Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

sábado, 21 de marzo de 2009

¿qué tiene de especial la cabeza para que duela tanto?




El sistema nervioso central (cerebro, troncoencéfalo y médula) está especialmente protegido respecto a agentes biológicos y estados físicos y químicos potencialmente nocivos. Encerrado en el caparazón óseo formado por cráneo y columna vertebral, dispone también de una cubierta de membranas, las meninges, especialmente preparadas para detectar cualquier eventualidad peligrosa con una densa red de sensores de daño y de una barrera entre los capilares y el propio tejido neuronal (la "barrera hemato-encefálica") que selecciona, de forma exigente, las moléculas autorizadas a entrar en el compartimento neuronal.

Es muy poco probable que se produzcan infecciones meníngeas, roturas arteriales, cambios bruscos de la presión interior u oscilaciones térmicas extremas.

En la red neuronal la actividad es constante. Innumerables pequeñas corrientes eléctricas chisporrotean en los circuitos como fondo del procesamiento ininterrumpido de las señales procedentes de los sentidos externos e internos y de la rumiación continua del material de los sistemas de memoria ("parloteo neuronal"). 

Los puntos de conexión entre las neuronas (sinapsis) se encienden y apagan sin cesar. Estas conexiones necesitan estar activas para sobrevivir. Si no les llega tarea, una red de células nerviosas auxiliares ("células gliales") se encargan de que "hagan algo de ejercicio". Si la actividad es excesiva las mismas células bajan el pistón. Las conexiones no deben activarse ni mucho ni poco: sólo lo justo. La actividad neuronal es, por tanto, saludable, como puede serlo el ejercitar los músculos, los pulmones o el corazón. 

El ajetreo mental, los cambios de tiempo, los cambios hormonales, el chocolate, el tabaco, los viajes o el sueño escaso o excesivo no ponen en peligro la integridad neuronal. Por tanto no tiene sentido biológico que estas incidencias inevitables (los famosos desencadenantes) inquieten a los centros de vigilancia. 

No existe ninguna peculiaridad química en las neuronas vigilantes meníngeas intracraneales que las distinga de, por ejemplo, de las que se ocupan de la médula lumbar. Aparte de los sucesos nocivos locales externos (quemaduras, traumatismos) e internos (meningitis, hemorragia meníngea, aumento o descenso brusco o límite de la presión intracraneal) no hay ninguna condición física o química que afecte en exclusiva a la cabeza. Tampoco existen genes para inducir dolor sólo en la cabeza.

¿Qué sucede para que el cerebro active tan fácilmente el programa dolor en la cabeza?. No es la química, el estrés ni la sobrestimulación sensorial. Las luces, olores y sonidos se han transformado en pequeñas corrientes para cuando llegan al cerebro y su impacto sobre la retina, el tímpano o las células olfatorias nasales es nulo como trauma físico o químico. 

Los neurólogos se empeñan en la tesis de la hiperexcitabilidad genética pero con un mínimo de rigor no es posible explicar todo un rosario de ¿por qués? que podrían plantearse para derribar su doctrina. Realmente no abundan las preguntas necesarias en toda teoría que se tiene por científica. 

¿Por qué valora el cerebro el interior de la cabeza como algo vulnerable tratándose del lugar más protegido del organismo? (tanto es así que la evolución ni siquiera le ha provisto de sensores de daño al cerebro). 

Hay pacientes que comen chocolate o beben un poco de alcohol y se enciende la crisis migrañosa con toda su brutalidad. Es una alarma absurda, un despropósito. Ni el chocolate ni el alcohol van a infectar, desgarrar, quemar ni comprimir el interior del cráneo. 

¿No se podría quitar el miedo exagerado e irracional del cerebro a algo tan inocente como comer chocolate, tomar el sol, dormir poco o mucho etc?.

La respuesta es un sí rotundo. Basta con descatalogar el miedo cerebral para que se desactiven las migrañas por "desencadenantes".    

¿Cómo se descataloga lo irracional?

Es muy sencillo...con el conocimiento. A falta de conocimiento el cerebro construye creencias, hipótesis. Utiliza el material informativo que recibe y construye y lo aplica. Es la doble cara de la cultura. Nos permite sobrevivir pero nos crea dependencia de lo que nos cuentan y no podemos comprobar.


10 comentarios:

Lola Fuertes dijo...

Doctor, su blog me ha parecido muy interesante, aunque le sugeriría, si me permite el atrevimiento, que le diera un enfoque distinto.

Al comenzar a leerlo, me ha parecido que usaba muchas palabras técnicas y, por lo tanto, (si me vuelve a permitir el atrevimiento), se hacía un poco costoso seguir leyendo.
Ya que acaba de empezar a bloguear, le sugiero que para atraer "clientela" le dé un enfoque más ameno y cercano, para así enganchar a los lectores desde el principio. Se ve que tiene mucho que decir y además de gran interés. Un saludo y ánimo!

Arturo Goicoechea Uriarte dijo...

el objetivo de este incipiente blog es el de reflexionar sobre dolor y otras miserias físicas, cerebro y cultura. Lo ideal es que surja el diálogo entre los visitantes y para ello debe adquirir atractivo.
El formato, como sugieres, es importante pero no debe zamparse el contenido. Me temo que el arranque esté dominado por el monólogo, por las ideas que me bullen e intento transmitir.
Tomo nota de las sugerencias y procuraré cuidar la presentación para que los visitantes metan la cuchara al plato y no hagan bola.

Anónimo dijo...

Ésto es lo que han publicado hoy en Yahoo. Es la antítesis de lo que se defiende en este blog y, desde mi punto de vista, un paso atrás para todos los que leen hoy el artículo en yahoo:

¿Se pueden curar las migrañas?
mar mar 24 11:48

Cuando hablamos de migraña o jaqueca estamos haciendo referencia a un dolor severo de cabeza, que afecta generalmente a un sólo lado de la misma y que suele estar acompañado de nauseas o vómitos. Como regla general empeora con la luz (fotofobia), el ruido (fotofobia) o con el movimiento.


La duración de la migraña varía sustancialmente de un paciente a otro y de una crisis a otra. Mientras en unas ocasiones el dolor desaparece en unas horas, en otras se puede prolongar hasta cuatro días. Con la intensidad del dolor sucede lo mismo, para cada persona es diferente.


Esta enfermedad está causada por la dilatación de los vasos sanguíneos del cuello y de la cabeza, los cuales estimulan las terminaciones nerviosas provocando dolor. Suele afectar a familias, lo que presupone un componente genético, y en un porcentaje más elevado a las mujeres que a los hombres. La franja de edad que más sufre de migrañas se enclava entre los 15 y los 45 años, aunque recientes estudios afirman que los niños en sus edades más tempranas, incluso en el útero materno, se pueden ver afectados por esta patología.


Existen dos tipos de migraña; unas, las llamadas clásicas o con aura, presentan unos síntomas previos a la aparición del dolor que pueden aparecer incluso dos días antes de que comience la jaqueca. Las otras, llamadas comunes o sin aura, suelen desencadenarse sin previo aviso.


El tratamiento para la jaqueca o migraña se centra en dos aspectos que deben ir siempre unidos. Por un lado la búsqueda y eliminación de los desencadenantes del dolor, por otro lado el control de los síntomas. Permanecer en una habitación oscura, fresca y sin ruido, aplicar compresas de agua fría, recibir un masaje en la zona del cuello o de la cabeza son técnicas no agresivas que permiten un alivio del dolor sin recurrir a los analgésicos.


Las personas que sufran esta enfermedad deben estar muy atentas a su dieta, ya que alimentos como el café, el chocolate, los plátanos, el alcohol y algunos aditivos alimentarios pueden ser desencadenantes de una crisis. También la falta o el exceso de horas de sueño, el estrés y la vida sedentaria. Por ello se recomienda una vida sana y una alimentación equilibrada, no para curar la enfermedad, que por desgracia la medicina aun está lejos de poder hacerlo, sino para controlar las crisis y evitar el dolor.


En cuanto al ejercicio es bueno precisar que los ejercicios recomendados son los aeróbicos, ya que los anaeróbicos, por ejemplo levantar pesas, conllevan la vasodilatación que afecta la irrigación cerebral, lo que agrava el problema en lugar de solucionarlo.


Por Alicia G. García

Victoria Mena dijo...

Alicia,

¿Por qué dice usted que lo que preconiza este blog es un paso atrás? Un paso atrás en qué sentido ¿en la conceptualización de la migraña? ¿en la posibilidad de tratamiento? En este artículo de Yahoo que usted nos trae, y que contiene una soberbia descripción de la mayoría de los tópicos sobre la jaqueca, se deduce que la causa de la jaqueca no es conocida (¿qué es lo que causa la vasodilatación? No es lo mismo causar, producir, que intervenir como desencadenante) y que el tratamiento está lejos de encontrarse, cosas que no parecen muy optimistas ni avanzan mucho en el conocimiento científico.

Sólo quedaría llevar un estilo de vida monacal, huyendo del infinito ejército de desencadenantes al acecho. No sé, no me parece muy normal, ¿dónde ve usted el avance?

Me da la impresión de que ni siquiera está admitido ya, por la neurología oficial, que la jaqueca esté producida por la dilatación de los vasos del cerebro...

Arturo Goicoechea Uriarte dijo...

Alicia: hace una descripción correcta de la teoría oficial, aceptada universalmente por los neurólogos de todo el mundo...hasta hace pocos años.

Se ha defendido el origen vascular de la migraña, situando el problema en una sensibilidad anómala de las terminales sensoriales de los grandes vasos meníngeos.

Estas terminales meníngeas serían genéticamente hipersensibles. Ello presuponía que los receptores meníngeos serían distintos a los del resto del cuerpo ya que el dolor en la migraña sólo se expresa en la cabeza.

Se ha investigado si existe alguna peculiaridad bioquímica en las terminaciones meníngeas pero se ha comprobado que no es el caso.

En otros experimentos se ha tratado de comprobar si la vasodilatación inducida artificialmente en los vasos meníngeos se acompañaba de dolor y tampoco ha sido el caso.

La doctrina vascular ya no es sostenible aunque todavía sobrevive.

Lo mismo sucede con la genética. Pîenso dedicar una página específica al tema y lo desarrollaré con más amplitud. Sólo se ha descubierto una genética potencialmente relacionada con la migraña en una forma extremadamente rara: la "migraña hemipléjica familiar" y se han extrapolado los datos a todas las migrañas.

Evidentemente lo que defiendo en este blog va en contra de las propuestas oficiales, pero está absolutamente de acuerdo con la neurofisiología del dolor, independientemente de que éste se exprese en la cabeza, en el codo o en las orejas.

Cada especialista construye una doctrina a su medida y vale para todos la explicación de los genes por un lado y los famosos desencadenantes por otro(el estrés para los psicólogos, la sinusitis para los otorrinos, la disfunción témporomandibular para lo máxilofaciales, los alimentos para los dietistas, la graduaciónóptica para los ópticos...etc.

Lo verdaderamente escandaloso, en mi opinión, es que no se analice la contribución de la red neuronal en su conjunto como órgano especializado en la toma de decisión.

En la consulta veo a muchos migrañosos que cumplen los criterios oficiales diagnósticos y que pueden padecer crisis tras comer chocolate, beber algo de alcohol, exponerswe al viento sur o estar en período premenstrual, menstrual o postmenstrual.

Muchos de ellos tienen antecedentes familiares.

Pues bien, hacemos un trabajo de modificación de creencias y actitudes, en la dirección absolutamente contraria a la que se propone habitualmente y usted recoge en el comentario y, en muchos casos, desaparecen las migrañas para sorpresa y contento de los pacientes.

Sé que es difícil aceptar estas tesis del blog por lo novedoso y por ser contrario a lo que siempre nos han contado.

El sentido de crear este blog es el de aportar una visión distinta y eficaz a los pacientes que sufren el embate despiadado de las crisis migrañosas.

Saludos y gracias por su comentario.

Anónimo dijo...

Creo que Alicia se refería a que el paso atrás es para los que leen el artículo de Yahoo, y no a las ideas que aquí se defienden. En ese caso estoy absolutamente de acuerdo con ella. Si se refería a este blog, le animaría a adentrarse en el mundo de las migrañas desde este enfoque que Arturo propone, pues es totalmente enriquecedor en muchos sentidos. Las teorías oficiales sobre jaquecas caen por su propio peso. Enhorabuena por este magnífico blog y ánimo!

Arturo Goicoechea Uriarte dijo...

Alicia: reconozco que puedo haber malinterpretado su comentario. La reflexión de "el paso atrás" no quedaba claro si se refería a los conceptos vertidos en el blog o a los lectores de Yahoo. En cualquier caso, agradezco cualquier reflexión aportada sinceramente en este foro. Si le interpreté mal le pido disculpas. Saludos

Victoria Mena dijo...

Alicia:

Le envío también mis disculpas, pues es cierto que el sentido de su comentario pudo ser el que nos indica el comentarista de las 15:07.

Un saludo.

Victoria Mena dijo...

Sería bueno que los comentaristas anónimos utilizaran un nombre (no hace falta que sea real) para que pudiéramos identificar y seguir las opiniones y también responder... Se agradece mucho.

Si no quieren inscribirse en Blogger, basta con pinchar en "Nombre/URL" y escribir el nombre que prefieran.

Maimai dijo...

Perdón, estoy un poco pez en esto de internet, yo soy la anónima. Muchas gracias por la información.