Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

lunes, 24 de enero de 2011

Hablar con el cerebro



Hablamos con el cerebro continuamente, inevitablemente. Desde la consciencia proyectamos hacia nosotros mismos una valoración de lo que sentimos y pensamos. 

- Hable con su cerebro. Proyecte la convicción confiada de que nada sucede donde él proyecta dolor, peligro...

A muchos pacientes esta propuesta les parece absurda, ridícula. Piensan que defendemos la idea de un hombrecillo interno.

- Ya le dije al cerebro que no me doliera pero...

La comunicación intracelular e intercelular es una condición necesaria para la vida. Sin información no hay vida. Hay diálogo entre los componentes intracelulares, entre el citoplasma y el núcleo, entre la célula y su entorno inmediato. Cada neurona habla consigo misma. Recoge multiples impactos de la realidad sobre los receptores de la membrana y genera una señal (potencial de acción) que integra todas las miniseñales de todos los puntos de contacto. A través del potencial de acción libera mensajeros químicos (neurotransmisores) que transmiten la información de esa neurona a otras pero también a sí misma. En función de lo que la neurona se dice a través de sus propios neurotransmisores cambia su estado de excitabilidad. La neurona es un individuo que habla consigo mismo además de con los vecinos y el conjunto del organismo.

A medida que se van procesando las señales en diversos centros, las decisiones generadas y expresadas en forma de potenciales de acción y neurotransmisores se produce el mismo diálogo de cada centro consigo mismo, con los vecinos y con el conjunto.

No tiene nada de particular que cuando el procesamiento cerebral proyecte sus resultados al ámbito misterioso de la consciencia se produzca la misma reentrada de información, el diálogo del cerebro consigo mismo a través del rebote desde la conciencia. El cerebro no se conoce a sí mismo como parte consciente hasta que recibe la información, la percatación de que sus procesamientos han generado unos determinados contenidos conscientes. En la percepcion visual cada centro cerebral procesa un aspecto de los objetos: la forma, la ubicación en el espacio, el color, el movimiento... Hasta que sale a la consciencia el resultado global, el qué es y dónde está el objeto, el cerebro no lo sabe. El cerebro de las formas sólo sabe que hay un objeto con unos bordes de contraste en una determinada dirección, el del movimiento, que ese algo se mueve rápidamente. El conjunto de esos procesamientos elementales produce al salir a la consciencia el informe: "coche" y ese resultado reentra en la red.

La consciencia (el YO consciente) es el nivel más complejo de procesamiento. Al igual que se produce un transvase desde el cerebro al individuo este puede disponerse en posición de atención y abrir los sentidos a la entrada de información que permita modificar las evaluaciones cerebrales.

El objeto de la pedagogía del dolor (know pain, no pain) es precisamente el de introducir en el diálogo cerebro-individuo material informativo que modifique las decisiones derivadas de ese diálogo.

No depende del individuo establecer o no el diálogo con el cerebro. Este existe siempre. Se trata de, dada su existencia, influir en su resultado, reinterpretar, reevaluar, hacer otro tipo de atribuciones, quitar y poner relevancias.

Hablar con el cerebro no consiste en verbalizar una especie de rezo, repetir frases mágicas, dar órdenes o suplicar. El individuo debe proyectar sus convicciones y defender su programa, no dejarse intimidar por la presión de las propuestas cerebrales de valorar amenaza.

- Dígale a su cerebro, cuando le proyecte dolor...

El dolor es una hipótesis en muchos casos, una especulación probabilística cerebral. El individuo debe saberlo con certeza y proyectar esa convicción.

Eso es todo.  

7 comentarios:

NEURIWOMAN dijo...

Hola doctor, concluye usted con un "eso es todo" y yo le diría que "ahi es na".

Quiero decir que no es tan facil establecer ese tipo de conexión tan personal e impersonal al mismo tiempo.

Que es normal que como animalillos supersticiosos que somos nos guste adornar de rituales magico curativos nuestras mejorías o nuestros empeoramientos. Porque además de cerebro tenemos mente, prejuicios, circuitos de recompensa, pensamientos varios que nada tienen que ver con lo que usted nos enseña.

Creo haber entendido en mensaje y me quedaria con este parrafo:

"No depende del individuo establecer el diálogo con el cerebro. Este existe siempre. Se trata de, dada su existencia, influir en su resultado".

Aunque sigo teniendo problemas para entender el verdadero significaco de términos como conciencia, yo consciente, cerebro o mente.

Entiendo que el cuerpo y el cerebro tienen su propio idioma como forma de comunicación. Pero no hasta que nivel puedo interaccionar para poner de mi lado la balanza.

Me consta que funcionar, funciona y que en estos momentos me esta funcionando con el tema de las jaquecas.

También me ha funcionado antes en otros temas, pero si tuviera que decir como o de que manera lo hice, pues sinceramente lo ignoro.

La sensación que queda despues es la de haber desafiado un reto, haber vencido un miedo infantil, una fobia y sin saber como haberlo conseguido. Y no volver a sentir la angustia de estar fuera de control. No se si me explico.

Gracias por sus escritos. Saludos cordiales.

Arturo Goicoechea dijo...

NEURIWOMAN: cuando digo "eso es todo" quizás debiera añadir... "lo que puedo decir" pues sobre la conciencia poco podemos comentar salvo saber que existe como presencia, como fenómeno y que nos vienen sus contenidos desde dentro y que tenemos, al menos, la apariencia de poder modificarlos con eso que sentimos como voluntad.

Describes perfectamente tu visión personal de ese diálogo entre individuo y cerebro al final del comentario.

Como siempre, un placer disfrutar de tus reflexiones.

Si te animas, podrías escribir algo y lo publicamos como entrada.

Saludos

Recomenzar dijo...

Maravilloso tu blog Si querés podemos enlazar las letras Saludos

NEURIWOMAN dijo...

Sinceramente me encantaría escribir algo, pero en estos momentos no se me ocurre un tema apropiado.

Se aceptan sugerencias.

Mi correo es neuriwoman@gmail.com.

arturo goicoechea dijo...

NEURIWOMAN: creo que puedes bordar cualquier tema desde tu visión personal. Sin salirnos del marco de esta entrada, puedes hablar, por ejemplo, de cómo ves el diálogo con tu cerebro, cuáles son tus estrategias, tus visualizaciones...

NEURIWOMAN dijo...

Agradezco su confianza en mi para incluir mis pensamientos en su blog pero no se me ocurre nada que pueda constituir una entrada digna de su blog.

Ya sabe, por mi blog, que soy bastante dispersa y que aquello es una miscelanea de todo lo que despierta mi curiosidad y me mantiene entretenida compartiendo con quienes quieren leerme. Pero este es un blog serio, sobre un tema concreto y una capacidad pedagogica muy alta. Y comentando me siento bien, pero escribiendo una entrada me siento fuera de lugar.

Así que de momento prefiero quedarme en la zona de comentarios y si usted quiere utilizar en sus entradas cualquiera de ellos como el punto personal de vista de una padeciente, estaré encantada.

Saludos cordiales.

arturo goicoechea dijo...

NEURIWOMAN: es mi intención facilitar a los visitantes con experiencias vividas en dolor, mareo... la oportunidad de exponer sus experiencias y reflexiones. Creo que tienes habilidades para hacerlo. Los comentarios también sirven, por supuesto. Cualquier colaboración será bienvenida.

Gracias y saludos