Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

lunes, 10 de enero de 2011

Percepción del movimiento


Aristóteles describió cinco sentidos (tacto, vista, oído, olfato, gusto). Ahí nos hemos quedado. Algunos han hablado de un confuso sexto sentido, aquél que nos permite detectar sucesos a base de corazonadas, intuiciones.

Realmente no tiene mucho sentido hablar de los sentidos. La realidad produce múltiples variables que pueden ser detectadas por sensores específicos. Los seres vivos disponen de una gama variable de ellos. Con los datos que obtienen y con su procesamiento memorizado consiguen hacerse con una idea de lo que sucede fuera y dentro.

Algo que existe ahí fuera y dentro es movimiento y la fuerza de la gravedad. Los objetos y los sujetos nos movemos en un campo gravitatorio. Nada permanece inmóvil. Los ojos no cesan de bailar en las órbitas por más que creamos tener la mirada fija, la cabeza, cuello, tronco... todas las articulaciones se mueven incesantemente. Los objetos externos también pueden moverse.

El movimiento propio y ajeno y su interacción genera una amplia gama de estímulos. La luz reflejada sobre los objetos estimula la retina generando información sobre su movimiento relativo al de la posición de los ojos (flujo óptico). Si miro hacia la derecha, el mundo se desplaza a la izquierda en la retina. Cada giro de la cabeza (aisladamente o como parte de todo el cuerpo) activa unos sensores de aceleración angular colocados en el oído interno, cada uno en una de las tres dimensiones euclidianas. Los desplazamientos lineales (atrás-adelante, arriba-abajo) son detectados por otras estructuras alojadas también en el oido interno. Cada músculo estirado por la gravedad o por el movimiento activa sensores de estiramiento que permiten conocer los desplazamientos y posiciones del cuerpo. Todo el organismo dispone de detectores de presión con una amplia gama de sensibilidad y habituación.

En definitiva, la red neuronal dispone de información compleja y confusa sobre lo que se mueve y está quieto y aprende con el tiempo a hacerse una idea probabilística sobre la que construye programas motores que nos permiten levantarnos, andar, girar, saltar, dar piruetas, coger objetos móviles, adivinar su posición en el espacio-tiempo... todo ello procurando el éxito en los propósitos y sin lesiones.

El individuo recibe una percepción estable de esa realidad espacial, propia y ajena, aun cuando no sea así. El cerebro nos engaña una vez más... por nuestro bien, para facilitar una navegación exitosa y segura.

Lo deseable es percibir la realidad de forma transparente, inexistente. Conseguir los objetivos sin ser conscientes de todas las variables móviles (visuales, mecánicas) que se producen en el intento. Girar la cabeza, incorporarnos y seguir percibiendo estables el mundo y nuestro cuerpo. Estar quietos de pie y sentir estabilidad a pesar de los miles de minidesplazamientos que se producen por segundo en ojos, cabeza, cuello...

El cerebro construye una hipótesis anticipada de las consecuencias sensoriales de las acciones programadas. Si hay giro visual a la derecha el mundo gira a la izquierda, etc. Si lo anticipado coincide con lo que sucede filtra los estímulos y nos proyecta estabilidad. Si hay alguna variable imprevista, interna o externa, hay un momento de duda. Centra la atención, analiza los nuevos datos y resetea todo el proceso.

En ocasiones la interpretación del movimiento es errónea. Nos levantamos en un espacio estable (la cama en la habitación) y el cerebro interpreta que se ha movido la habitación (vértigo). Arranca el tren que tenemos al lado y el cerebro proyecta el movimiento al nuestro, aun cuando esté parado (vértigo).

El movimiento genera siempre flujos de estímulos, ruido y señales. El cerebro filtra lo irrelevante, al igual que lo hace con la percepción visual, sonora, tactil, olfatoria... y ello nos permite centrar la atención en una conversación y no en el ruido ambiente.

Existe el "sentido del movimiento". Genera constantemente estímulos internos y externos. Hay estímulos irrelevantes y relevantes. El cerebro selecciona las relevancias. Existen relevancias reales y relevancias teóricas, posibles pero no probables. Podemos caernos, perder el conocimiento, tener infartos, enfermar, morir... Muchas veces percibimos mareo, inestabilidad, sensación de estar flotando, fuera de la realidad. A veces al movernos. Otras al estar quietos. Ello nos obliga a no movernos o, lo contrario, huir, evitar el escenario de ese momento.

El mareo es objeto frecuente de consulta. Excepcionalmente es debido a enfermedad. Generalmente corresponde a un estado de incertidumbre cerebral sobre lo que pudiera suceder... Es una alerta sobre consecuencias negativas generadas en un campo gravitatorio al movernos o pensar hacerlo...

Las explicaciones sobre el mareo son más complicadas que las del dolor. Habitualmente los ciudadanos están instruidos a pensar que el mareo se produce por el oído, las cervicales, la tensión baja, el riego, los nervios... Nadie les ha hablado de neuronas, del "sentido del movimiento".

- ¿Por qué me mareo?

Un médico de mi pueblo estaba siendo acosado insistentemente por esa temida pregunta por una paciente... Era por los sesenta...

- ¿Ve usted el telediario?

- Sí

- ¿Ve usted la tierra girando?

- Sí

- Bien... pues algunos se marean...

La desafortunada respuesta desenmascara la incapacidad para construir explicaciones breves, sencillas, correctas, sobre el mareo.

Me temo que haya liado más la cuestión con la entrada de hoy. Quédese con la idea de que el mareo, generalmente, indica un estado de alerta innecesario, sensible, sobre todo lo que sucede o puede suceder, referido a que nos movemos en un campo gravitatorio.

¿Qué podemos hacer?

Saber que es así, proyectar seguridad sobre nuestro cuerpo y centrarnos en el objetivo como personas desatendiendo las incertidumbres como organismo, estemos quietos o moviéndonos. 

5 comentarios:

NEURIWOMAN dijo...

Un gran problema o pequeño segun se mire, es que los pacientes ansiamos una respuesta clara y concreta del médico en ese momento.

Y que para algunos médicos el contestar "no lo se" implica una sensación de incompetencia que no se pueden permitir de cara al paciente.

Siempre hay que tener una respuesta rápida para decir la última palabra aunque sea absurda.

Aunque psicologicamente el padeciente que recibe la respuesta, absurda o no, se queda más tranquilo. Callarse o manifestar que no se tiene ni idea, magnifica el problema en la mente padeciente. Y hay veces que nos quedamos tranquilos con una simple respuesta, aunque no tenga ni pies ni cabeza.

En cuestión de mareos y vertigos también le sigo y me uno al club de dolientes. Aunque este tema lo llevo bien, sobre todo teniendo en cuenta que cortaron el estato-vestibular para extraer el neurinoma. Pero compenso bien con el que me queda.

Mis saludos más cordiales.

Jose Luis dijo...

Gracias doctor por el comentario, yo llevo asi desde Mayo 2006 y los medicos no me dicen que no saben, sino que me dicen que es psicologico, pero a mi lo que me tiene psicologicamente mal es el estar mal a causa del mareo. Intento hacer la vida normal pero esto me frena mucho, siempre estoy como resacoso o borracho, y no bebo eh...
Es una sensacion continua de estar enfermo, y da igual que este preocupado o contento, es continua.

NEURIWOMAN dijo...

Doctor le he dejado comentario en respuesta a su pregunta de ayer en el post "Decisión".

Arturo Goicoechea dijo...

Neuriwoman: hay un acuerdo no escrito sobre respuestas aceptables: aquellas que le suenan tanto al profesional como al paciente. Las respuestas aceptables sosiegan a corto plazo pero complican el medio y largo plazo.

El que en tu caso el cerebro controlara el efecto de la intervención es una prueba de la capacidad de adaptarse a las lesiones, siempre que conoce la causa.

Saludos

Arturo Goicoechea dijo...

Jose Luis: los factores psicológicos, las peripecias personales, pueden facilitar los errores o incertidumbres cerebrales pero no son la causa del mareo. Se trata de un problema neuronal, evaluativo, físico. La falta de explicaciones y el recurso a la socorrida etiqueta de "psicológico" es un factor añadido al sufrimiento impuesto por el síntoma.

Seguiré tocando el tema... Saludos