Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

lunes, 21 de febrero de 2011

Y el dolor se hizo crónico




Crónico. Terrible palabra. Condena. Indefensión. Desesperanza. Invalidez. Incomprensión. Impotencia.

¿Qué hay tras la cronicidad?

¿Por qué el dolor agudo, justificado cuando apareció acoplado a una lesión, no desaparece si ya la lesión ha sido reparada, enfriada?  

Desde la doctrina (errónea pero vigente) de que el dolor surge allí donde lo sentimos, en tejidos de algún modo necesariamente mortificados, la cronificación sólo puede entenderse por la existencia de un resto de daño que sigue manteniendo activa la secreción de dolor. En ausencia de dicho foco, sólo queda una posible hipótesis: los "factores psicológicos" (depresión, catastrofismo, sensiblería, rentismo...) y un confuso terreno psiconeuroinmunoendocrinológico favorable. Perdón, por supuesto, también los genes...

La moderna investigación sobre neuronas y dolor ha demostrado que no es necesaria ni suficiente la existencia de un supuesto foco de lesión persistente allí donde duele. Se ha visto que en los centros neuronales que procesan las señales de los tejidos el procesamiento se realiza de un modo hipersensible. Basta un estímulo táctil o de presión suave para que las señales generadas induzcan en esos centros hipersensibles una respuesta inadecuada, como si hubiéramos aplicado estímulos realmente nocivos. Ello hace que al cerebro de la consciencia le llegue información exagerada, falsa. La doctrina (errónea pero vigente) atribuye al cerebro un papel pasivo. Se limita a recibir los dolores y a amplificarlos o atenuarlos según las circunstancias. Sigue considerando que el problema brota y se organiza en el "foco de dolor". El cerebro recibe mala información: señales de daño sin que haya daño o, influido por daños pasados, está enredado en un procesamiento anormal de las señales somáticas cotidianas, normales.

Al cerebro del dolor crónico le han encontrado ya varias singularidades tanto en neuroimagen como en registro de potenciales o cuantificación de neurotransmisores. El cerebro del dolor crónico no es normal. Se entiende que esas anormalidades son consecuencia del impacto continuado del dolor. El dolor acaba dañando el cerebro. Es necesario, por tanto, ganar la batalla de la analgesia con nuevos fármacos. De otro modo se pierde materia gris frontal y engordan las amigdalas.

El dolor crónico, se dice, es una enfermedad y se combate, lógicamente, con analgesia. El dolor crónico lumbar surge de una columna degenerada pero acaba degenerando el cerebro.

El dolor, sostenemos algunos, es la consecuencia de una valoración de amenaza (acertada o errónea) por parte del cerebro. El dolor crónico, seguimos sosteniendo algunos, es la consecuencia de una valoración errónea crónica de amenaza. Es un error crónico no detectado como error y que se alimenta a sí mismo. Si no se disuelve el error no conseguiremos la analgesia.

Los padecientes piensan que si algo o alguien les quitara el dolor se sentirían razonablemente sanos. Es complicado hacerles ver que no se sentirán bien (sin dolor) si no conquistan previamente la convicción de salud.

- Su organismo está razonablemente sano pero está gestionado por un cerebro equivocado... Se ha cronificado el error...

- Quíteme el dolor y me convenceré...

- Convénzase y se irá el dolor.

El dolor es una consecuencia, para unos de un foco activo de daño... para otros de un cerebro enfermo... para otros de un cerebro equivocado...  Para algunos el dolor sigue siendo una causa, algo que surge previo al cerebro. En todo caso el cerebro tiene la enfermedad de amplificarlo pero nunca de generarlo. El cerebro es víctima, como lo es el individuo que es quien lo siente y padece.

Los padecientes crónicos reciben aninflamatorios aunque no haya inflamación, opiáceos aun cuando no haya consenso sobre su indicación, antidepresivos y antiepilépticos. No se consigue con ello gran cosa en analgesia.

- Tiene usted dolor crónico. Considérese un enfermo. Sobrellévelo. Asúmalo.

Es el último gesto que cierra el círculo de la indefensión. La convicción certificada de enfermedad.

- El dolor ya ha dañado el cerebro. Ya nada podemos hacer... Mire: este es un cerebro normal. Compárelo con el de alguien con dolor crónico... por ejemplo, usted...

22 comentarios:

FFrod dijo...

El dolor crónico lumbar surge de una columna degenerada pero acaba degenerando el cerebro.

Bárbaro!, gracias por su blog

arturo goicoechea dijo...

FFrod: eso es lo que dicen. Realmente lo que genera degeneración lumbar y cerebral es el propio cerebro si se dedica a construir y aplicar convicciones de degeneración lumbar consumada e irremediable.

Saludos

Anónimo dijo...

Desde la ignorancia más absoluta ¿se puede aprender a reconducir la percepción equivocada del cerebro o nacemos con un defecto de fabricación y no se puede hacer nada?
Saludos
Mafalda

Arturo Goicoechea dijo...

mafalda: por supuesto que se puede reconducir la percepción errónea en el curso del aprendizaje. La percepción siempre está influida por lo aprendido. Si la pedagogía facilita los errores podemos y debemos reorientar con el conocimiento el proceso. No existen genes que producen errores específicos de aprendizaje.

Saludos

Halisko dijo...

Hola Arturo,

Yo hace 7 meses tuve una fractura en el peroné y aunque la fractura está consolidada correctamente las molestias siguen casi como al principio. Me dicen los médicos que tengo un edema residual (muy pequeño) en la zona, pero que eso no me puede dar tantas molestias. Vamos que haga deporte y vida normal. Yo aún así me temo lo peor. Empiezo a mirar en internet y me encuentro con el Sudeck. Le digo a los médicos y me dicen que yo no tengo eso porque no tengo ni signos clínicos (dolor muy fuerte, quemazón) ni físicos (hinchazón, cambios de coloración en la piel...). Tú crees que es mi cerebro que me está jugando una mala pasada? Yo he sentido que cuando estoy positivo el dolor es menor. Si yo intento convencer a mi cerebro que todo ha pasado y empiezo a hacer vida normal, tú crees que el dolor diminuirá?

Gracias,

halisko

arturo goicoechea dijo...

Halisko. si los médicos no aprecian signos de atrofia de Sudeck es que no existe ese problema. Si te aseguran que la fractura ha consolidado correctamente es que así habrá sido. Si a pesar de todo ello, sigue activada la percepción de dolor es que el cerebro mantiene la evaluación de amenaza, vulnerabilidad... No ha dado por aceptable y finalizado el proceso de reparación.

Es fundamental que esa convicción se consolide y reanudar la vida normal con confianza.


Saludos

Halisko dijo...

Arturo,

Entonces imagina la persona que tuvo daño físico y ya no lo tiene porque se ha recuperado pero esta persona no ha aceptado su recuperación.

El dolor que siente sin daño físico puede ser igual de limitante que el dolor incial con daño físico presente?

Arturo Goicoechea dijo...

Halisko: el dolor sin daño suele ser el que alcanza mayor intensidad y se cronifica. Las lesiones y su reparación tienen unos límites y tienden a generar dolor al principio para luego ir cediendo, según va reparándose el daño.

Saludos

Halisko dijo...

Pero este cronificación del dolor se puede cortar si convences a tu cerebro de que no hay dolor, es decir, de que todo ha pasado?

Arturo Goicoechea dijo...

halisko: el dolor es siempre real. No tiene sentido pensar que no duele. La reflexión-convicción necesaria es : "no hay nada dañado que justifique el dolor". Sería equivalente a: "el ascensor no se va a caer, no tengo por qué tener miedo". Tu propuesta sería: "no estoy sintiendo miedo...".

Es un error frecuente: confundir dolor y daño.

Saludos

Juan dijo...

Hola Arturo,

Lo que quería preguntar en realidad es si yo convezco a mi cerebro que no hay daño físico, el dolor o las molestias que siento desaparecerían paulatinamente?

Halisko

arturo goicoechea dijo...

Juan: de eso se trata: recuperar la confianza en el movimiento, en que no existe una amenaza, no hay tendones ninervios "cogidos"... El proiblema es cómo modificar un estado de conectividad que mantiene activa la función dolor. La herramienta es el conocimiento y la reintegración paulatina y confiada a las acciones que uno hacía antes del accidente.

En teoría el dolor se irá disolviendo. Así sucede en muchos casos.

Saludos

Halisko dijo...

Hola Arturo,

Es que yo vivo con el miedo de que por una fractura pueda tener el síndrome de Sudeck. El traumatólogo me ha dicho que no podría ni andar, que tendría el pie hinchado, etc. Pero yo sigo teniendo molestias en la zona y me temo lo peor, ya que el Sudeck no es de fácil diagnóstico como he oido. Y de mientras no sé si las molestias son por daño real (Sudeck) o creadas por el cerebro (dolor neuropático). La verdad es que estoy angustiado y no sé cómo darle solución a esto.

Gracias,

Halisko

Arturo Goicoechea dijo...

Halisko: la atrofia de Sudeck, actualmente denominada: "dolor regional complejo" no es de difícil diagnóstico si el profesional la tiene en mente. Si no está, no está. En todo caso, su origen es neuronal y está facilitada por un estado de alerta central. Te recomiendo que cierres el episodio de la fractura, dándolo por bien resuelto, si así lo confirma tu traumatólogo, y devolver el sosiego al cerebro para que autorice la normalidad.

Saludos

Halisko dijo...

Gracias Arturo por la atención prestada.

Es que el trauma me dice que si tuviera el Sudeck me hubiera dado cuenta ya que me dolería mucho hasta el andar. Tendría toda la extremidad con inflamación, etc. Cosa que no tengo

Además me hicieron una EMG para comprobar que el nervio peróneo externo no estaba afectado, ya que la fractura fue a la altura del cuello del peroné, donde pasa el nervio. Salió todo normal y puedo levantar y mover los dedos del pie, no he perdido sensibilidad. La EMG realizada a los 4 meses de fractura arroja resultados definitivos? En el caso de que el callo de fractura lo esuviera tocando/englobando la EMG daría alguna señal? Puedo estar 100% seguro que todo está en orden?

Gracias,

Halisko

Arturo Goicoechea dijo...

Halisko: no hay ningún dato que permita justificar la alerta respecto a una atrofia de Sudeck ni una lesión del peroneo. Debes archivar el episodio de la fractura, darla por bien resuelta y reiniciar la actividad normal, que para cuatro días que vamos a vivir...

Saludos

aitor dijo...

La verdad es que siendo ingeniero de telecomunicación puedo entender nuestro dolor como una avería, una avería difícil de solucionar, un ruido que afecta a nuestro transmisor, una interferencia que perturba al sistema nerviosos, nuestro receptor tienen una sensibilidad demasiado alta y se le "cuelan todos los ruidos, espureos, etc.
Cuando me llaga algún equipo electrónico averiado, lo testeo, lo chequeo, Utilizo un estudio IN_OUT y muchas veces cambiando un componente, soldando una pista, sustituyendo un conector se soluciona…otras veces el problema viene de una mala soldadura, una derivación a masa, una acoplamiento de señales muchos mas complejo pero todo tiene solución. El problema que tengo con esta avería es que no tengo repuestos, no tengo equipos de medida y puede ser que el problema sea software y no hardware…un mal virus.
Bueno utilizaremos tu blog, el cual nos abre la mente, seguiremos confiando en la unidad del Dolor de Getafe la cual tiene buenos profesionales e intentan paliar tu sufrimiento, seguiremos apoyado por fisios que intentan curarme y no sacarme el dinero, nos leeremos libros que me ayuden a comprender el por que del dolor (el libro de la SEFID parece interesante) y espero que con toda esta sinergia salgamos adelante. No hay mal que cien años dure….ni cuerpo que lo aguante.
Gracias por tu ayuda…siempre que tengas algún consejo bien venido será.

PD: Como persona cautivada por la tecnica considero que el cocimiento ayuda en su resolución...pero cual sera el limite del conocimiento con la obsesión que pueda re alimentar mi problema...no lo tengo claro. Quiza un RESET seria la mejor solución...tirar del enchufe a veces resuelve la avería.

Un abrazo

arturo goicoechea dijo...

Aitor: la percepcion biológica asienta sobre una lógica probabilística bayesiana. Es la misma arquitectura lógica que utilizan los ordenadores para diferenciar un SPAM de información útil.

La lógica bayesiana se apoya en redes de creencias que atribuyen a un dato de entrada (un efecto) una probabilidad de una causa. Si el sistema de creencias tiene calidad, el proceso de actualización y desarrollo del conocimiento es productivo. Si el sistema de creencias es erróneo, tal como sucede con el dolor crónico, la vida sólo contribuye a cerrar las puertas de la solución. Urge, en este caso desactivar las creencias, no el enchufe.

Saludos

aitor dijo...

la verdad es que estoy de acuerdo respecto a la analogía informática parece muy buena. Pero recuerda que si en un Pc entra un spyware o un malware puede hacer que ese filtro de entrada sea puenteado y llgando toda clase de mensajes erroneos o descargandose informacion indeseada. Por lo cual como dices el problema esta en el cerebro. El problema es software y no hardware aunque el Pc se apague o no se inicie.
Que opinas del libro de la SEFId sobre el dolor crónico, lo has leido? puede ayudar en la comprension de ciertas cosas para los "profanos" en el tema. Convencer al cerebro parece dificil pero lo intentaremos. Cuando hablo del RESET mental me refiero a cambiar la aptitud frente al dolor: tenemos 2 caminos hundirnos en la miseria y vagar como un alma errante o decir aqui estamos 4 días e intentare disfrutar todo lo que pueda intentando que no nos quiten la sonrisa y disfrutando los días regulares.

Un placer dialogar contigo.

Blanca dijo...

Hoy he conocido la existencia de este blog y me ha parecido de lo más interesante ya que, sin ser profesional de la medicina, hace tiempo que pienso que todo está en mi cerebro y que yo puedo, aún y todo reconozco que a veces me cuesta, pero sigo adelante.
Me va a permitir que le haga una pregunta sobre un familiar que de un tiempo para aquí tiene ruidos en la cabeza que le dificultan su vida cotidiana y su estado de ánimo. Ningún médico encuentra nada patológico. Usted a que cree que puede deberse? Muchas gracias y felicitaciones por su blog. Un abrazo

arturo goicoechea dijo...

Aitor: de informática no conozco mas que el aspecto metafórico básico para explicar el funcionamiento de la red neuronal. Tampoco conozco el libro sobre dolor crónico. Soy socio de la SEFID y no recuerdo haber recibido ninguna notificación. Estaría bien que existiera pues es un buen lugar de procedencia.

Respecto al dolor crónico pienso que la fundamental es cambiar la narrativa que el cerebro va construyendo sobre estado físico, su vulnerabilidad y degradación.

Saludos

arturo goicoechea dijo...

Blanca: los ruidos en la cabeza (acúfenos)pueden generarse por lesión en el circuito que gestiona la audición y/o por estados de atención cerebral a las señales que fluyen por esa red.

Uno puede percibir y atender el ruido de la calle, si considera que tiene relevancia. El cerebro también atiende y da relevancia a estímulos internos y externos irrelevantes (ruido) que compiten con las señales (conversación, música...).

No hay soluciones farmacológicas para los ruidos. Primero deben descartar lesiones significativas en el circuito auditivo y, una vez descartadas, se pueden intentar procedimientos que tratan de enmascarar el ruido y/o ejercicios para aprender a no prestarle atención porque no indican nada relevante. En cualquier caso es un tema de competencia de los Otorrinos.

Saludos