Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

miércoles, 24 de febrero de 2010

El equipo multidisciplinar






He oído hablar mucho de los equipos multidisciplinares. Hablan maravillas de ellos. Contienen la solución al complejo problema del dolor. Diversos especialistas aúnan conocimientos, enfoques, perspectivas, se reunen, discuten cada caso y aplican al paciente multidisciplinado el fundido de lo mejor de cada uno. 

Por lo que he visto y oído el equipo multidisciplinar no tiene una composición definida. Varía según el grado de compromiso de los profesionales de cada Centro. Hay un anestesista con dedicación al dolor (unidad de dolor), a veces un internista, a veces un reumatólogo, casi nunca un neurólogo o un fisioterapeuta, generalmente un psicólogo y siempre un paciente. 

El equipo multidisciplinar no tiene un cuerpo de doctrina definido. Generalmente proclama su fervor por el modelo biopsicosocial sin que se sepa muy bien lo que contiene lo bio, lo psico ni lo social. 

Ni los neurólogos ni los fisioterapeutas forman parte de la multidisciplinaridad. Los primeros no están interesados en el tema del dolor y los segundos están considerados como simples "movedores de extremidades" y "relajadores de contracturas" acción únicamente posible si alguien del "multidisciplinar" ha conseguido previamente aliviar suficientemente el dolor.

La unidad de dolor generalmente se hace responsable de lo bio. Lo bio quiere decir fármacos, infiltraciones y estimuladores. Antinflamatorios, anticomiciales, antidepresivos y opiáceos. Se lleva la "multimodalidad": un poco de todo desde el principio es más eficaz y menos adictivo que mucho de varios algos añadidos según van pintando mal las cosas.

Los reumatólogos han estado atendiendo históricamente a los pacientes con dolor "músculoesquelético". Están divididos. Algunos siguen viendo "reuma" en partes blandas y defienden la vigencia de su implicación en el tema y otros consideran que "lo reumático" no está presente en la cocina del dolor.

Los psicólogos se dedican a conseguir un afrontamiento adecuado al problema de "tienes que vivir con el dolor", "lo tienes que aceptar y sobrellevar con dignidad". 

El paciente es una pieza importante del equipo multidisciplinar. Ha hecho masters en todas las terapias del mercado, probado todo lo bio, lo psico y lo social, consultado todos los foros, repasado su vida y milagros en busca de emociones mal gestionadas, variado sus dietas, sus gimnasias y relajaciones. Conoce mejor que nadie sus síntomas, las características de su dolor pero no siempre es creído pues ya se sabe que la somatización confunde. 

Veo a muchos pacientes con dolor crónico. No he conocido a ninguno que haya sido atendido por equipos multidisciplinares ni modelos biopsicosociales. A casi todos les ha visto un reguero secuenciado de profesionales con evaluaciones de todos los colores. A casi todos les ha visto un psicólogo y/o un psiquiatra. Casi todos toman tratamiento "multimodal". Todos están instruidos en la cultura tópica sobre dolor "músculoesquelético". Todos han pasado por las manos y la voz de fisios que vocean y suavizan contracturas. 

Una vez oido el relato del periplo por lo multidisciplinar, lo biopsicosocial y lo alternativo respiro hondo, me doy ánimos y me deseo suerte y comienzo la escalada del risco de la explicación de la neurobiología del dolor.

- Es la primera vez que oigo esto...

Algo no va bien. 

En mi opinión, una vez descartados y atendidos debidamente los daños físicos y psicológicos relevantes, podría y debería confiarse el paciente a un fisio ducho en la biología del dolor. El fisio sería el encargado de poner sensatez y rigor en el esquema corporal del paciente,  la idea que este se hace del organismo en el que reside. El fisio aplicaría la fisioterapia cognitivoconductual, corregiría falsas creencias y conductas motoras inadecuadas, combatiría el miedo al movimiento, el miedo al daño y al dolor.

El fisioterapeuta cognitivoconductual necesita para aplicar su modelo multidisciplinar y biopsicosocial al paciente. Es la otra pieza clave. Debe conseguir su interés en la biología del dolor, capacitarlo en un cursillo intensivo sobre neuronas, músculos, huesos, fascias, articulaciones...

No siempre el paciente quiere conocer lo que conocemos sobre biología del dolor. Prefiere que ese conocimiento sea erróneo y que sea verdad que habita un cuerpo hecho unos zorros, que los malos tragos biopsicosociales del pasado pasarán para siempre factura, que sus genes no sirven o que padece una misteriosa enfermedad a la que algún día se le encontrará una solución.

La multidisciplinaridad debe exigírsela uno mismo. El dolor es un tema complejo. Su biología es compleja pero accesible en sus conceptos básicos. Debe ser conocida por profesionales y ciudadanos. 

Es necesario, como sucede habitualmente en todos los temas, abrir un período de Ilustración. Eso nunca lo han puesto fácil los que defienden la tesis de que los Ilustrados son ellos y que todo está acorde a la Ciencia y a lo debido.

2 comentarios:

Jesús Castro Rodríguez dijo...

No me fio mucho yo de los troceamientos. El que tiene llave inglesa solo verá tuercas, y el de los martillos pues ya sabes, a martillazos con cualquier cosa que se parezca a un clavo....
A lo que llamas tu risco, yo lo llamo montaña. La veo cuando me digo que el temita va a tener cola, es decir, que para llegar a donde entiendo que tengo que llegar, voy a tener que estar un rato en la "pared" que es escarpada y muy empinada.
Ujjj, no me veo aplicando ese trata-miento: "fulanito tienes que vivir con dignidad", lo siguiente sería "resignación hermano" y después "rezate un padre nuestro y tres avemarías...". Soy mas de preguntar, de perturbar el sistema...
Saludos.

Anónimo dijo...

Algo que modificar, la función rehabilitadora cognitivaconductual a través de la actividad no es del Fisoterapeuta sino del Terapeuta Ocupacional. Es evidente que no tenga usted el concepto de equipo multidisciplinar muy asumido cuando no se sabe atribuir las funciones propias de cada profesional, quizas por ello tampoco sepa definir los bio lo psico y lo social...