Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

jueves, 2 de julio de 2009

Premios y castigos




La conducta está guiada por sensaciones agradables y desagradables. Algo en nuestro interior nos va diciendo lo que debemos hacer o evitar. Si no obedecemos sentimos un desasosiego que se esfuma si, por fin, obedecemos a las sugerencias.

El cerebro va estableciendo catálogos de conductas deseables e indeseables apoyándose en motivaciones biológicas (supervivencia individual y de especie) y culturales (cognición social).

Estas motivaciones no siempre son aparentes para el individuo consciente, quien se limita a conducirse por la lógica de actuar en la dirección de sentirse bien.

Sentirse bien no quiere decir necesariamente disfrutar, sentir placer. Generalmente el bienestar se limita a la supresión de un malestar previo. El premio, con alguna excepción, consiste en el levantamiento del castigo.

El mayor deseo cerebral es la supresión de la incertidumbre. El cerebro necesita calmar sus miedos. El hambre, la sed, el cansancio, el mareo, el dolor...son expresiones de la preocupación cerebral por la escasez de alimentos, líquidos, caídas o lesiones (necrosis). A través de ellas el cerebro consigue que el individuo coma,beba, descanse, se agarre, detenga su actividad y busque alivio analgésico.

Al cerebro le gusta que se le obedezca, que se calmen sus angustias y si no es así protesta cada vez con más fuerza. Es como un crío llorón que consigue, al final, todo lo que se propone.

El cerebro tiene berrinches, burros, morros, miedos ridículos, inseguridades, caprichos... y eso repercute sobre el individuo que es el que los aguanta, el que no tiene más remedio que plegarse a los estados emocionales del "pequeño dictador".

Si uno va cediendo estará malcriando a su cerebro y eso hará su vida insoportable.

La cultura, la información "experta", anima el proceso de malcrianza potenciando todos los excesos. Hemos criado cerebros miedicas y asustadizos que no dejan de expresar sus miedos irracionales, infantiles, a todo tipo de supuestas calamidades e inconveniencias.

- Si no tengo nada, ¿por qué me duele?

- Su cerebro es un pesado. Le está amargando la vida. No le deja ni moverse.

- ¡Venga ya!

.................................

Llevamos a cuestas la cruz de un cerebro pelma y debemos ser conscientes de ello, ocuparnos de educarlo, de corregir sus malos modos de crío caprichoso y miedica. De otro modo lo tenemos claro.

- ¿Mi cerebro? ¡Yo no tengo cerebro! ¡Me duele y punto!

- Tiene que hacer algo con su cerebro. Hágame caso. Si le sigue dando todos los caprichos: calmantes, bocadillos, aguas, agujas, brevajes, reposos, bajas, masajes, gimnasios, dietas, privaciones... cada vez le irá exigiendo más y más...

........................................

Hay una estructura fundamental para entender todo esto: el llamado Sistema de recompensa. Es el que aprieta las clavijas a nuestra conducta con una amplia gama de castigos y el premio de levantarlos si obedecemos... y con algún que otro caramelo engañoso para que sigamos creciendo y multiplicándonos.



2 comentarios:

NeuroChema dijo...

Me gusta que hagas caso de los colegas y hayas acortado la longitud de las entradas para ajustarlas a la regla de los dos minutos...

Esta entrada me deja la misma impresión que algunas otras en el pasado: a veces pareces transmitir una visión en la cual el homo sapiens pasa de ser sapiens a ser únicamente un cuerpo gobernado por un ordenador instintivo y caprichoso al que en general no sabemos poner en su sitio. ¿No es quizá una visión un poco oscura y simple de nuestra naturaleza?
En todo caso, que tu cerebro caprichoso no se acostumbre a mis comentarios...

El Neurólogo Malo

Arturo Goicoechea dijo...

Sapiens es un sapiens incierto. Tiene que construir su sabiduría. El problema es que aprende con el ejemplo y los textos oficiales.

Los genes sapiens determinan el sino de tener que aprender casi todo. Los instintos ayudarían a hacerse con una sabiduría biológica aceptable en un entorno con suficiente incertidumbre pero el hábitat actual genera mucha disfunción de aprendizaje.

Los neurólogos ni siquiera prestan atención a la importancia de la escolarización somática. El sufrimiento no asociado a daño es una disfunción neuronal promovida por la cultura. Así de claro y sencillo.

Sinceramente creo que la simpleza y oscuridad forma parte de las teorías oficiales sobre las materias que ocupan a este blogger.