibidas por el foro.

Y una última cosa; me quedé con las ganas de ver las 5 referencias bibliográficas del "doctor" que hablaba de neuromodulación, que curiosamente dijo que no se podía basar la medicina en experiencias personales, para a continuación decir "hemos visto en nuestra práctica clínica...". Se retratan sólos.

Gracias por su texto; atentamente,

un fisio que ya tiene a tres pacientes esperando.

arturo goicoechea dijo...

Carlos: no puedo mas que estar absolutamente de acuerdo con tus reflexiones. A lo largo de estos días iré dando cabida a mis consideraciones sobre lo expuesto en el Congreso.

Nada de lo que oí por boca de mis colegas médicos me sorprendió. Comparto tu opinión positiva sobre el Dr. Torres. Me había hecho el propósito de tener la lengua mordida pero no lo conseguí y una vez más tuve que oir lo de la evidencia científica...

El pavoneo de pseudociencia estaba rebosante de conceptos básicos sobre neurobiología del dolor falsos. Ya iremos postcongreseando. Realmente el congreso entra ahora en su fase más jugosa, la de las reflexiones. Tenemos Internet para cambiar opiniones con toda la libertad del mundo, sin ser importunados por silencios y/o respuestas arrogantes.

Siento no haber podido conocerte pues para mí es siempre un placer compartir ignorancias y conocimiento entre aprendices (soy uno de ellos).

Espero que el debate se anime y ya no cese. El blog es una de las múltiples salas que pueden existir.

Gracias por la visita y el comentario

iMAM dijo...

Los que no hemos podido asistir, esperamos también conclusiones, reflexiones, resúmenes y debate.

Gracias.

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Veo que al final todo el lo mismo. En psicologia igual pero mucho muchísimo peor. Cuando ocurre eso que dices, Arturo, y los psicologos se dan cuenta del embolado en que andan metido, la tendencia es la misma, cursos de pseudociencia, o cualquier "cosa" que aspire a rellenar los inmensos vacios. Y la situación laboral y económica, mejor ni comentarla....
Y también, pero multiplicado por cien, la influencia de la industria farmaceutica y de la medicina. Siempre me ha parecido que los psicologos parecemos mayordomos de las médicos (mentira, en realidad digo algo mas ofensivo...).
Saludos, y mucho ánimo, de corazón.

arturo goicoechea dijo...

Jesús: el congreso sirvió, creo yo, para potenciar la autoestima de los fisios, oyendo a sus colegas ponentes (estuvieron imponentes) a la vez que comprobaban ofendidos cómo los ponentes médicos les consideraban unos simples movilizadores pasivos del cuerpo al que ellos previamente debieran quitar el dolor (con fármacos y "estimulaciones") para permitir eliminar contracturas (concepto que los fisios, al menos los que yo conozco y aprecio, critican.

Como era de esperar cuecen las mismas habas en otros mundos. La aportación de la Psicología estuvo bien.

Saludos

Anónimo dijo...

Es la primera vez que me animo a escribir aquí, pero ya llevo tiempo leyendo este blog superactivo...Soy un fisioterapeuta, la historia de la percepción que he tenido (desde que terminé la carrera)sobre la situación actual de nuestra profesión, la puedo resumir así:

1- En la Universidad, evolución a pasos agingantados. Crees que el conocimiento es un ente muy definido, al que cuando hagas el máster de terapia manual, vas a acceder a él como el que salta d eun lado al otro del charco.

2- En en trabajo, como bien comentáis, no todo es biomecánica, lo notas, falta algo, tratar a un paciente no es una ecuación perfecta, conclusión: habrá que estudiar más. Por otro lado, te das cuenta que estás en un "(kit.kat)": masajistas, quiromasajistas y gente sin apenas formación por abajo y, por arriba, si has tenido la mala pata (por suerte yo no) un medico que no se acerca ni por asomo a tener un idea de lo que realmente haces, y siendo francos, de la superioridad en el abordaje actual de un fisio formado vs AINES...

3- Fase estoica: meterse en la cabeza la neurociencia, las ganas de mejorar y centrar la atención en las virtudes.

Se pasa mal a veces, sobre todo la primera vez que te das de morros, pero esta profesión tiene cosas incríbles, que te hacen evolucionar ante la dificultad mucho más que otras.

Somos jóvenes, inteligentes (al menos buenos estudiantes porque se pide notable para estudiar fisio)y con una profesión jóven que puede manifestarse en el futuro con la máxima expresión que le podamos dar...

Tenemos cosas en contra, pero las buenas, me estoy dando cuenta, las superan.

Arturo, enhorabuena por tu blog, tu dedicación se agradece mucho.

Anónimo dijo...

Se me ha olvidado comentar, no quiero entrar en una tónica de crítica a los médicos. Si no, podemos caer en el error de que esa crítca forme gran parte de nuestra esencia, y eso no es plan...

La situación es la que es, pero lo primero es tratar de hacer las cosas bien. Numerosos fisios hay que basan su praxis al 100% en el modelo biomédico y que dicen cosas que es casi imposible saber, aprovechándose del desconocimiento del paciente.

Podemos hacer algo de autocrítca también, no lo va a hacer solamente Arturo con su profesión...

Saludos

arturo goicoechea dijo...

Anonimo: afortunadamente para todos las nuevas generaciones de fisios surgen de buenos expedientes académicos, exigidos para matricularse. Eso garantiza la pasión por el conocimiento.

Las neurociencias están ahí para quien quiera dedicar el esfuerzo de beneficiarse de su contenido. Los fisios estáis en una posición inmejorable.

Animo y constancia.

arturo goicoechea dijo...

Anonimo: la crítica contendrá inevitablemente auto y heterocrítica pero creo que es un momento inicial que debe dar lugar de inmediato a ponerse las pilas y demostrarse a uno mismo que sabe esforzarse. La tendencia a construir el chivo expiatorio debe controlarse.

maimai dijo...

Tras el congreso me siento, si cabe, más orgullosa aún de mis compañeros fisioterapeutas. Además de la calidad humana, había un nivelazo en cuanto a conocimiento entre los asistentes. Ha sido una experiencia muy enriquecedora, la verdad.
REspecto al contenido del congreso, para los que no pudisteis acudir, quedó dividido como en dos bloques:
-El viernes se habló más sobre cognición, estrategias para afrontar el dolor, fisiología del dolor... Rafael Torres destacó la necesidad de un profundo cambio en el manejo del dolor crónico y de incorporar el conocimiento neurobiológico al respecto. Así mismo, destacó los efectos perniciciosos que acarrrea el desconocimiento de esta biología por parte de médicos y fisioterapeutas.
Por tanto la responsabilidad es compartida y la autocrítica desde la fisioterapia es necesaria. Otra ponencia que ami personalmente me encantó abordó el problema del lenguaje empleado en la consulta, ocmo muchas veces puede confundir tremendamente al paciente y precipitar la cronificación del dolor. Muy muy bueno.
-El sábado estuvo algo más flojo después del subidón del viernes, pues las ponencias iban sobre los abordajes médicos del dolor que precisamente se critican desde nuestra mentalidad, pero hay que conocerlo también, me imagino. Estuvo bien la de Eduardo Zamorano sobre dolor visceral, aunque se podría haber explayado más.

Saludos!

Lurdes Sacristán dijo...

Me alegro de ver que aunque muy depacio ese cambio se va produciendo, es de alabar que estos fisios se gasten el tiempo y dinero, eso los hace libres ,
el panorama es alentador, bueno, el desarraigo tiene sus ventajas, libertad,
un abrazo de otra desarraigada.

Carlos dijo...

Hola de nuevo. 14 pacientes y medio después, mi segundo comentario de hoy:

@maimai: En cuando a lo de que Eduardo Zamorano se quedó corto... tienes toda la razón, pero no tenían más tiempo. A mi me dió un seminario de 3 días (enteritos!), hará cosa de dos meses, de movilización visceral y neurodinámica de padre y señor mío. Nos dejó a todos de piedra, y como probamos las maniobras y sus consecuencias directas sobre el umbral doloroso a la presión, o el rango de movilidad activo tanto cervical como lumbar... decir que fue muy bueno es quedarse corto.

En cuanto a los que se autodenominan "descreídos" y a los cuales me uno, un dato más para el desasosiego: hoy he recibido a un nuevo paciente con dolor lumbar, con extensión a la pierna, parestesias... con 4 meses de evolución (ojo al dato, trabajo en una mutua;), y el tratamiento pautado por su médico es (atención, redoble de tambores): Calor local con infrarrojo (escrito con una r), electroestimulación (?!) y masoterapia. Ole, ole y ole.

Ya me diréis que hago... ¿Me pego un tiro?

Carlos López Cubas dijo...

Hola Arturo,
como era de esperar, esta primera entrada post-congreso ha sido el homenaje e invitación a las necesarias reflexiones acerca de la cita.
Y no veo lugar mejor para ello, hasta que nuestra informática monte el foro de la SEFID, para desgranar lo acontecido por allí.

Tan sólo una aportación; espero que este congreso haya hecho recuperar el orgullo como profesional de la fisioterapia a más de uno. A mi personalmente me ha permitido conocer a gente muy interesante y comprobar que la idea dela reconceptualización del dolor y sus implicaciones clínicas crece y se extiende.

Debo añadir que también me estoy recuperando de haberme mordido la lengua unas 30 veces el sábado.

Pero eso se cura...

Carlos López Cubas dijo...

Para el último comentario de Carlos, me ha encantado lo del redoble de tambores.
Nunca he utilizado aparatitos, pero un día discutí con un médico rehabilitador acerca de la utilidad de los U.S., y cuando estoy triste aún rememoro su argumento: "es que lo que tenéis que saber es que no es lo mismo pulsátil que contínuo". Mira, me hace feliz recordar el serio porte con el que me soltó aquello, como si la enrome trascendencia lo requiriese.
Y, por Dios, qué ganas tuve de enseñarle el estudio de que igual sirven estando apagados...

arturo goicoechea dijo...

Lurdes: gracias por el aliento. La verdad es que estos jóvenes prometen. Hay razones para el optimismo aunque no faltarán obstáculos y altibajos.

Un abrazo

Clínica de Fisioterapia Prazer dijo...

Hola a todos,

Arturo, una entrada inmejorable y que refleja a la perfección el camino que algunos estamos recorriendo.
Valencia, parece haber sido una escala, de esas importantes en un viaje. Creo que todos salimos reforzados de una u otra manera.

Sobre el congreso, las ponencias y sus ponentes (los imponentes y los demás)coincido con maimai, la intervención de Linda Knott, impactante en un primer momento, pero que invita a la reflexión, en sucesivos momentos (soy de absorción lenta).

Sólo me queda por decir, bravo a la Sefid, a su primer congreso, a los asistentes y a casi todos los ponentes.

Una cosa más,
no sé a que tribu pertenezco (además de, de absorción lenta, soy gallego, y esto me genera dudas constantemente) de lo que sí estoy seguro es de no pertenezco a ninguna de fisios-hacedoresdedaño.

Un abrazo a todos, desde tierras califales.

villovi dijo...

Qué gozada. Es un placer encontrar tantos comentarios sobre el congreso. Me hubiera encantado poder asistir a la cita, pero espero que en sucesivos "debates" vayais transmitiendo pros y contras de las diferentes ponencias. Por lo que veo la experiencia se resume como muy positiva. Efectivamente la fisioterapia esta cambiando y nosotros debemos contribuir en ese cambio en la medida de lo posible.

Por lo único que me alegro de haber faltado es por lo morderse la lengua el sábado... me da miedo envenenarme asi que hubiera mordido poco...

Un abrazo enorme.

maimai dijo...

Villovi, una pena que no pudieras ir, pero ahora tenemos aún más ganas de conocerte, si cabe.
Carlos, no puedo más que mandarte ánimos con lo que te toca.

Quería resaltar la responsabilidad que tenemos los fisios con el lenguaje (al hilo de la ponencia de Linda) ya que muchas "etiquetas diagnósticas" son perjudiciales para la salud.

Creo que es importante preguntar al paciente qué es lo que cree que le pasa, pues me atrevería a decir que siempre hay ideas erróneas (entiéndase que hablo de dolor crónico en ausencia de daño). A veces estas ideas son puramente descriptivas de sus sensaciones (tengo algo cogido, montado, pinzado, estrujado, anudado...) pero encierran un peligro, y es incorporar esta imagen del estado interior al esquema corporal.

Felicidades a la SEFID y sus organizadores, gracias por los esfuerzos y la dedicación. Realmente es poco frecuente ver a tanta gente excepcional junta.

arturo goicoechea dijo...

maimai: resultó algo chocante oir hablar a los fisios de la importancia de las creencias y expectativas y a los médicos no hacer ninguna referencia a ellas para centrar todo su atención en fármacos, toxinas y "estimulaciones".

Al parecer las creencias no influyen en el dolor crónico de cabeza o, en todo caso, lo harían en un nivel tan ínfimo que no merece la pena dedicarles ni una mísera palabra.

Tocaremos esas cuestiones en otras entradas

Saludos