Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

sábado, 29 de mayo de 2010

¿Será posible...?






Ayer, Manderley, otro de los apreciados visitadores del blog, fisioterapeuta atrapado en la nueva corriente de la neurobiología integrada del dolor, me sorprendió gratamente con la noticia de que en la revista Integral se hablaba en el artículo "tratar la fibromialgia" de Moseley, del dolor sin daño, de las falsas alarmas... ¡del cerebro!

Es la segunda vez que tengo que frotarme los ojos para creérmelo. La primera vez sucedió en el blog Women and Fibromyalgia. Ello me animó a dedicar varias entradas al complejo y sensible tema de la Fibromialgia. Confieso que quedé bastante frustrado con los intentos pues no conseguí que los comentarios se centraran en la teoría que vengo proponiendo de la "disfunción evaluativa cerebral" y de su posible aunque difícil resolución a través de la pedagogía, lo que en una entrada denominé: "Fisioterapia cognitivo conductual". 

El drama de las padecientes con Fibromialgia hace que centren sus esperanzas en la resolución desde el paradigma de "una enfermedad misteriosa de origen desconocido para la que no se conoce curación" en nuevos avances de la Medicina, en nuevos fármacos. 

Un factor crucial en el atasco en que se encuentra la Fibromialgia es el de la reclamación del carácter de enfermedad, en sentido clásico, su legitimación biopatológica, el certificado que abra la puerta a los padecientes a legítimos subsidios y les proteja del trato vejatorio al que son sometidos en su insufrible peregrinaje por las consultas de profesionales desmotivados e insensibles al drama.

Estoy convencido de que el considerar a la Fibromialgia y otros padecimientos (migraña, colon irritable, fatiga crónica...) como expresiones de una disfunción evaluativa neuronal, análoga a la disfunción evaluativa inmune, puede disolver gran parte de los prejuicios, malentendidos y reticencias que, desgraciadamente, le acompañan.

Un Fisioterapeuta entrenado en neurobiología del dolor es, con toda seguridad, el profesional más capacitado para ayudar a las padecientes a salir del túnel pero para ello es necesario que profesionales y colectivos de afectadas conozcan bien las nuevas propuestas. De otro modo no pasará de ser una propuesta más de la desesperante lista de terapias condenadas al fracaso. 

No me ha resultado fácil presentar el modelo a colegas y padecientes. La decepción es especialmente deprimente con los neurólogos. En ninguno de los dos Hospitales en los que desarrollé mi formación han dado el beneplácito para poder exponer estas nuevas propuestas. 

Todo hace indicar que no va a resultar demasiado complicado aceptar que el dolor crónico es un problema cerebral y no "músculoesquelético", neuronal y no reumático. Es un primer paso.

Lo difícil va a ser convencer a afectados y profesionales de que no estamos ante un cerebro anómalo, deficiente, que procesa mal la información sino ante un cerebro normal, atrapado en un excelente procesamiento de una pésima información. 

Afortunadamente tenemos con nosotros a Lorimer Moseley, un prestigiado investigador sobre Neurobiología del dolor, es nuestro primo de Zumosol...

13 comentarios:

Fisioaso dijo...

Sí sr., un fisioterapeuta educado en la neurobiologia tratando de manera holística el dolor... Me atrae la idea. Trato con padecientes de fibromialgia a diario puesto que estoy trabajando dentro de su asociación. Como bien dices, el rechazo y la ignorancia de otros profesionales de la salud complican y estresan muchísimo a la paciente de manera que entran en un círculo vicioso difícil de romper.
Cabe decir, que tampoco hay que rechazar otras propuestas des del punto de vista fisioterapéutico, me refiero al abirdaje de partes blandas, reeducación postural, etc. que combinadas con la pedagogía del dolor seguramente muestren muy buenos resultados.
Muy interesante el artículo, espero que otros colegas de profesión acepten pronto esas propuestas, deberían no encerrar su mente...
Un saludo

cari dijo...

Preguntas: Es esperable encontrar entre los egresados de la carrera de Kinesiología un fisioterapeuta entrenado en neurobiología del dolor?
Este apartado forma parte de su formación académica? O es una especialización? O más bien una búsqueda personal..?

Tiene el kinesiólogo en el Ecosistema de los Equipos de Salud (!) 1)el reconocimiento, 2)el espacio, 3)el tiempo, 4)la retribución económica, 5) un largo etc.; para dedicarle al mal mirado cerebro fibromiálgico la energía suficiente para desmontar sus falsas creencias?

Me temo que (al menos en Argentina) ese profesional no ha sido invitado a la fiesta. Momento de reconsiderarlo.

Arturo, cada día explico a mi cerebro (cuando responsablemente se pone trabajar en "hacerme doler todo") de qué viene todo esto. Voy bien, la mirada de la vida es otra desde ahí. Y ése es un cambio radical en la Fibromialgia. Gracias, como siempre.

Victor dijo...

Estuve en la Universidad de Zaragoza en un curso de fin de semana que dio Rafael Torres Cueco sobre neurofisiología y abordaje del dolor crónico(para fisios).

En él, haciendo alusión a la entrada, dijo que esta no dejará de existir mientras exista la palabra fibromialgia.

En mi opinión las enfermedades y las dolecias son cada vez más virtuales, iatro y sociogéncias, y no por ello menos reales...

Veo todos los días en la consulta auténticos problemas con el uso del lenguaje, tanto de emisor como de receptor, que minan la salud y su percepción por parte del paciente.

Quiero médicos que desdramaticen, que eduquen, salas de espera alegres, ningún folletito sobre ostoporosis o fibromialgia, pacientes que cojan peso y, a poder ser, con un mínimo de inteligencia para no desfallecer en el intento de llevarlos a su fisiología normal y recuperar asi su salud...

Tendré que escribir un libro para que suceda esto aunque sea metafóricamente...

Un saludo

cari dijo...

Cómo deberíamos imaginar una sesión con un fisioterapeuta entrenado en neurobiología del dolor?

cari dijo...

Arturo, otra duda: Si al dolor basal de la Fibromialgia (que atribuimos a falsa alarma cerebral), le sumamos el hecho de haber estado un par de días haciendo malas fuerzas, en malas posturas (estoy mudándome,pero podría ser el hecho de asistir al gimnasio en otro caso o cualquier esfuerzo extra,digamos), y ese dolor se agudiza MUCHO..
1) Es el cerebro muy enojado por tanta osadía de trabajo descalificado?
2) Puede haber alguna mínima "lesión" -y ésta sí verdadera? produciendo dolor?- por someter a las estructuras a malas fuerzas/posturas?
3) O son las dos cosas: algo de inflamación para reparar pequeñas lesiones por el esfuerzo y el cerebro exagerando todo eso?
GRacias, voy terminando con las preguntas, prometo.

Arturo Goicoechea dijo...

Fisioaso: evidentemente hay, además de neuronas, partes blandas, posturas,modos de moverse, zonas inmovilizadas, etc. Un buen Fisio es el que integra todas las disfunciones y consigue una gestión económica del movimiento, sin miedos, con libertad articular...

Arturo Goicoechea dijo...

Victor: sinceramente, soy pesimista sobre cómo va a evolucionar la actitud de los profesionales hacia el dolor crónico.

La Neurobiología del dolor se encuentra en una fase muy embrionaria con muchos intereses bien organizados frente a ella.

Sólo entre los Fisioterapeutas he captado interés por los nuevos paradigmas. Los neurólogos están en otro mundo.

Sería interesante que las Asociaciones de pacientes captaran la trascendencia de la neurobiología del dolor y cambiaran radicalmente su lectura del problema.

Saludos

Arturo Goicoechea dijo...

Cari: los programas oficiales de Fisioterapia no contemplan la nueva Neurobiología del dolor y se sigue aplicando una terapia tradicional, anclada en los elementos mecánicos, músculoesqueléticos.

Una sesión de un "neurofisioterapeuta" incluiría una evaluación funcional del cuerpo en estático o moviéndose, una valoración de libertad articular, una explicación sobre cómo sentarse, moverse todo ello a la vez que se explican conceptos básicos sobre esquema corporal, cerebro, miedo, defensa... se quita hierro a informes previos de otros colegas sobre artrosis, contracturas...

En definitiva son sesiones pedagógicas en las que se desdramatiza la idea de organismo y se anima al individuo y su cerebro a reconstruir una narrativa sobre su cuerpo, sus tejidos, programas...

Siempre puede haber de todo, una pequeña lesión por un sobresfuerzo, un cerebro alarmista... pero lo fundamental es tratar de continuar con la actividad programada,aun con dolor, tratando de disolver ideas catastrofistas... El mayor enemigo es, siempre, el miedo al movimiento...

Saludos

LOURDES dijo...

¡Qué gran noticia!. He estado indagando sobre los colaboradores de la revista y, en concreto, respecto del artículo en cuestión, una de las autoras es un médico que dirige un centro integral en Barcelona con gran experiencia a sus espaldas.

Saludos

Manderley dijo...

¿Cómo debe ser un fisio cognitivo-conductual? Podría ser que en primer lugar el paciente ( o mejor dicho, su cerebro ) deba creer para ver, “Si no lo creo no lo veo” mediante la terapia cognitiva-conductual y la neurobiología del dolor, para así crear una modulación inhibitoria a nivel central ; trabajo sobre creencias, expectativas……..y en segundo lugar, ver para creer, ”Si no lo veo no lo creo” mediante una fisioterapia manual que permita una integración estática ( terapia manual aplicada al sistema musculoesquelético ) y sobre todo una integración dinámica ( movimiento activo con objetivos de movimientos funcionales o cotidianos y dirigidos por el fisioterapeuta ), en la que tengan cabida aspectos cognitivos e integración de mapas sensoriales y motores, a través de la palabra dirigida, los estímulos visuales (Como especie visual que somos, que mejor manera de creer si vemos movimiento ) , estímulos táctiles-propioceptivos, estímulos de visualización……..

Por otro lado, ¿Considera además de los errores evaluativos cerebrales como moduladores del dolor, los aspectos somatoemocionales como “desencadenantes” y/o modulador del dolor? Encuentro casos curiosos en cuanto a las historias personales de los pacientes durante la anamnesis. ¿Dónde deja de tener valor nuestro trabajo en detrimento de otros profesionales como los psicólogos? Recuerdo el caso de un paciente que acudió a consulta acompañada de su hija, refiriendo dolores intensos en la región lumbar con limitación importante del movimiento y enormemente sensible a cualquier intento de valoración y/o movilización. En privado su hija me dijo que siempre que su padre debía coger un avión sufría los mismos síntomas de dolor lumbar agudo y alteración funcional importante…….En otra ocasión un compañero fisio, debutó con dolor lumbar intenso sin causa aparente, y que a pesar de tratamiento que recibió de fisioterapia, el dolor sólo desapareció en el momento que arregló sus papeles de divorcio……Como usted dice, cada cerebro tiene sus razones, pero estamos antes ¿errores evaluativos o somatoemocionales? ¿o una mezcla de los dos?

Por otro lado ¿Cómo enfoca usted el tratamiento en los pacientes que achacan su dolor al “stress”?

Un saludo.

Arturo Goicoechea dijo...

Manderley: estoy completamente de acuerdo con tus reflexiones. El primer párrafo sobre fisioterapia cognitivo-conductual es redondo.Respecto al segundo, la influencia de estados emocionales del individuo sobre el plano emocional somático está claro que en muchas ocasiones las peripecias biográficas del individuo inciden sobre la modulación del dolor y otros programas perceptivos. El cerebro tiende a establecer relaciones posibles de todo con todo. El hecho de que un estado emocional del individuo encienda las alarmas del miedo somático a la necrosis no quiere decir que el dolor esté explicado por esa incidencia biográfica sino que ha facilitado un encendido innecesario.

Si el sistema de incendios de una vivienda establece conexiones entre acaloramiento de las discusiones de los vecinos con el "acaloramiento" potencial del edificio acabará saltando la alarma y acudirán los bomberos cada vez que se haya discutido fuerte sobre alguna cuestión vecinal.

la función del terapeuta es detectar estas conexiones y cortar el hilo que une sucesos emocionales del plano individual (causa) con posibles consecuencias somáticas (efecto).

Saludos

Fisiograna dijo...

Pienso que la neurobiología es fundamental para los fisios. Sus contenidos son lógicos y sencillos, accesibles para la mayoria de los pacientes pero in-creible para muchos de nuestros compañeros fisios y medicos por su simplicidad...¿y todo lo que he estudiado..?
Estamos un poco solos, aunque contemos con Zumosol Moseley. Tenemos que insistir en la pedagogía a nuestros compañeros, creeran porque ven que los pacientes van adelante... Esto funciona.
Me ha gustado mucho la entrada de Manderley, comparto y practico su enfoque cognitivo-conductual.
Una compañera médico me comentó que lo que yo hacía era psicoterapia y no fisioterapia. También en esto hay que educar al equipo. El planteamiento de Manderley integra y da explicación a lo que muchos estamos ya haciendo.

arturo goicoechea dijo...

fisiograna: a mi también me consideran como un psicólogo. Es un síntoma de la idea que se hacen de lo que hacen las neuronas... pensar y poco más...

El comentario de Manderley, efectivamente, estaba redondo y describe muy bien cómo hay que actuar.

creo que el colectivo de fisioterapeutas cognitivoconductuales irá aumentando. No hay vuelta atrás. Quizás seais pocos todavía, pero estáis con el conocimiento de vuestra parte.

Saludos