Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

jueves, 2 de diciembre de 2010

El modelo del daño necesario y suficiente



Aun siendo sabido que no es necesario ni suficiente que exista daño en los tejidos de una zona para que el cerebro proyecte dolor sobre ella muchos expertos se empeñan en buscar dicho daño como condición necesaria y una vez que dicen haber dado con él sostienen que el dolor está suficientemente explicado

La condición necesaria y suficiente del daño se aplica en todas las regiones corporales. Una de ellas es la cabeza.

El daño puede ser buscado y considerarse como bienvenido y bienhallado en cualquier componente: piel, fascias, nervios, unión de nervio-músculo (placa motora), hueso, suturas, meninges y vasos sanguíneos. Más allá sólo hay neuronas que ya se sabe que no duelen pues no tienen "receptores de dolor".

Un modo de localizar el daño necesario, la espina del dolor, es palpar y presionar. 

- ¡Ahí, ahí..!

Ahí le duele. Ahí está el motivo, el germen de la dolencia, propiedad que vuelve los tejidos en dolorosos. 

El músculo es un buen sitio para buscar focos dolorosos. Una contracción sostenida sería suficiente para explicar por qué duele. Es necesario, por ello, dar con ella o darla por supuesta.

 - Tiene contractura cervical.

- Aprieta mucho los dientes por la noche.

- Frunce excesivamente el ceño.

- Fuerza demasiado la vista.

Los neurólogos distinguen entre la migraña, una dolencia neuronal (hiperexcitabilidad genética) y la cefalea tensional, condición en la que la dolencia asienta en los músculos del cuero cabelludo, contracturados en exceso.

El origen del contraimiento muscular no queda claro pero se da por supuesto que es el estrés, otra condición socorriente que lo explica todo.

Para los no neurólogos la migraña puede provenir también de músculos contraídos o articulaciones disfuncionales o desgastadas. Las cervicales y la articulación témporomandibular son buenos lugares para dar con el daño necesario y suficiente.

Cuando se buscan correlaciones, por imagen, entre daño-disfunción articular y dolor la cosa no queda clara. Hay opiniones para todos los gustos y necesidades pero parece que no basta la imagen para certificar el dolor ni el dolor para anticipar la imagen.

Al músculo se le buscan las cosquillas del dolor presionando. Una vez localizados los puntos dolorosos ("ahí le duele"), la condición necesaria y suficiente, queda abierto el campo de las soluciones, con punciones, infiltraciones, manipulaciones, desinserciones, prótesis de descarga, collarines...

Cuando se investiga la condición doliente de los tejidos se comprueba que desborda el área donde se supone está centrado el problema. El cuerpo está sensibilizado a los estímulos incluso donde el padeciente no refiere dolor. 

Migraña, cefalea tensional, "desórdenes témporomandibulares", "cervicales", Fibromialgia... tienden a ir de la mano y expresarse en el mismo padeciente.

"... todo hace pensar que existe una sensibilización central..."

La red neuronal anda sensible. Bien pero... ¿por qué?

El modelo del daño necesario y suficiente sostiene que necesariamente debe haberse dado en un principio un estado de daño-disfunción en los tejidos (articulaciones y músculos) y que ello basta para explicar el subsiguiente estado de sensibilización. 

El miedo, la sensibilización a los robos, debe provenir necesariamente de un robo propio consumado previo. 

- Desde que me entraron a robar ya no vivo... estoy sensible.

No se acepta como condición suficientemente sensibilizante el miedo a los robos sin haberlo sufrido en propiedad propia. Los robos ajenos, la información sobre ladrones... parece que no bastan para generar alerta, sensibilización...

- Me duele

- Tiene usted sensibilización central en varias áreas

- ¿Qué es eso?

- Miedo al daño... miedo al dolor

- YO no soy de los que...

- No es usted. Es su cerebro. Está sensibilizado

Hay reticencias a aceptar que se puede llegar a la sensibilización central sin necesidad del empujón inicial del daño.

No se acepta que es suficiente la sensibilización cerebral probabilística, especulativa, sobre daño para explicar el dolor ni se piensa que sea necesaria para amplificar un dolor crónico alimentado por un leve flujo de señales nociceptivas. 

- ¿Mi cerebro, la cultura, la información, mi narrativa...? ¿Así, sin más? Me parece insuficiente. Necesariamente tiene que haber algo donde duele.

Descartes... inmortal Descartes...   

12 comentarios:

Jose Luis dijo...

Doctor ayer fui al oculista para revision y de paso le pregunté ya que tengo un ojo vago no suceptible de mejora con correcion y le sugeri si podria haber relacion con mis mareos:
Me contesto que el ojo bueno anula al ojo vago y me detectó que este presenta un ligero estrabismo hacia fuera no detectable a simple vista pero si con aparatos. Que ese estrabismo, si recuperase vista quiza vería doble y eso seria peor, y que quiza la sensacion de mareo se deba a ese ligero estrabismo pero que la unica forma de corregirlo seria una operacion para "meterme" el ojo hacia dentro pero vaya que quedaria hecho un bizco y no me asegura que el mareo sea de eso.
Me preguntó que si al cerrar el ojo vago mejoraba algo el mareo y le dije que un poco parece que si, y tambien al comentarle que solo con un poco de alcohol se me dispara el mareo, me dijo que eso es muy caracteristico del estrabismo, que el alcohol fastidia la alineacion de los ojos del eje.

Le comento esto porque en su placa ponía especialidad :neuroftalmologia

Ya se que no suele entrar en diagnosticos medicos pero me gustaria conocer su opinion sobre lo que me dijo el medico, me he quedado un poco asombrado

Mucahs Gracias

Carlos López Cubas dijo...

Pues si un paciente declara insuficiente a su cerebro como responsable del dolor, si le priva de esa capacidad, muy difícilmente va a acabar entendiendo que no hay necesidad de problemas periféricos...

¡Cuanta faena conlleva esto de romper clichés!

Arturo Goicoechea dijo...

Jose Luis: respeto la opinión de un Neuroftalmólogo, No cabe duda de que al no disponer de la visión binocular (de ambos ojos) el cerebro tiene más dificultad para situar el cuerpo en el espacio y ello puede facilitar el mareo, especialmente si se añade un agente inductor de ruido cerebral, como es el alcohol.

El cerebro puede adaptarse a ese handicap y estabilizar la percepción corporal, estática y en movimiento. Si existe una incertidumbre o alerta el proceso de estabilización de la percepción corporal puede afectarse, induciendo mareo.

Por tanto, si el estrabismo influye sería bueno disolver el estado de alerta, la relevancia del síntoma, para facilitar la labor del cerebro.

Saludos

Jesus dijo...

Hola doctor llevo mucho tiempo, años, con dolor de cabeza sensacion de oidos tapados y sensacion de mareo. Me han hecho muchas pruebas y dicen que todo es normal salvo la tension diastolica que me dicen que es un pelin alta para mi edad, 38 años y no bebo ni fumo, y siempre sale en torno a 9, puede ser esta la causa? Gracias

Manuel dijo...

Hola, Doctor, me parece que mi mensaje de hace dos día no llegó.
Me gustaría su opinión sobre m experiencia de haber podido controlar mis migrañas a lo largo de un año usando la metodología presentada en su libo "Migrañas". Lo encontré elaño pasado en La Coruña, y desde entonces, me sigue dando resultado, ahora trabajando ya en Quito, Ecuador. Por supuesto, lo sigo recomendando. Lo más difícil para mí sigue siendo hablar con mi cerebrito amistosamente y convencerle de que "no pasada nada..." Quito. pmanolito2@hotmail.com

Arturo Goicoechea dijo...

Jesús: la T.A. no produce síntomas a no ser que sobrepase unos límites extremos tanto por arriba como por abajo. Habitualmente está oscilando al igual que lo hace la frecuencia cardíaca, en función de las necesidades de aporte de sangre a los órganos y tejidos.

Sólo cifras muy altas o muy bajas pueden, por sí mismas, producir consecuencias.

Saludos

Arturo Goicoechea dijo...

Manuel: ya le contesté en el blog en inglés que es el lugar en el que me hizo el comentario.

Efectivamente el diálogo con el cerebrito no nos garantiza el éxito. Tenemos que conseguir imponer la racionalidad y concentrarnos en nuestros objetivos. Con calma, constancia y argumentos se consigue ganar la guerra...

Saludos

Lourdes M. dijo...

Hola Dr.
En primer lugar agradecerle y felicitarle por su libro Migraña. Acabo de terminar de leerlo y creo que mi vida puede cambiar gracias a los conocimientos que explica en el texto. Por fin he encontrado una explicación a muchas dudas que siempre he tenido sobre el tema y a las que ningún neurólogo conseguía dar respuesta.

Soy migrañosa desde hace 20 años durante los que he ido pasado por numerosos especialistas en cefaleas y terapias, he probado todos los tratamiento preventivos existentes, los últimos fármacos antimigrañosos, he sufrido cronificación de la cefalea por “abuso de analgésicos” y he pasado por periodos de desintoxicación de los mismos y todo ello sin demasiado resultado. Durante este tiempo he buceado en todos los medios buscando toda la información posible sobre el tema. Esto me ha llevado a conocer, entre otras cosas, todos los desencadenantes posibles de la migraña (un grave error por mi parte, ahora lo veo) y los he incorporado a mi vida y tratado de evitarlos, por miedo al dolor. Actualmente mi vida es una suma de restricciones que no me permiten una existencia normal y que, para mí, son mucho peor que el dolor que sufro y he sufrido por las crisis de migraña. Intento no viajar, sigo horarios rígidos que no me puedo saltar, huyo del sol, del alcohol, de los ruidos, vino, perfumes, stress, del trasnoche, cervecitas al mediodía y un larguísimo etcétera. Quiero empezar a vivir de verdad y librarme de todas estas limitaciones. Sé que será difícil la eliminación de todos estos hábitos de años y “convencer” a mi cerebro de que no son dañinos para él. Le agradecería mucho, si fuera posible que me aconsejara la manera de hacerlo. Me gustaría saber si debo eliminarlos poco a poco, uno a uno o si es mejor ignorar todas mis limitaciones de golpe y tratar de llevar una vida normal. ¿Existe alguna manera más eficaz de hacerlo?
Muchas gracias y saludos ,
Lourdes

Arturo Goicoechea dijo...

Lourdes: creo que puedes encontrar una respuesta a tus preguntas en las entradas del blog:

"Doctor, tengo miedo"

"El milagro de Lurdes"

"Lourdes y Sísifo"

Son testimonios de tres expadecientes que relatan su proceso de mejora.

Realmente no hay un método. El conocimiento nuevo nos permite proyectar con convicción que nada está sucediendo y decidir recuperar nuestros hábitos absolutamente irrelevantes como estados y agentes peligrosos.

Debes recuperar el terreno perdido. Los ritmos varían entre los padecientes. Cada uno tiene su "migraña personal" y debe encontrar su propia estrategia y dinámica de afrontamiento.

Es el mismo proceso que el de dejar de fumar. Intervienen las mismas estructuras cerebrales (sistema de recompensa) que mantienen la adicción.

Cuesta a veces creer que "sin terapias" podamos vencer pero esa es una deformación cultural. Nos han enseñado a depender de las ayudas exteriores.

Saludos y suerte.

Jaime dijo...

Hola Arturo:
Me veo bastante identificado con esta entrada, especialmente en las partes que hablan de eso que llaman cefalea tensional. Para mi es un cajon de sastre, en el que puede caber toda esta sintomatologia que tengo, el problema es creerselo, pero bueno, los medicos sabran, que para eso han estudiado medicina... Hablan de stress y fuerte ansiedad como principal causa y el tratamiento es un tratamiento de stress, o al menos en mi caso, tranquilizantes y relajantes musculares, pero esto no se termina de ir, asi que algo mas tiene que haber... La cuestion es saber, aprender a identificar: hay dos opciones: pensar que es algo muy malo que no se ha visto aun, y por tanto la cefalea tensional es un diagnostico peregrino, y por eso no acaba de responder al tratamiento,(aunque tampoco me he muerto, ni he perdido el conocimiento, ni he visto apreciablemente menguadas mis facultades fisicas o mentales) o pensar que hay algo que alimenta esa tension... y ese algo puede ser simplemente el miedo. LLevo unos dias bastante tocado de nuevo, (cambio de tiempo, stress, fechas que coinciden con las fechas de empeoramiento del pasado año...).
Supongo que un poco de todo, y vuelve la vista borrosa, mareos, parestesia en la cara y en la zona del ojo, brazo y pierna que se adormecen... La explicacion de la cefalea tensional encaja... tension en espalda, cuello, mandibula, pinzamientos leves... El que no mejore, tiene que tener una causa, el tratamiento farmacologico no parece efectivo, aunque si adictivo, y eso me esta empezando a preocupar (un año tomando tranquis no creo que sea bueno...). Asi que, haciendo caso a los medicos, y a que aun estoy vivo y no me he "degenerado" (en el sentido medico) ¿podriamos apostar por una "retroalimentacion"? ¿por una trampa que me atrapa en un bucle de miedo-sintomatologia-mas miedo-mas sintomatologia-mas miedo... y asi hasta el infinito...?
Supongo que la solucion, es discernir, aceptar, y vencer el miedo... Si el cerebro comprueba que no le hago caso, supongo que cesara en su empeño... A veces lo intento y a los tres dias suelen aparecer sintomas nuevos... Poderoso caballero el cerebro...
Esta mañana me levante mejor, y me propuse no hacerle caso... Ahora siento opresion en el pecho, pulso rapido, me cuesta ligeramente respirar, noto una especie de burbuja en la zona del corazon... ¿infarto o ansiedad? ¿no me llega la sangre al cerebro y mi corazon se esta esforzando...? Supongo que es otra trampa...
Un saludo de un padeciente resistente a la curacion

Lourdes M. dijo...

Muchas gracias, Arturo.
Me han resultado muy esclarecedores los testimonios que me aconsejó. Me he sentido identificada con síntomas, miedos y rituales de evitación, en particular de uno de ellos. El hecho de ver que han conseguido dejar atrás esta falsa enfermedad me da muchas fuerzas para el camino que estoy empezando a emprender.
Saludos,

arturo goicoechea dijo...

LourdesM: cada uno tiene que dar con las claves de su propia generación migrañosa. Los testimoniosm de los expadecientes son muy valiosos pero uno debe de echar a andar y descubrir su propio camino...

Saludos