Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

viernes, 11 de marzo de 2011

Ideas estrafalarias



Algunos padecientes comentan con amigos (legos y profesionales) el enfoque pedagógico del dolor. Hay reacciones de todos los colores. Me interesa conocerlas y pregunto sobre ellas.

- ¿Qué le han dicho?

- Tiene lógica...

- ¿Te has metido en una secta?

- No me creo que sólo con palabras se pueda quitar el dolor...

Es un buen ejercicio el de verbalizar, exteriorizar los archivos cerebrales, pero tiene sus riesgos si los contenidos son novedosos y contrarios al molde en el que nos han instruido. El cerebro sapiens (ma non troppo) es gregario y fuerza al usuario a agruparse en colectivos sólidamente integrados y debidamente identificados por credos y conductas.

Hace unos días una padeciente que había leído mi libro (Migraña, una pesadilla cerebral) y visitaba el blog comentó con sus amistades las propuestas básicas y les animó a curiosear entradas y capítulos. Uno de ellos, médico, sentenció:

- Son ideas estrafalarias...

Algo estrafalario es, según la Real Academia Española, algo extra-vagante en el modo de pensar y en las acciones. Un extra-vagante es alguien que vaga fuera de un recinto. 

Mi profe de Literatura del Insti recriminó a dos alumnos en el aula: 

- ¡Son ustedes unos extra-vagantes! .... Les he visto por la calle en horas de clase... haciendo el vago extra-muros, fuera del recinto del Instituto...

El libro y el blog contienen ideas estrafalarias, extra-vagantes. Son ideas que no corresponden al recinto de lo políticamente correcto y, por tanto, son rechazadas al no ajustarse a la etiqueta exigida. 

Las ideas estrafalarias del blog provienen de publicaciones científicas interesadas en la biología del dolor. Son ideas de gente estrafalaria, extra-vagante en su forma de pensar y actuar. Puede que no sean ideas políticamente correctas pero contienen exquisita corrección biológica.

Los extra-vagantes andamos algo huérfanos de colectivo. No disponemos de sede, asociación ni esponsor. Tenemos asumida la condición de la rareza y estamos obligados a silenciar nuestros desvaríos doctrinales o a extremar las cautelas al exponerlos, por riesgo de provocar en la audiencia todo tipo de bromas y ocurrencias o... el cambio forzado de tema. Sólo podemos sacar el tema si el contertulio "es de los nuestros", otro extra-vagante...

Hace ya unos cuantos años que hago novillos y me salto las clases de lo oficial, de la intra-vagancia, de los Congresos y textos regalados. Ya en la Facultad rehuía las clases, los apuntes... Iba a la Librería Médica y escogía los textos que se me antojaban interesantes. Los exámenes orales se me daban razonablemente bien pero en los escritos me pillaban siempre con preguntas para mí extrañas y, en más de una ocasión, dejaba el ejercicio en blanco.

No me queda ya mucho para completar mi ciclo profesional. Dejo el recinto sin pena y, por supuesto, sin gloria. Seguiré en la militancia estrafalaria, extra-vagante, diciendo y haciendo lo contrario de lo que dicen que debemos decir y hacer los intravagantes...

¿Intravagancia? ¡No, gracias!

20 comentarios:

NEURIWOMAN dijo...

Pues me alegra tener conocencia de mi extravagancia y de que usted me la haya presentado en estas letras.

Y aunque a la gente le de la risa cuando se interesan por tus migrañas y le contestes el metodo inocuo y gratuito, y te miren con desden.

Pues pienso yo aquello del "ande yo caliente y riase la gente" de nuestro conocido del insti don Luis de Góngora y Argote.

Pero siguiendo en ello
no me basta aliviar mis penas
si otros siguen sufriendo.

Porque mi alivio queda a medias
si el que esta a mi lado se queja
y no cesan sus dolores.

Y no entiendo al que no me entiende
si le presento evidencias
como ausencias de dolores.

Parece que compensa más la aquiesciencia social que librarte del dolor. Que estan mas ricas las pastillitas del solo alargar el brazo, que el esfuerzo de pensar en solucionarlo tomando parte activa.

Así que ya pertenezco a un grupo, aunque sea el de los desubicados y los extravagantes.

El homo sapiens siempre ha tenido una pereza inmemorial para el tema de lanzarse a los nuevos paradigmas.

Que da mucho trabajo reescribir nuevos libros, dar nuevas explicaciones y encima tener que comprenderlas.

En fin y como digo en el blog, ha sido un día triste demasiado triste para nuestros corazones encogidos entre guerras, terremotos y tsunamis.

Mañana será otro día. Saludos y mi total enhorabuena por su buen hacer en estos dolores absurdos que nos corroen.

Lidya dijo...

La más antigua tradición cientifica es la de traicionar tradiciones.Yo creo que a la ciencia le gusta la duda y la pregunta, otra cosa son los cientificos.
Saludos

Arturo Goicoechea dijo...

NEURIWOMAN: somos muy dados a la pertenencia a lo mayoritario. Parece que nos guste visitar siempre los sitios abarrotados, hacer cola en loterías... aun cuando haya un décimo cercano sin ningún aspirante...

Como dice un amigo mío: "el hombre... somos idiotas"

Saludos

Ani dijo...

Lo mas disparatado que escuche de una padeciente a la que le recomende su blog, fue que ud. se copiaba los articulos de otros autores... eso y tambien el decir que los comentarios que supuestamente enviaba la gente los escribia ud mismo, que si paraba todo el dia en el blog, etc...y fue la gota que rebalso el vaso.

Me quedo un tremendo malestar... y lo atribui a que la persona que me dijo todas estas sandeces consume un analgesico muuy fuerte en parches y probablemente estaba con sindrome de abstinencia.

Decidi, por mi salud mental cortar esa amistad y tambien seguir divulgando esta doctrina muy poco,solo en gente en la que pudiera ver apertura de mente.

A veces conozco gente, que tiene dolores que son del tipo que se trata en este blog, pero me muerdo la boca antes de exponerme a pasar un mal rato, explicando la doctrina no oficial.

Sigamos siendo extravagantes, no importa.
Un saludo, Dr Arturo.

Arturo Goicoechea dijo...

Lidya: así ha sido y seguirá siendo por mucho tiempo. Ciencia, cultura y mercado, mucho mercado.

Arturo Goicoechea dijo...

¡Caray Ani! No imaginaba que se pudiera llegar a esos extremos de despropósito. Paciencia y nosotros a lo nuestro...

Saludos

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Espero que nunca dejes tu militancia extravagante. Para los convencionalismos ya tenemos los protocolos varios, y la moda. Alguien tiene que mover esto, que perturbar los sistemas, que remover las conciencias, aunque el precio a pagar sea el rechazo de un sistema, que como todos, trata de seguir funcionando igual que lo ha hecho siempre.
Un abrazo.

NEURIWOMAN dijo...

Tienes razón ANI, hay mucha gente a la que le incomoda todo lo nuevo, incluso todo lo sencillo.

Creo que se ponen a la defensiva como si fuese un ataque a su sistema de creencias (en este caso sobre el dolor) y una crítica a su forma de padecer-curar.

A mi no se me enfadado nadie pero si han esbozado una maliciosa sonrisa entre la incredulidad y el "estas un poco pa´lla".

Pero no cejo en el intento de compartir las ideas, la experiencia y el conocimiento del doctor Goicochea.

Creo que no todo el mundo goza de la buena salud mental, ni las aptitudes ni sobre todo las actitudes necesarias (no para conseguirlo) sino por lo menos para ponerse en marcha. Por lo menos el pensarlo y evaluarlo.

Creo que esta frase de Marcel Proust se acerca bastante a la esencia de este problema de entendimiento:

"El verdadero viaje de descubrimiento no consiste en encontrar nuevas tierras, sino en verlas con nuevos ojos".

Y eso es lo que tanto echo en falta en la gente, esos ojos, esa apertura de mente.

En fin Ani, no te enojes con quien no comprende y gracias por tu comentario. Te lo agradezco de corazón, ya sabes que estos días ando algo sensible.

Bueno doctor continuo aprendiendo por aqui, y pedirle disculpas por usar su espacio para saludar a Ani.

Saludos cordiales.

ani dijo...

Gracias, Neuriwoman, por tus palabras.

Tratare de seguir tu consejo de no enojarme, cuando alguien se atreve a cuestionar la validez de esta teoria.

Como dices, se trata tambien de actitud, de tan solo intentar probar lo que se dice en el blog.

Un saludo afectuoso.

Sol del Val dijo...

Cuando descubrí este blog y decidí atajar mis migrañas con conocimiento y barrida de creencias anteriores, traté de que todo el mundo que conocía y al que le podía interesar su contenido lo aprovechase como yo.
Encontré ,entre los que padecían migrañas y entre los que no, un rechazo manifiesto ante lo que contaba y caras de extrañeza que reflejaban "a esta se le ha ido la pinza". A mí también me dijeron que me habían comido el tarro, que si era pura charlatanería, que tuviera cuidado, que no abandonara los tratamientos, en fin ,como si fuese una enferma desvalida y sin criterio.
Poco a poco dejé de divulgar todo lo que había aprendido a diestro y siniestro y lo reservé para aquellos que no tenían miedo a conocer cosas nuevas y distintas a lo que habíamos leido siempre y a ponerlas en práctica.
Bienvenida siempre la extravagancia.
Un abrazo.

arturo goicoechea dijo...

Hola Jesús: me temo que voy a seguir en la extravagancia de por vida. Dentro de unos días me jubilo y soltaré más amarras.

Un abrazo

arturo goicoechea dijo...

Sol del Val: me complace sobremanera constatar que en el carro de la extravagancia puede que haya mucho asiento libre pero los ocupados lo están por gente de calidad.

Un abrazo

Angeles dijo...

Hola de nuevo. Escribí hace unos días cuando termine el libro de "Migraña, una pesadilla cerebral". Estoy convencida de que lo que nos plantea el Dr. Goicoechea es correcto, tiene lógica, y lo digo hoy que estoy con migraña, aunque pienso seguir con todas mis actividades tal y como lo había pensado. Desde que empecé a leer el libro he estado bastante bien, pero este fin de semana pasado, me empezó el dolor y no hice nada hasta la noche, que acabé tomando el triptan. Pero, bueno, voy a armarme de valor y vamos a ver si sigo con el razonamiento que he aprendido y consigo no tomarme nada, porque si no esto va a ser un circulo vicioso del que nunca voy a salir. Supongo que a unos nos cuesta más que a otros, no?. Es que no quiero desanimarme, porque de verdad que creo que es razonable lo que se cuenta en el libro. Me he comprado incluso el libro "Explicando el dolor" para profundizar más en el tema y tener más datos en los que apoyarme. El problema es que cuando estás con dolor, como yo hoy, cuesta mucho, pero lo voy a intentar. Un saludo al doctor y todos los que estais aquí. Angeles.

Ginés Alarcón dijo...

Bendita extra-vagancia y feliz jubilación, esperamos seguir leyéndole.

arturo goicoechea dijo...

Angeles: no puedo darte una fórmula, una pauta, para cambiar el chip. Si le ves la lógica y sigues intentándolo, acabarás teniendo éxito. El dolor tiene ese poder de doblegarnos y la publicidad de los analgésicos la de acabar creyendo que son necesarios.

Suerte

Angeles dijo...

Gracias por la respuesta.
Estoy desanimada porque he acabado tomándome el analgésico, pero es que esta vez hasta he vomitado, cosa que no me pasaba en otras crisis,que solo tenía el estómago regular. Es como si el cerebro dijera: "Con que no te vas a tomar la pastilla, eh?. Pues toma, te va a doler más y encima vas a vomitar, por no hacerme caso". Me ha ganado la batalla hoy, porque no solo me la he tomado, sino que me he acostado y he bajado a persiana, vamos, que le he dado la razón , pero bien... Bueno, cuando esté mal calmada, voy a ver si encuentro la forma de cambiar el chip, porque a no ser que lo controle antes de que empiece el dolor fuerte y el resto de los acompañantes, de momento no me veo con fuerzas, porque es un malestar tan, tan, tan grande que acaba con mi fuerza de voluntad.
A ver si encuentro la manera.
Gracias de nuevo y siga con sus "extravagancias"...

Angeles dijo...

Solo una cosa más. Cuando estás en plena crisis, debería evitar el analgésico y aguantar el tirón, como para ir reeducando al cerebro, o que hago?. Ya se que me ha dicho que no me puede dar ninguna fórmula, que eso es cada uno, pero, me podría decir algunos ejemplos que le hayan comentado y que hayan funcionado?. Lo que si he visto aquí, es la forma en que algunos pacientes intentaban controlar la crisis antes de que comenzara, pero no recuerdo si he leido algo que hicieran en plena crisis. Porqué hay gente que ha conseguido controlar el dolor una vez que se ha iniciado, no?. Aunque lo que tendríamos que intentar es a prevención, para no llegar a esos extremos, claro. Gracias de nuevo y perdón por ser tan pesada, pero es que esto es una verdadera pesadilla.

Sol del Val dijo...

Angeles, me gustaría hablarte de mi experiencia como "alumna" del Dr. Goicoechea y como padeciente de migrañas.
Entiendo perfectamente como te sientes en el día de hoy. Al comienzo cuando empiezas a aplicar lo aprendido sigues teniendo un miedo terrible al dolor y aunque confias en el conocimiento adquirido es absolutamente legitimo pensar que a lo mejor a tí no te sirve, igual no has adquirido bien los coonocimientos, hay algo que se te escapa o lo tuyo es distinto.
Cuando cedes al dolor y tomas el triptan sientes que has perdido , que el cerebro ha ganado la batalla y el monstruo se hace más terrible.
A mí también me pasó eso que describes como que el cerebro parecía apretar más y más y exhibía todo su repertorio de síntomas que hasta entonces pocas veces habían aparecido.
No hay fórmulas mágicas, no hay un método ,todo es cuestión de conocimiento y práctica, de no evitar, de tesón, de acabar con el miedo.
Mira a ver si sigues buscando desencadenantes, si sigues preguntándote que has hecho esta vez, si sigues mirando al calendario para ver como anda tu ciclo. Si es así necesitas remover más tus creencias, hacer las nuevas más firmes.
Yo tengo migrañas desde hace muchos años. Como he contado otras veces he probado todo lo que ha estado a mi alcance, he leido todo lo que ha caido en mis manos y nada me ha ayudado tanto como el conocimiento adquirido a través de este blog y de otras fuentes.
Las migrañas van cediendo a medida que vas perdiendo el miedo, a medida que vas quitándote la etiqueta de migrañosa.
Hace aproximadamente un año (quizá un poco más ) que no tomo ningún preventivo para la migraña y en el bolso ya no me acompaña el triptan , lo he borrado del mapa.
De vez en cuando la migraña hace su aparición, pero muy de vez en cuando. He dejado de considerarla un peligro, no me da miedo y es más débil , consigo atajarla con diálogo, recordando lo aprendido.
Conseguirás encontrar la manera, el método. No te rindas. Merece la pena.
Saludos.

Arturo Goicoechea dijo...

Angeles: Sol del Val te ha contado su experiencia. No tengo nada que añadir sino agradecerle el testimonio. Cada padeciente relata su camino hacia la superación del miedo al dolor. No hay más armas que la convicción y la determinación. No hay que dramatizar `por el hecho de haber perdido una batalla y haber tomado el triptan: es comprensible. Si uno se hunde echa mano del flotador pero luego hay que reanudar la pelea por la convicción de la flotabilidad.

Animo.

Angeles dijo...

Pues, muchas gracias a los dos. A ver si encuentro la manera. la verdad es que ahora cuando me dice la gente, " Claro no te preocupes, si es que con este tiempo y además si vas a estar con la regla, pues que le vas a hacer", me suena como de otra galaxia. Por eso me sentía tan mal ayer, porque si lo he entendido y me ha quedado claro, porque no consigo controlarlo?. Pero bueno, algo se me estará escapando, ya buscaré y tendré paciencia.

Gracias de nuevo. Angeles.