Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

jueves, 18 de junio de 2009

Cerebro probabilístico


Está muy arraigada entre los profesionales (y por instrucción, entre ciudadanos) la idea de un Sistema Nervioso que se limita a registrar sucesos y activar respuestas. La percepción sería, simplemente, un proceso reactivo y las neuronas: micrófonos, amplificadores y altavoces.

La realidad pondría la música, el cerebro la retransmitiría y el individuo no podría hacer otra cosa que ejecutar los pasos de baile correspondientes. Si no hay músicos no hay música y si no hay música no hay baile. Valdría también la conclusión contraria: si hay música y la estamos bailando es que hay algún músico tocándola.

En definitiva: damos por sentado que podemos aplicar la ecuación:

dolor=daño=dolor

- A mí me duele. Yo, algo tengo que tener. Tengo que tomarme un calmante.

Oímos la insufrible música del dolor, luego algún músico desafinado la ejecuta con estruendo y no tenemos más remedio que ponernos unos tapones en los oídos.

Las neuronas son algo más que micrófonos, amplificadores y altavoces. Graban músicas ejecutadas en el pasado, las retocan (versionan) añadiendo y recortando pasajes y, sobre todo, hacen sus pinitos y componen nuevas melodías. Disponen de una sofisticada tecnología que permite registrar los sonidos y diseñar circuitos que los reproducen.

No es necesario que haya músicos para que oigamos música. El laboratorio cerebral puede generar los mismos sonidos con lo grabado previamente o con lo sintetizado de novo.

¿Oímos la música del dolor? lo único que podemos afirmar es que el cerebro la está retransmitiendo: a veces directamente desde un concierto y otras reponiendo una grabación o una nueva creación de música sintetizada. En los dos últimos casos (grabadora y sintetizador), evidentemente no hay músicos, aunque, también evidentemente, sí hay música.

La función de la música es inducirnos a bailarla. La función de la percepción es inducirnos a una conducta: el picor a rascarnos, el hambre a comer y el dolor a evitar daño necrótico.

El cerebro no espera a que se consumen las situaciones. Calcula probabilidades, se deja llevar por sus "corazonadas", por lo que dicen sus emocionables archivos.

Imagine en su ciudad una Policía Probabilística que se dedica a multar por cálculo de probabilidades de comisión de delitos de tráfico. Podría darse la extraña situación de aplicarle una sanción por "probabilidad de exceso de velocidad" a un inocente ciudadano que ni siquiera tiene vehículo. El policía se ha limitado a aplicar una indicación del sesudo Centro de Cálculo de Probabilidad de Comisión de Infracciones (CCPCI). Para ello ha utilizado archivos de delitos propios anteriores, delitos de allegados e informes de expertos en incidencia global de delitos en la población.

- Es usted un probable infractor. Tengo que ponerle una multa.

- No sé conducir. Ni siquiera tengo coche. Le recuerdo que estamos en el siglo XVII

- No es asunto mío. Debe quedarse en casa un par de días hasta que disminuya la probabilidad. Se lo comunicaremos en su momento.

................................

El cálculo de probabilidades funciona para detectar probable cáncer de mama en una mamografía preventiva, en la eliminación de Spams en el Correo Electrónico y en el día a día del cerebro perceptivo, el encargado de ponernos la música que cree debemos oir, anticipándose a los acontecimientos. Los tres procesos aplican la matemática bayesiana, el cálculo de probabilidades en función de conocimiento, expectativas y creencias previas.

(Cerebro) - Creo que hoy hay peligro en la cabeza. Le voy a poner dolor... para que se tome esa pastilla que me calma y se quede en la habitación con las luces apagadas...

9 comentarios:

pacotraver dijo...

El concepto de policia probabilistica me encanta, aun mas el de alarma probabilistica, me retrotrae a Orwell y a su Gran hermano.

Arturo Goicoechea dijo...

No había pensado en Orwell pero, efectivamente, en esas andamos...

Lola Fuertes dijo...

Me gustaría contar lo que me ha pasado hoy. Normalmente suelo pasar muy mal rato durante la menstruación y acabo tomando Eferalgan (por cierto, no me suele doler la cabeza, sino la barriga). Hoy tenía un examen final muy importante y ayer me vino la menstruación, así que estaba temiendo que me viniera el dolor durante el examen. Antes de salir, estaba yendo hacia el armario a por el Eferalgan y me he dicho: "nada nada, así no vas a llegar a ninguna parte, no te lo tomes". Me he hecho caso y he ido al examen. Durante éste, han llegado los dolores y me he dicho: "Pero bueno! Cómo va a dolerme justo ahora? Qué oportuno... Ni hablar, fuera de aquí, que tengo un examen que hacer". En menos de dos minutos estaba perfectamente y he estado el resto del examen muy tranquila.

Arturo Goicoechea dijo...

Lola: tu cerebro debiera estar orgulloso de compartir el habitáculo craneal contigo y arrepentido de haberte dado tan mala vida sin justificación. Espero que haya tomado buena nota y empiece a actuar con más sensatez a partir de ahora. Enhorabuena.

Victoria Mena dijo...

Enhorabuena Lola. Va a tener usted que cambiar de nick.

Cristina dijo...

Ya que ha salido el tema voy a aprovechar para hacer esta consulta. Hablando de la menstruación y el dolor, yo me pregunto por qué soy la única persona en mi familia a la que le duele la tripa (digamos que considerablemente) desde la primera vez que me bajó la regla a los once años. No tenía expectativas ni creencias de dolor porque no lo había visto en casa y era la primera de mis amigas... Y hasta los 20 años no descubrí el ibuprofeno porque en mi familia no hay costumbre de tomar medicamentos y me daban una manzanilla... así que pasé 9 años sin ningún tipo de calmante. ¿Realmente no se da ningún proceso inflamatorio durante la menstruación? ¿ni está justificado sentir dolor cuando hay coágulos? Si es que no está justificado, empezaré también a cambiar los esquemas...

arturo goicoechea dijo...

Cristina:el proceso de desprendimiento de la mucosa uterina preparada para el anidamiento (menstruación) es un proceso apoptótico (equivalente a la caída de las hojas en otoño en los árboles). No supone ninguna amenaza para la integridad física de la mucosa uterina a no ser que haya una evaluación alarmista que distorsione el proceso. Desde luego no hay inflamaciones ni coágulos que obstruyen la circulación ni nada parecido: sería u simple "véte de aquí que ya no nos sirves" dicho con toda la delicadeza del mundo. No hay justificación biolópgica para el dolor.

No te obsesiones con buscar las cosquillas al por qué del comienzo de los dolores. Es una pregunta que no tiene respuesta. Yo empecé a tener alergia al polen a los 19 años sin que pueda saber las razones do por qué entonces y no antes o después. La cuestión es si el programa dolor está o no justificado. Si no lo está deberemos aportar razones para que se desactive y no cargar las tintas sobre algún aspecto que no acaba de quedarnos claro, prolongando la incertidumbre hasta el infinito...

Cristina dijo...

La verdad, nunca se me había pasado por la cabeza que podía librarme de ese dolor porque lo consideraba totalmente "normal", pensaba que las menstruaciones dolorosas estaban justificadas biológicamente, y además, hay tanta "cultura" en torno al tema del síndrome premenstrual y la dismenorrea que jamás me había planteado que no fuera cierto. Me voy a aplicar también con esto porque sería una gran liberación, muchas gracias por la respuesta. Lo de no buscar los orígenes y causas de los dolores, creo que voy aprendiendo (poco a poco) a dejar de hacerlo, está claro que es mejor no perder energías en ello y emplearlas en el proceso de recuperación. Gracias de nuevo.

arturo goicoechea dijo...

El dolor sólo tiene sentido biológico cuando hay necrosis, situación que no se da en el desprendimiento apoptótico de la mucosa uterina.