Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

viernes, 21 de mayo de 2010

Dolor de cabeza normal




- Hasta ahora no había tenido dolores de cabeza... bueno, lo normal. A todo el mundo le duele la cabeza de vez en cuando...

- Lo normal es que no duela si no ha sucedido nada especial, amenazante...

- Me refiero a que todos hemos tenido alguna vez un mal día, con problemas, hemos dormido mal, fumado demasiado...

- Nada de lo que usted refiere justifica el dolor. Nada de ello supone una amenaza para la integridad física de la cabeza.

Damos por sentado, porque así nos lo han enseñado, que la cabeza es un lugar sensible a todo tipo de estados y acciones habituales en la vida diaria, inevitables. Habría un límite de maltrato a la sesera. Si se sobrepasa, salta el dolor, del mismo modo que existe un límite para la temperatura: si vamos acercando la mano al fuego progresivamente, llega un momento en que el calorcillo se transforma en dolor...

El cuerpo está sembrado de neuronas que marcan los límites de lo que pueden tolerar los tejidos. Si sobrepasamos ese límite exponiéndolos a temperaturas extremas, estirones, compresiones, falta de oxígeno, ácidos... las neuronas vigilantes (nociceptores: detectores de estímulos nocivos) saltan, generan una señal de peligro que viaja hasta el cerebro. Desde allí se proyecta hacia la conciencia del individuo la percepción de dolor, obligando al individuo a actuar en consecuencia.

Las causas de dolor de cabeza "normal" no activan nociceptores. El dolor surge porque el cerebro ha valorado amenaza en ese momento, lugar, circunstancia, acción... " no trabajes tanto, tienes demasiadas cosas en la cabeza, tienes que dormir más (o menos...), no fumes, el queso no te conviene...". No ha sucedido nada especial, la cabeza es la de siempre, salvo la reprimenda alarmista del cerebro...

Un dolor de cabeza normal es aquél que surge cuando nos golpeamos la frente contra un borde, tenemos una sinusitis aguda, una gripe, se nos ha roto una arteria interna, ha habido un cambio brusco de presión intracraneal...

- ¿Ha observado que el dolor de cabeza se desencadene por alguna circunstancia?

Los pacientes repasan la lista de encadenantes...

- Pues no, viene sin más, estando tan tranquilo...

- ¿Nunca ha tenido un golpe, una gripe...?

- Hombre, sí, pero entonces es normal que duela...

El que duela la cabeza por causas "normales" es tan normal como estornudar en primavera con el polen o en una casa donde hay gatos...

- Tengo los estornudos normales: el polen, los gatos. Todo el mundo estornuda en primavera... ¿no?

Hay ciudadanos con dolores anormales de cabeza, aquellos que suceden fuera de situaciones de amenaza a la integridad de las células residentes...

Hay ciudadanos que toman calmantes con cierta frecuencia para aliviar los dolores "normales" de cabeza. Hay también ciudadanos que encienden cigarrillos para calmar su desasosiego... "normal"...

Antaño los camareros conocían a sus clientes con dolor de cabeza y acercaban el tubo de aspirinas junto al café a la vez que el parroquiano encendía el pitillo. Todo dentro de lo normal...

La historia del dolor anormal, comienza a escribirse con los dolores "normales". La historia del consumo anormal de tabaco (el paquete diario) comienza a escribirse con el consumo "normal", ocasional de cigarrillos...