Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

jueves, 28 de mayo de 2009

Malentendidos (I)





En este blog se sostiene la tesis de que muchos padecimientos son debidos a que el cerebro toma decisiones erróneas y activa programas defensivos (lógicamente incómodos e incapacitantes para el individuo) sin necesidad, por alarmismo alentado por la cultura médica y por el modo de afrontamiento preferido por el paciente. 

La exposición de este planteamiento a los pacientes provoca sorpresa (comprensible) y en ocasiones rechazo (también comprensible).  El rechazo se produce generalmente porque se malinterpreta el mensaje, aunque en ocasiones operan otros factores más complejos. Expongo los malentendidos más frecuentes... 

(En los diálogos utilizaré indistintamente personajes masculinos o femeninos. Cualquier cosa menos utilizar la fórmula agobiante de pacientesos-as...)

          - Vengo del neurólogo... Estoy indignada. Me ha dicho que el dolor no existe, que es un producto de mi imaginación... Me ha tenido casi una hora, me ha metido un rollo insoportable, total para decirme que me invento el dolor, que todo está en mi cabeza...

          - ¿Por qué no vas a hacerte acupuntura? Conozco a una que le fué muy bien...

................................................................  

Suelo aclarar, antes de iniciar el "rollo insoportable", que en ningún momento estoy juzgando al individuo sino al cerebro. El Sistema inmune y el Sistema Nervioso comparten tareas defensivas y se ven obligados a tomar decisiones sin garantías de acierto. Los dos se equivocan

Imaginemos el diálogo en la consulta entre un alergólogo empeñado en explicar el origen de los estornudos a una paciente con alergia al polen...

          - Llevo un mes sin parar de estornudar. Tengo un lagrimeo constante. No tolero la luz. No puedo salir de casa, con lo que me gusta andar por el campo...

          - Sus narices y ojos son normales. Es su Sistema Inmune que se equivoca y cree que unas moléculas que contiene el polen de las plantas pertenecen a gérmenes. Tendríamos que intentar hacer ver al Sistema Inmune que está equivocado. "El piensa" que hay peligro en el aire... 

         - No, no es que lo piense... estornudo y lloro. No gano para pañuelos...

..........................................................

        - Vengo del alergólogo. Estoy harta. Llevo un mes sin parar de estornudar. Me ha tenido aguantándole un rollo insoportable sobre ganglios, linfocitos y no sé qué más historias, total para decirme que mis estornudos no existen, que todo está en mis ganglios y en esas células de la sangre... Me dice que tenemos que hacer ver al Sistema Inmune que está equivocado, poniendo unas vacunas... No me ha pedido ninguna prueba para mirar la nariz...no puede ser normal... Estoy harta de andar de un sitio para otro...

....................................................... 

Las células vigilantes del Sistema Inmune y las neuronas sensoriales hacen lo mismo: detectar señales de peligro o de daño consumado e informar a los centros que toman decisiones defensivas. Estas decisiones no contemplan una consulta al individuo:

        - Llamamos del cerebro. Estamos preocupados porque ha dormido usted mal. Hemos pensado que sería prudente activar la alarma en la cabeza por si las moscas. Cuando no se descansa bien por la noche sabemos que las defensas de la cabeza se resienten y pueden entrar gérmenes o estallar una arteria. Ya sé que es incómodo pero le enciendo los programas de dolor, náusea, refugio y suspensión de sus proyectos. Si no está de acuerdo me lo dice y se los desactivo. Sería conveniente que tomara el protector de cabezas ("calmante"). Eso me dejaría más tranquilo y podríamos dejar la alarma en nivel uno...

........................................................
  
La información del alergólogo es bien comprendida y aceptada. El mismo esquema aplicado a la responsabilidad de las neuronas provoca el malentendido. ¿Qué podríamos hacer para evitarlo..? Se admiten sugerencias...

........................................................

         - He estado con ese neurólogo que dicen que cura la fibromialgia... He ido para ver qué decía. La verdad es que no iba muy convencida. Total, lo de siempre... que el dolor es psicológico, que pienso que me va a doler y que por eso me duele. Quería que dejara las pastillas y pretendía quitarme el dolor sólo hablando... He perdido la mañana. 

         - Hoy han contado en la Asociación que han descubierto que la fibromialgia se produce porque hay problemas con la circulación de las zonas donde llegan las señales de dolor al cerebro. Han puesto unas fotos de colores donde se ve perfectamente la zona del cerebro que funciona mal. A ver si de una vez por todas dejan de decirnos que nos inventamos el dolor...

.....................................................

Tuve la oportunidad de dar una conferencia sobre fibromialgia en la Asociación pero se desestimó porque el título hacía referencia al papel del cerebro en su origen... Algunas pacientes están hipersensibilizadas a la referencia al cerebro y se producen reacciones "alérgicas" si se menta a la bicha. Una forma fácil y falaz de negar la responsabilidad cerebral en la génesis y desarrollo del padecimiento es interpretar la exposición del proceso en términos neuronales como teoría psicológica...

    ¿Qué podemos hacer para evitar el término psicológico cuando hablamos de síntomas físicos?


                                                                                Sugerencias por favor... 

6 comentarios:

Ana di Zacco dijo...

Te acabo de poner una sugerencia en el post anterior (antes de leer este). En cuanto a los pacientes (y hablo como paciente, claro) yo tuve un profesor de Fitoterapia que nos dijo: hay dos tipos: los que DESEAN curarse y los que no. Con los últimos no hay nada a hacer hagas lo que hagas. A éstos los describes muy bien en estos posts, y los primeros yo creo que se dividen a su vez en dos: los que integran bien una explicación lógico-física ("científica") y los más irracionales (por llamarles de algún modo).
Podrías sustituir "psicológico" por "cerebral" o "debido a una anomalía puntual del cerebro, que es la centralita de cuanto ocurre en el cuerpo". Yo les diría "Mire, quizá un psicólogo le diría que su dolor es psicológico, pero yo opino que (etc. etc.)"
A la mayoría yo creo que prefieren todo lo que suena a "científico" o sea, explicárselo en los términos que ELLOS prefieren. Un trato "personalizado" :)
Y reitero lo dicho en mi otro comentario :)
Bueno, son sólo ideas nada profesionales, espero que recojas muchas y que salga algo.

arturo goicoechea dijo...

Ana: estoy de acuerdo en tus recomendaciones. De hecho es lo que intento. No utilizo nunca el término psicológico y les pongo metáforas para que interioricen con fuerza la presencia del cerebro. Dibujos con el cerebro exteriorizado con rostro alarmado etc. Los buenos alumnos aprovechan la exposición. El grupo de los que no les interesa y aburre lo que se dice es irredento al igual que los que han encontrado un sentido a su ¿vida? sintiéndose enfermos. Creo que el problema es la falta de marketing para que se produzca la difusión del conocimiento. Todo lo que cuento está demostrado y publicado por muchos investigadores que les interesa el mundo de las neuronas. No parece que la Neurociencia Cognitiva encandile a los neurocolegas. Están muy convencidos de que todo se aclarará y solucionará con ingeniería genética y moléculas a la carta.

pacotraver dijo...

De hecho ese fenomeno de pacientes (o padres) que no aceptan el diagnóstico de sus hijos es bastente frecuente. Yo trato basicamente trastornos alimentarios y cada vez se están viendo más casos atipicos, es decir chicas en situación de caquexia que no obstante comen bien y no tienen cogniciones anorexicas, simplmente no pueden llegar al peso que les corresponderia por talla y edad. este tipo de personas tampoco se conforman con el diagnostico de trastorno laimentario no especificado y constantemente apelan a algo organico que justifique el cuadro, cuando ya ha sido todo descartado. En realidad todo diagnostico del que la gente tiene demasiada noticia opera o bien como un atractor (deseable) o bien como un aversivo, asi muchas anorexicas se pasan la vida de especialista en especialista sin ir nunca al que les toca, al psiquiatra.
Hay un horror al estigma psiquiatrico asi que no me extraña que los pacientes de dolor cronico prefieran estar enfermos a cambiar. En realidad si lo piensas bien, cambiar nadie quiere cambiar si no es por obligación.

Arturo Goicoechea dijo...

Puede Paco que las únicas enfermedades legitimadas socialmente sean las que responden a una alteración biológica demostrable, orgánica y sigue sin aceptarse la posibilidad de perturbaciones cognitivo-emocionales que producen disfunción estando uno sano.

Sí es verdad que tendemos a oscilar entre atractores y aversivos sin acabar de centrarnos.

Ana di Zacco dijo...

Otra sugerencia al vuelo: dar charlas por ahí pero llevándote contigo a dos o tres de esos pacientes como una de FC que explicas en otro sitio, de las que entendió y mejoró. Charlas de esas con ruegos y preguntas. TIENE que haber por ahí personas que deseen colaborar en ayudar a otras...

arturo goicoechea dijo...

Es una buena idea, Ana. Le pedí a Lourdes (ex paciente) que me escribiera el relato de su proceso y me regaló dos relatos que, con su permiso, utilizo en la consulta. Son extraordinarios. Alguna vez se me ha pasado por la cabeza promocionar la Asociación de ex-pacientes de fibromialgia. Contaríamos ya con aproximadamente una docena de casos...