Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

sábado, 4 de julio de 2009

Efecto García


John García fué un psicólogo americano que describió un reflejo condicionado de rechazo de determinados sabores y olores de alimentos.

Investigando los efectos de las radiaciones ionizantes sobre las ratas, comprobó que estas rechazaban el agua contenida en botellas de plástico. Dedujo que los animales asociaban los efectos secundarios (enfermedad interna) de la radiación, al sabor del agua en botella de plástico consumida en el laboratorio. Así mismo la administración de agua con sacarina (nuevo sabor) en un recipiente iluminado con luz roja provocaba el rechazo del sabor a sacarina pero no a la botella coloreada con luz roja.

Sus investigaciones contradecían los principios básicos del condicionamiento por lo que durante años se desestimó la publicación de sus conclusiones por parte de las revistas de prestigio, como Science.

Lo novedoso era:

- El condicionamiento se producía con una sola exposición
- El intervalo entre estímulo condicionado (sabor, olor) y respuesta incondicionada (nauseas, rechazo alimento) era prolongado (más de seis horas incluso)
- El condicionamiento era selectivo. Se establecía con estímulos interiorizados (comida) y no con externos (luces, ruidos)
- Era resistente al des-aprendizaje
- El conocimiento de que la reacción era producido por una enfermedad (gripe, cáncer) y no por comida no evita el rechazo.

El efecto García explica la aparición de anorexia (falta de apetito) en pacientes cancerosos (asocia el organismo enfermedad con origen alimentario) o el hecho reconocido de rechazo al sabor de los alimentos consumidos unas horas antes de sufrir náuseas por quimio o radioterapia.

Los coyotes aprendían a través de esta respuesta condicionada a rechazar los alimentos envenenados tras la primera exposición pero, a sugerencia de John García, se consiguió que rechazaran el sabor de carne de ovino poniendo veneno en la propia carne. Así el coyote dejaba de comer ovejas. El mismo efecto permitió proteger los huevos de aves respecto a los cuervos. Bastaba poner algo de veneno en ellos.

El efecto García indica que la evolución ha establecido un fuerte vínculo entre enfermedad y alimentos y codifica como sospechosa la comida que se haya ingerido unas horas antes de que el individuo se sienta mal.

La aparición de nauseas y vómitos en contextos de dolor indica que se activa una sospecha ancestral biológica de que, mientras no se demuestre lo contrario, los males provienen de algo inconveniente que hemos comido.

La ciática o el dolor de muelas no produce nauseas ni vómitos, pero la migraña sí. Ello indica que el organismo evalúa como enfermedad o peligrosidad interna lo que en ese momento está sucediendo, aunque, en este caso, la migraña pueda haber sido "desencadenada" por la exposición al sol. En un ratón la exposición al sol jamás se seguiría de nauseas y vómitos por más que estuviéramos intentando engañar a su cerebro. En la especie humana, a través de la docilidad cultural, todo vale, incluso la exposición a la luz solar o los ruidos.

- No soporto los días soleados, con mucha claridad. Me ataca la migraña y acabo vomitando...

- Es un superefecto García. Los humanos utilizamos el conocimiento para sensibilizar absurdamente a nuestro cerebro. Un ratón jamás vomitaría por tomar el sol.

.....................................

La integración de la inteligencia biológica ("nature") con la cultural ("nurture") produce efectos García extendidos, absurdos. La cultura amplifica los errores por exceso de alarmismo. Apuesta por la vía fácil de advertirnos contra todo.

- Lo suyo es una migraña. No coma chocolate, quesos curados ni comida china. Nada de alcohol, tabaco ni frutos secos.

- A mi todo eso no me afecta. Son los ruidos y las luces lo que no aguanto.

...................................................

El cerebro humano ha desarrollado recelos culturales sobre agentes físicos externos irrelevantes y se lía activando la nausea con alimentos que primero solicita, castigando luego lo que primero ha codificado como muy apetecible.

John García y su famoso efecto se nos queda pequeño. Como siempre, acabamos siendo más papistas que el Papa.

10 comentarios:

pacotraver dijo...

No sabia que se llama asi, lo que yo entendia como "neofobia" muy frecuente en las ratas y en los humanos. Pero ¿es el miedo al alcohol que presentan por ejemplo los perros el mismo fenomeno?

pacotraver dijo...

Otra pregunta. ¿Son los vomitos autoinducidos (autoprovocados) tambien un efecto Garcia?

Arturo Goicoechea dijo...

El efecto García requiere: un agente nocivo que crea perjuicio interno (radiación, quimio, cloruro de litio, tabaco, alcohol, veneno, viriasis...) y el consumo previo de alimento. Los alimentos consumidos alrededor de "enfermedad" son etiquetados como responsables del perjuicio producido internamente. Esto, a veces, es correcto como deducción y otras no.

Si el agente nocivo es indetectable (radiación, cloruro de litio) el organismo hace la imputación de nocividad al alimento y, tras la exposición a sacarina y radiación rechaza por condicionamiento aversivo el sabor a sacarina.

La neofobia, recelo a lo novedoso no codificado, es un mecanismo biológico muy extendido. Los seres vivos esperan ante lo novedoso a hacer comprobaciones (no ha sucedido nada tras el consumo) o aprovechan señales de otros (lo consumen sin problemas y con avidez).

No veo relación a la provocación del vómito con el efecto García pues no hay ningún estímulo gustativo por medio sino una estimulación artificial del reflejo del vómito.

pacotraver dijo...

Yo tuve un paciente que hubiera podido clasificarse asi: inició un cuadro de vómitos discontinuos de larga duración a raiz de haber consumido un zumo de frutas "podrido" un día que despertó por la noche con mucha sed. Sin embargo atribuir la respuesta condicionada al zumo "podrido" resultó ser un error, aunque fue el estimulo que condicionó la respuesta. Pero había algo más que la mantenía: un continuo y abusivo consumo de cannabis (que es antiemético). Lo que alimentaba el bucle del vómito no era el zumo podrido (que podría explicar un vomito de escasa duración) pero no su permanencia después de meses y meses y una evolución cíclica. El caso está cercano a publicarse (en adicctive disorders and his treatment). Mi hipótesis es que lo que se produce ahí es un efecto incondicionado en espejo (el fármaco hace el efecto contrario al que se pretende) debido a que la rama eferente tiende a compensar un sistema que tiende hacia la antiemesis.
En resumen lo que quiero decir es que el efecto Garcia no puede explicar la persistencia a largo plazo de síntomas así, hace falta otra cosa un estimulo incondicionado en este caso la droga.

arturo goicoechea dijo...

En el efecto García está presente el estímulo incondicionado. El experimentador utiliza cloruro de litio, radiación... En el caso que mencionas eso parece, que el cannabis sea el estímulo incondicionado generador de perjuicio interno aunque se presente como antiemético. Las sustancias psicomiméticas de los vegetales consiguen su efecto perjudicial engañando al cerebro, protegiendo su consumo al neutralizar la emesis.

Si el cannabis está codificado erróneamente como beneficioso el organismo cataloga el zumo podrido como responsable.

En todas estas situaciones hay competición entre varias opciones interpretativas como sucede siempre en la red neuronal.

Parece que la aversión gustativa por condicionamiento aunque fuera errónea era bastante estable. Los pacientes que desarrollan aversión a un sabor porque coincide con la radioterapia siguen manteniéndola aunque se les explique el mecanismo. Sucede lo mismo que con el placebo. No siempre el conocimiento desbloquea un error interpretativo neuronal.

pacotraver dijo...

Ya, pero así y todo no conozco ningún caso de vómitos persistentes que procedan de un sabor que se gustó un día y que resultó repugnante. bastaría (eso es lo que hacemos) evitar aquello que nos resultó asqueroso y ya está, pero no vomitamos continuamente.

Arturo Goicoechea dijo...

Creo que en este caso tuyo el cerebro debe estar hecho un lío. Desde el paciente hay una explicación que supongo defiende: la del consumo del zumo podrido. Puede que se corresponda o no con la versión de causalidad que realmente opera en su memoria. El cannabis imagino que tiene algo que ver por la combinación de acción tóxica y antiemesis (contradictorias). Puede que también, como dices se produce un efecto contrario a la acción farmacológica antiemética del cannabis (como la hiperalgesia de la morfina)

En el tema del dolor sucede muchas veces algo parecido. A raíz de un suceso, por ejemplo traumático, se establece dolor persistente que el paciente imputa al suceso traumático inicial aunque ya no haya rastro.

pacotraver dijo...

Si, mi paciente (ni su familia) nunca aceptaron la causalidad del cannabis y no dejó de fumarlo. Pero investigando sobre el efecto-espejo caí en la cuenta que era el mismo fenómeno morfina-hiperalgesia, atropina-salivación o alcohol-hipertermia. Se trata del efecto en espejo donde el condicionamiento condicionado se impone e incluso invierte la respuesta incondicionada (derivada de la droga).

Jutifler dijo...

muy interesante, no consigo entender como la relacion entre el vomito recurrente y el zumo hace que la accion farmacologica del cannabis siga la contraria.

Alguna pista para documentarme?

Jutifler dijo...

ahh eureka , lo he pillado , lo siento estaba saturado de estudiar