Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

jueves, 10 de marzo de 2011

El misterio de las enfermedades misteriosas



La migraña, la fibromialgia, son enfermedades cuyo origen y remedio se desconoce. Eso se dice.

Realmente es un misterio por qué duele tanto y tantas veces si es verdad lo que dicen los médicos: que no hay nada anormal en el tiempo, espacio y circunstancia del dolor...

- No tendría que dolerle...

Con el dolor sucede lo mismo que con otras percepciones.

- Tengo hambre todos los días y a todas horas...

- No tendría que tener hambre. Está bien nutrido. Demasiado nutrido, diría yo...

Es el misterio de por qué hay ciudadanos a los que comer aviva el hambre en vez de quitarla.

- Cada vez tengo más hambre. No lo entiendo. Ya ningún alimento me hace nada...

El cerebro es un gestor de percepciones. Proyecta hambre, dolor, frío, calor, mareo, cansancio, tedio, euforia... por razones que no siempre comprendemos. Si uno lleva varios días sin comer se entiende que el cerebro nos recuerde con el hambre que el organismo necesita energía pero no tiene sentido que nos proyecte el apremio de comer si nos sobran unos cuantos kilos.

La enfermedad del hambre crónica, injustificada, es un misterio. Los investigadores rastrean la química del hambre en busca de las moléculas que convierten la necesidad en adicción compulsiva. Siempre se encuentra alguna y hay repique de campanas mediático.

Al dolor enfermizo también se le buscan y encuentran moléculas con el consiguiente alborozo.

Los investigadores son optimistas. 

- En los últimos años se ha avanzado considerablemente en el conocimiento del dolor. En el futuro tendremos nuevos fármacos. Controlar el sufrimiento no será problema.

El problema del futuro es que nunca se hace presente en esta cuestión.

La cuestión del hambre no mejora. Todos los días mueren miles de ciudadanos por culpa del hambre crónica insaciable. Puede, incluso, que el problema se esté agravando.

El dolor también hace estragos. Todos los días mueren miles de ciudadanos por el consumo crónico, insaciable, de analgésicos. Puede, incluso, que también el problema vaya de mal en peor.

La gestión razonable, económica, de los recursos perceptivos no está garantizada. El cerebro no es de condición natural inteligente. Más bien lo contrario. Es labor del individuo canalizar las dinámicas biológicas cerebrales, seleccionadas para entornos adversos y competitivos, y adaptarlas al universo del todo a cien metros y sin riesgos. 

Hay niños con hambre y dolor crónico, insaciables.

Hay quien opina que todo es obra de la incoherencia entre lo que demanda la genética alarmista y lo que ofrece la cultura de la abundancia. Las moléculas humanas del dolor y del hambre son las mismas que las de las moscas y los gusanos del laboratorio. Habría que rastrear las diferencias entre las culturas.

- ¿Cultura dice? Los niños no tienen cultura pero tienen migraña y fibromialgia. Son los genes y lo misterioso aún no desvelado. Hay familias enteras afectadas...

Curiosa y errónea idea de la cultura. Parece que no pueda existir impregnacion cultural hasta acceder al "uso de razón".

El cerebro sapiens  (ma non troppo) es, por mandato genético, cándido, imitador y escolarizable. Absorbe cultura desde las primeras horas de vida.

Papis, profes y compas andan siempre cerca del niño proyectando palabra y ejemplo, dichos y hechos. El cerebro infantil es un escolar pasivo que se apropia de cuanto sucede y se comenta para procesarlo según reglas que desconocemos. 

He revisado esta semana a una padeciente con migraña, dolor cervical, algo rolliza, moderadamente desanimada y fumadora. Hizo bien su trabajo de escolarización en "mi cerebro y su YO"... Ya no tiene migrañas, no le duele el cuello (hubo también un buen trabajo pedagógico de dos excelentes "neurofisioterapeutas"), ha ganado unos cuantos antikilos, está animosa tras dejar los antidepresivos y ya no aspira absurdamente humos tóxicos adictivos. 

Es una paciente ideal, inteligente y trabajadora.
  
Para ella ya no hay misterio. Es todo sencillo. 

12 comentarios:

Lidya dijo...

Bueno, yo creo que como especie tenemos pendiente la revolución que ésta paciente ha hecho a nivel individual. Hemos evolucionado mucho en algunas cosas en los últimos años pero seguimos afectados por las pulsiones de los cromañones. Doscientos años es un periodo cortísimo para la evolución y nuestra sociedad va con la lengua fuera intentando adaptarse a los cambios que ella misma provoca. Rompemos una serie de equilibrios frágiles que hemos conseguido en millones de años de evolución y no sabemos recomponerlos. Los que buscan la química se equivocan. La química será la consecuencia de nuestro proceso adaptativo y no a la inversa, creo.
Saludos

NEURIWOMAN dijo...

Hola doctor por aqui sigo notando mejorías varias, que para eso tenía enfermedades varias, y dolores varios y surtidos. De la jaqueca bien, gracias.

Ya vamos para tres meses sin pastillas, con un par de dolores de cabeza. Pero nada de interes y por supuesto nada que necesitase pastillas.

Lo que mas me ha llamado la atención sobre las notas de hoy ha sido su frase:

"El cerebro no es de condición natural inteligente. Más bien lo contrario."

La verdad es que como dicen en las pelis: lo sospeche desde un primer momento. No podría explicar el porque pero el cerebro va a remolque de nosotros, de nuestros pensamientos, de nuestras palabras.

De alguna forma conforma el mundo en el que vivimos a través de la interpretación de nuestras percepciones.

Pero realmente son nuestras percepciones las que conforman su mundo.

Por eso me ha traido a la cabeza a un amigo muy querido que ya era un padeciente precoz.

Hablando sobre usted y su forma de abordar el problema del dolor sin daño.

Su madre me contaba que con tres añitos cuando empezo a asistir al colegio su profe le preguntaba a diario en sus buenos días:

¿Y hoy que te duele Luisito?

Sus dolores varios y generalizados nunca fueron tomados en serio. Solo una forma de llamar la atención o quizas demasiada mamitis y el influjo de alguna neurona espejo.

Al día de hoy Luisito tiene migrañas, dolores en articulaciones, varias hernias, molestias estomacales, mareos intermitentes.

Y en general un umbral tan bajo para el dolor que incluso toma el analgesico unas horas antes porque anticipa no lo que le duele sino lo que va a dolerle despues.

No quiere sufrir, no quiere sentir dolor y mientras el cuerpo aguante las pastillas, es el único alivio para la ansiedad que precede a la percepción de que quizas le duela la cabeza porque piensa salir y va a darle el sol en los ojos.

Su cerebro dice: Eso significa "jaqueca" segura. De nada sirven sus gafas de sol ni mis intentos de aproximación a su cerebro.

Toca que duela y duele, con gafas y sin gafas, con pastilla previa y sin ella...

Ciertamente el cerebro en su funcionamiento interno es bastante rígido, y un pensamiento rígido no deslumbra generalmente por su inteligencia.

Arturo Goicoechea dijo...

Lidya: todos tenemos pendientes revoluciones y asignaturas. Concuerdo contigo en la reflexión de que la química se va seleccionando como consecuencia y no como causa, justo lo contrario de lo que nos proponen para venderlo.

Saludos

Arturo Goicoechea dijo...

NEURIWOMAN: un placer, como siempre, disponer de tus chispeantes y sensatas reflexiones. ¡Pobres Luisitos! La enculturación en el dolor por todo, en los mil y un encadenantes y desencantantes está ahí en la biosfera del sapiens presta para okupar los circuitos de la candidez angustiada, del cuidador omnipotente. El dolor rezumado en el parto de la madre debe pasar por el cordón umbilical y anidar en algún oculto rincón cerebral para amargarnos la existencia.

Una pena.

Saludos y enhorabuena por mantener a raya los circuitos del alarmismo fóbico

Legemcruz dijo...

Estimado Dr: aunque hace tiempo que no escribo, no dejo de leerle casi a diario(el mejor preventivo antimigrañoso que conozco!!). En general, la cosa migrañosa va bien, pero de vez en cuando, atiza una crisis que me recuerda que no hay que bajar la guardia. En esas estoy estos dias, con una ligera variante: por un derrame en un ojo, me recomendaron tomarme la tensión, y resulta que era de 16-10. Tras varias consultas, me dicen los doctores que tras una crisis de migraña como la que soporto ya varios dias, son muy frecuentes estos episodios de hipertensión. Y claro, mi sistema de creencias se aturulla y mi dolor de cabeza persiste...Temo tener migraña hasta que me baje la tensión (YO no, mi cerebro, que me diga: ves? tengo una razón más que justificada para dolerTE).
Cual es su opinión sobre el tema?
Gracias, como siempre,
Cruz.

Arturo Goicoechea dijo...

Legemcruz no conozco ninguna relación entre migraña persistente e hipertensión arterial como consecuencia. Espero que vuelvas a tomar las riendas de la situación a base de racionalidad y sosiego interpretativo.

Saludos

Anónimo dijo...

Hola,Dr. leyendo los comentarios de Legemcruz, me identifique, porque a mi me pasa lo mismo cuando duro varios días con el dolor de cabeza se me empieza a alterar la presión arterial, y cuando todo esta normal y todo desaparece, no tengo problemas con nada. Gracias por su Blog

NEURIWOMAN dijo...

Continuando con los comentarios de Legemcruz y Anonimo, a mi también me han relacionado el tandem migraña/hipertensión de forma birideccional.

En alguna migraña he terminado con la tensión arterial por las nubes y hasta tres de las pastillas que te ponen bajo la lengua.

Cuando el dolor era más intenso y la visión borrosa, mis pupilas disminuyeron tanto de tamaño que eran como una cabeza de alfiler.

Mi tensión arterial se disparo hacia arriba, yo creo que despues de días de dolor la tensión emocional aprieta y que la tensión arterial sube por ese estres.

Algo así como la hipertensión por bata blanca.

Bueno no se si me he explicado pero yo me entiendo.

NEURIWOMAN dijo...

Fe de erratas: era "bidireccional", unas veces me dicen que la jaqueca es por la tensión y otras a la inversa.

Lo más cachondo fue el otro día cuando el especialista de medicina interna me pregunto por mis jaquecas. Tengo litiasis biliar (si...también) y él hace poco que se ha quitado la vesicula, y me quiere convencer para que haga lo propio.

Bueno a lo que iba, que dice que de la vesicula también dan migrañas. Yo le mire a los ojos y le conteste que desde enero ya no tengo. Le hable de usted doctor y el buen hombre me miro incredulo y me contesto "que con la edad tambien se quitan".

Ja, en tres meses se ve que habré envejecido mogollón. Porque hasta diciembre mis jaquecas fueron dos por semana. Pero en enero envejeci y las migrañas desaparecieron. Así de golpe de vejez.

Arturo Goicoechea dijo...

Anonimo: en una crisis de migraña pueden producirse variaciones de la tensión arterial pero no son responsables del dolor ni del mantenimiento de la crisis. Mas bien son una expresión más de un organismo en alerta incontrolada. Se han descrito crisis de "pseudofeocromocitoma" que se comportan como si uno tuviera un tumor suprarenal productor de adrenalina, con aumentos disparatados de la tensión arterial. Todas las pesquisas son negativas y se piensa que es cosa de cerebro, de "nervios".

Saludos

Arturo Goicoechea dijo...

NEURIWOMAN: entiendo y comparto las reflexiones. Hay bastante de bata blanca en esa hipertensión arterial transitoria.

La migraña biliar estuvo muy en boga en su tiempo. El simple hecho de vomitar bilis (que es lo que habitualmente se vomita cuando ya no quedan alimentos) permitía inferir que la vesícula y sus pedruscos o arenillas eran los responsables del dolor de cabeza. Se quitaron muchas vesículas. Lo mismo sucedía con los ovarios. Si había migraña menstrual, se abría la tripa y se quitaban cuñas de ovario. Muchas mujeres mejoraban. También se quitaban apéndices sanos "inflamados" a los niños con dolores de tripas...

Saludos

mar dijo...

Por esta noche-madrugada-día ya me he empapado de enseñana...
Con dios les dejo, con dios y con la compañia de pacientes inteligentes...pobre luisito, pobre.