Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

viernes, 5 de junio de 2009

Darwinismo neuronal




En una afirmación ya clásica, el genetista y cristiano ortodoxo Theodosius Dobzhansky afirmó que " Nada en Biología tiene sentido sino a la luz de la Evolución". Por si quedara alguna duda advirtió que "cualquier concesión a los antievolucionistas, sugiriendo que hay razones para dudar del hecho de la evolución, sería propagar una vulgar falsedad".


Evolucionar quiere decir disponer de la capacidad de variar para tener éxito en un entorno cambiante. Las neuronas son individuos socializados en la red del Sistema Nervioso y como todos los seres vivos, interactúan para sobrevivir, con otros individuos y con las condiciones variables del exterior. A la hora de tener éxito social deben acertar a afiliarse a grupos o asambleas neuronales que participen activamente en la toma de decisiones. Las neuronas que no se activan corren el riesgo de ser eliminadas. 


Los programas neuronales están conformados en parte genéticamente pero deben modularse durante el desarrollo, es decir, debe ajustarse el encendido, desarrollo, continuidad y cierre de los mismos: el cuándo, cómo, cuánto y dónde. Disponemos al nacer del programa dolor pero no constan mas que unas pocas instrucciones sobre activación: los agentes y estados que producen necrosis (nocicepción innata). 


Las neuronas que integran los circuitos de encendido tras sucesos necróticos (infecciones, quemaduras, corrosiones, traumatismos...) tienen garantizada la supervivencia, al igual que las células de la inmunidad innata. Son individuos con contrato fijo. Los individuos del Sistema neuronal e inmune adquirido, en cambio, deben ganarse continuamente el derecho a subsistir. Son trabajadores eventuales, interinos. Una buena estrategia sería dar la razón al poder (cultura). 


En la red defensiva neuronal hay estados de conectividad que se caracterizan por una visión alarmista de la realidad. Al nacer, las neuronas que optan por afiliarse a la federación de tendencia hipocondríaca están favorecidas pero a lo largo del desarrollo se produce el destete, la autogestión y la tendencia debe invertirse. Deben hacerse con el mando las agrupaciones más decididas, las que son capaces de dotar al individuo de una mayor capacidad para asumir y solucionar la adversidad.


La civilización, a través de la cultura alarmista, frena el proceso de maduración, de independencia, y sustituye al cuidador materno por la Seguridad Social. El relevo de los circuitos alarmistas por otros más exploradores y confiados queda así truncado, instaurándose un estado de visión catastrofista de la realidad. La estrategia alarmista se apodera de los circuitos y las neuronas afiliadas a la tesis de que, "mientras no se demuestre lo contrario uno está enfermo" al "piensa mal y acertarás" se hacen con el poder facilitando el encendido de los programas seleccionados para la supervivencia en situaciones de peligro. 


La Evolución ha seleccionado una red neuronal plástica, atenta a los cambios, dispuesta a retocar continuamente sus conexiones en función de la experiencia propia, la observación e imitación de hechos ajenos y la instrucción de los expertos. Esa red sigue estando ahí, abierta a lo que el mundo pueda ofrecer como información. 


La red neuronal defensiva adquirida (contrato interino) puede cometer el error de hacer caso a las proclamas alarmistas de la cultura experta y catalogar el interior erróneamente como vulnerable y las acciones del individuo como peligrosas. Las federaciones de neuronas obedientes a la cultura se ganan así el derecho al contrato fijo pero a costa del bienestar del individuo. Esto a los individuos neuronales de los circuitos les trae sin cuidado.  


Desgraciadamente no existe una cultura que alerte de estos peligros a la red. La red neuronal informática, el Neuronet, está expuesta al contagio de todo tipo de virus culturales pero, incomprensiblemente, no está alertada sobre su existencia. La información fluye libre de toda sospecha y se instala tan ricamente en el incauto cerebro manteniendo un estado de alarmismo y convicción de enfermedad. 


Gerald Edelman recibió el Premio Nobel por sus estudios en Inmunología pero después se dedicó al cerebro. Pensaba, acertadamente, que lo que sucede en el Sistema Inmune y en el Sistema Nervioso es básicamente lo mismo. El creó el concepto de darwinismo neuronal. 


Aunque no sea consciente de ello, su cerebro es un ecosistema en el que se libran las batallas habituales por la supervivencia para las que no caben mas que dos estrategias: "más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer", es decir, la defensa de lo malo (?) o "me voy a arriesgar". En cualquier caso la Evolución bulle en las neuronas: variación, selección y comprobación; ensayo-error. 


En los temas que ocupan a este blog yo le recomiendo huir del conservadurismo, de la teoría de enfermedad misteriosa, de las ofertas de futuro de la solución milagrosa y optar decididamente por la variación en profundidad. Probablemente la federación de circuitos alarmistas oponga resistencia pero con su esfuerzo puede darse "la vuelta a la tortilla".


                          
2009 es el bicentenario del nacimiento de Charles Darwin. No le defraude...  

2 comentarios:

somosmedicina.com dijo...

Acabo de tener la suerte de conocer este blog y me ha sorprendido para bien. Me alegra que cada vez haya más médicos que se acercan al mundo de los blogs y espero que todos lo hagan con la misma calidad.

Parece que la (r)evolución digital no dejará impasible al sector sanitario.

Arturo Goicoechea dijo...

Os agradezco la visita y el cumplido. Creo que Internet es una buena oportunidad para airear los salones de la Medicina oficial, al menos en lo que se refiere a las especialidades neuronales, que viven a espaldas de todo lo que se va conociendo sobre red neuronal. Un saludo