Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

viernes, 14 de mayo de 2010

Peregrinos



Los peregrinos andan de aquí para allá en busca de no se sabe bien qué, de un algo vivificador, reconstituyente, de un alivio, una luz.

Homo sapiens (ma non troppo) es de vocación peregrina. Recala en tierras extrañas para satisfacer sus carencias. Algo le empuja a salirse del marco local y explorar el mundo para rellenar huecos.

Los padecientes de dolor son peregrinos. Visitan los lugares del remedio aguijoneados por la imperiosa necesidad de recuperar el sosiego físico. Vuelven al hogar con fármacos, agujas, hierbas, bálsamos, energías, productos homeopáticos, cirugías, toxinas... esperando el efecto sanador o, al menos, aliviador.

La visita al enésimo lugar de las terapias alivia poco el dolor y bastante el bolsillo.

Los peregrinos acaban visitándolo todo. Algunos incluso recalan en este recóndito blog.

- Le veo una lógica...

- Me convence, pero sólo en parte...

- No me da soluciones...

De vez en cuando acude un nutrido grupo de peregrinos. La curva de visitantes se dispara durante un par de días y vuelve a sus cifras de siempre. Los peregrinos vuelven al campamento base de su foro casero y comentan las impresiones del viaje.

En este blog no se ofrecen terapias pues el tema del dolor, en ausencia de daño, no es cosa de ellas. No hay infecciones, tumores, tóxicos, desgarros, compresiones, insuficiencias ni excesos. Sólo errores de valoración sobre organismo. Por ello sólo se ofrece información, pedagogía, conocimiento, metáforas, argumentos, palabras, palabras... Bla, bla, bla...

- ¿Así, sólo hablando? YO necesito algo más...

El sistema de recompensa empuja a los sapiens peregrinos a la búsqueda de soluciones para las carencias: alimentos, cobijos, parejas... El dolor pide un remedio, una acción, ajena o propia (sugerida por el sanador), un cambio de conducta.

"El dolor, en ausencia de daño, es siempre la consecuencia de una valoración errónea de amenaza por parte del cerebro" dice el sabio en dolores, Dr. Moseley

- No tiene usted nada. Su cerebro está equivocado. Levántese, deje la camilla y ande.

A los peregrinos esto les suena a milagro y desconfían. Han hecho el viaje en balde. Se vuelven de vacío, sin remedios. Son ideas... peregrinas...

- Su cerebro no quiere que usted se mueva. El sistema de recompensa sólo pide consumos fáciles, terapias, remedios, alivios. No le da el visado para el movimiento libre, para la exploración, la aventura. Le prefiere arrestado, en casa.

Algunos peregrinos captan la fuerza del mensaje, de la buena nueva del saberse sanos y espabilan sin ningún arreo especial.

- Trate de entenderlo, creerlo y póngase en marcha. Líbrese de toda información previa, deje las pózimas, las hierbas "naturales" y los masajes y recupere viejos proyectos... Sus huesos lo agradecerán...

Una creencia es un estado de conectividad neuronal estable referido a un suceso. En una creencia hay química, potenciales eléctricos, campos magnéticos. Si cambiamos una creencia cambiamos la química, la actividad electromagnética cerebral. Las serotoninas, noradrenalinas, dopaminas, endorfinas, colecistoquininas, citoquinas, glutamatos, sustancia P, CGRP y todo el complejo universo de neurotransmisores y neuromoduladores se reorganiza como consecuencia de que el cerebro frontal, el de las ideas, ha dado un golpe de timón y ha puesto rumbo en dirección contraria.

¡Volvemos a la normalidad. Todo ha sido un error. Nos vamos. Desplegar las velas...!


- No se olvide de levar anclas...

24 comentarios:

Inma dijo...

¡Lo confieso!,yo soy una de esas peregrinas Doctor,jajajajaja.De vez en cuando le leo y me gusta(aunque a veces me resulte difícil seguirle).

Ojalá sea tan sencillo(me temo que mi cerebro erróneo no lo ve tan claro¡porque me duele!,jajajaja). Y con el cansancio, ¿que hacemos con el cansancio doctor?. Muy buen artículo y gracias por volver a acordarse de nosotras.

Arturo Goicoechea dijo...

Inma: si por "nosotras" se refiere al colectivo de pacientes con fibromialgia-fatiga crónica, no me olvido de ustedes. El problema es que resulta complicado tratar los temas con esa etiqueta abiertamente.

La solución es sencilla, efectivamente: soltar anclas, cosa que habitualmente no se hace. Uno no suelta las amarras de las convicciones así como así.

Saludos

vanessa dijo...

Que grandes tus lecciones ARturo¡¡ cuanto mes estás ayundando¡¡ En el post de hoy hay un concepto que llevo días rumiando...solo con cambiar de creencia se puede regular la seretonina?? no son necesarias las pastillas?? Hoy me han recetado paroxetina. Tengo Ansiedad Generalizada desde hace 12 años con picos mas y menos altos y ahora comienzo a desarrollar fobias estúpidas en lo que antes era normalidad para mi, ademas tengo un RUN RUN en la cabeza continuo.como si mi adrenalina se fuera a disparar, como si fuera a enloquecer en cualquier instante.... Me puede perjudicar el tomar ese tipo de medicación?? podría conseguir no hacer saltar el interruptor de mis amigdalas simplemente reeducando mi mente?? Quiero solucionar mi problema PARA SIEMPRE, no quiero poner un simple parche...Agradecería tu consejo¡ Un abrazo, Vanessa

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Con respecto a la entrada Arturo, se puede correr el peligro de entenderla como un reduccionismo biologicista. NO creo que la lectura sea esa. No sabemos que, cambia que, ni que es primero. Lo que si sabemos es que hay una profunda interrelacion entre unos factores y otros, y que lo ambiental puede cambiar lo físico y viceversa.
VAnesa, y con perdón...yo no me fijaría en mis neurotransmisores, sino en mi vida, para entender lo que me pasa. En la vida siempre pasan cosas, como mínimo pasa el tiempo, y a esas cosas las dotamos de significados. Ahí es donde está el problema, en los neurotransmisores, permíteme que lo dude. Científicamente empezar por ahí, es un disparate. Primero habría que descartar lo mas simple: el como te están afectando las cosas que te pasan, analizando desde cuando, cuando empezaste a sentirte así.
Saludos y perdonen la intromisión Arturo y Vanesa.

Arturo Goicoechea dijo...

Vanessa: ya te ha contestado Jesús. Suscribo el comentario. Uno tiene que centrarse en dar sentido a su existencia y dejarse de serotoninas, pautas, métodos y creencias prefabricadas. Pongo la imagen del velero para visualizar el sentido de la exploración, la aventura en libertad y experiencia.

Efectivamente, puede producirse una lectura reduccionista de la entrada pero mi intención es justamente la contraria, en la línea que apuntas en el comentario.

Bienvenidas sean las intromisiones intervisitadores Jesús, un placer.

Saludos

vanessa dijo...

Arturo y Jesús: gracias. Es un auténtico privilegio poder contar con consejos así.

Cari dijo...

Dr, los de la troupe de fibromiálgicos salimos de raid para darnos la vuelta al mundo en 80 días y volver con las manos lo más llenas posible de posibles soluciones, consuelos, nuevas explicaciones. El dolor nos vuelve nómades de piernas inquietas que hubieran hecho mejor en quedarse un rato más en la cama. Al menos en mi caso.
No me quejo, tanto andar lo encontré a Ud.
Una pregunta: el reaprendizaje cerebral por ejemplo para descontracturar músculos asustados crónicos, utilizando técnicas de biofeedback puede ser útil?
Tengo claro que lo realmente útil es "desaprender" y aprender de nuevo estos conceptos, pero mientras tanto, mientras no se desactivan los programas, una muleta como el biofeedback podría ayudar?? Gracias!

Cari dijo...

Con esto del biofeedback soy conciente de que quizás sigo peregrinando..pero es que quema tanto el dolor que dan ganas de darle un empujoncito al cerebro para espabilarlo.

Arturo Goicoechea dijo...

Cari. cualquier terapia o método que refuerce la convicción de que el cerebro debe desactivar sus programas defensivos injustificados puede ayudar. El factor más importante para conseguirlo es, a mi juicio, la convicción de que realmente no está sucediendo nada y que el sistema está equivocado. Podemos proyectar esa confianza sobre nuestros circuitos y conseguir con más o menos rapidez la disolución de las decisiones defensivas cerebrales injustificadas.

Saludos

Arturo Goicoechea dijo...

Cari: pues sí, tal como comentas, la búsqueda de remedios externos puede potenciar la dependencia de la ayuda foránea, el peregrinaje pero no hay que ser estricto. Podemos usar una tabla para aprender a nadar. Lo importante es que confiemos en nuestra flotabilidad potencial y que vayamos dejando de cogerla con el tiempo.

emejota dijo...

Vivo con una fibromiálgica. Dio un golpe de timón a su vida y pese a los problemas inherentes, edad y genetica incluidas, nadie diría que lo es. Un abrazo.
Preciosa la imagen del velero.

Jaime dijo...

Me siento totalmente identificado con el peregrinaje... Busqueda de solucion, que alguien me convenza, que alguien descubra que me esta pasando y obre el milagro para quitarmelo... La solucion esta ahi fuera, la tiene alguien, homeopata, neurologo, acupuntor, curandero... Alguien que me cure, pero nada, nadie sabe, todos conjeturan porque no ven nada. La pierna no esta rota, el hueso esta en su sitio, la herida no esta infectada... ¡Que facil seria si fuera la pierna, el hueso o la herida! Pero esto no se ve, y se agrupa en eso que se llama stress "podria ser stress, pero nuestra obligacion como medicos es descartar otras posibilidades, me dijeron una vez..." asi que es stress, tension, son los nervios como decian nuestras abuelas. El dia que me trague esto y lo digiera, es probable que logre esa ansiada curacion que viene de dentro, el dia que entienda toda esta sabiduria que Arturo pone a nuestra disposicion, y desplace toda esa creencia de que algo esta mal, porque me siento mal, y seguro que es por algo terrible. El dia que mi consciente y mi inconsciente se den la mano y descubran que me siento mal por que estoy creyendo que tengo algo terrible. La ansiedad es una alerta que salta cuando no hay peligro real y no sabemos hacia donde correr,no hay toro pero tenemos la sensacion de que lo hay y no corremos porque tenemos miedo de que aparezca en la direccion equivocada, pero pienso que deberia correr, salvarme, y no hay toro, pero eso no lo veo, siento el miedo, incluso el aliento de ese toro que no esta...

Cari dijo...

Qué buena noticia que apruebe lo del biofeedback Dr! Le confieso que me resulta tan fascinante esta perspectiva nueva, de ver al cerebro como el verdugo que me tuvo de rodillas por 17 años inútilmente, que la posibilidad de someterlo a una máquina de adiestramiento me produce cierta cosilla divertida de inocente venganza. Quiero aprender y seguir aprendiendo; y someterlo a fuerza de verdades. Gracias por apadrinarme en el desafío Dr, es un lujo para mí.

Arturo Goicoechea dijo...

emejota: eso dice mucho a favor de la fibra vital de su amiga.

Arturo Goicoechea dijo...

Cari: no ponga demasiada emoción en el empeño. A los aprendizajes les va mejor enfriar sensibilidades y urgencias.

Saludos

inaki dijo...

"Una creencia es un estado de conectividad neuronal estable referido a un suceso. En una creencia hay química, potenciales eléctricos, campos magnéticos. Si cambiamos una creencia cambiamos la química, la actividad electromagnética cerebral."

Esta sentencia es soberbia y, a mi juicio, resume perfectamente el rumbo a seguir.

Efectivamente, estoy convencido de que nos encontramos ante el auténtico mapa del tesoro. Pero al igual que sucedía en las aventuras de Salgari, con la consecución del mapa sólo estamos empezando la tarea. Ese mapa está lleno de pistas incógnitas camufladas entre convicciones erróneas que debemos desvelar y desactivar en la soledad comprometida del encuentro con nosotros mismos, nuestros miedos y nuestras inseguridades cobijadas tras falsas certezas a las que no queremos renunciar. Esa resistencia al cambio es precisamente lo que lastra la travesía ágil hacia nuevas rutas. Pero bueno, ésta al menos es una aventura vivida en primera persona con el mejor de los estímulos, que no es otro que el de seguir descubriéndose a uno mismo.

LOURDES dijo...

¡¡¡Bravo Iñaki!!!; que buena descripción del proceso de aprendizaje en esta labor de eliminar los chips del dolor.

Saludos

LOURDES dijo...

Hola Arturo; ayer te hacía la reflexión de hacer llegar a los padecientes pistas sobre el proceso de aprendizaje, de como se puede sustituir por el nuevo conocimiento el anterior erróneo. Lo cierto es que me refería a esto exactamente:se resume en esta entrada perfectamente.
Qúe me gusta!! Levantad el ancla!!!.

Saludos

Arturo Goicoechea dijo...

lourdes: pues sí, es fundamental soltar amarras y levar anclas para que el barco navegue pero no siempre se cuida esa precaución fundamental y el barco sigue atracado en el mismom puerto, con alguna que otra vela, tímidamente desplegada.

LOURDES dijo...

Pues sí Dr; Creo que nuestro cerebro al ser tan cándido y confiado siempre está predispuesto a dejar alguna falsa puerta abierta. Mi postura: atajarlo de raíz.Aunque ya sabemos Dr "rebajando un poco -en mi caso- el excesivo espíritu competitivo".

saludos.

Cari dijo...

En la Fibromialgia el dolor y el cansancio, generalizados y constantes, instalados "ad infinitum" según el mal conocimiento experto, hace que el indulto que nos da la buena nueva de su perspectiva, Dr. Goicoechea, resulte "emocionante".

Aunque los emocionados, sabemos -por experiencia propia y ajena- que las emociones vienen siempre con sus pares de opuestos.

Por lo que a la alegría de que a fuerza de conocimiento se puede dar vuelta la tortilla, le sigue el miedo de ser efectivamente capaz de lograrlo.

Iñaqui explica muy bien mis sentires de los últimos días, con eso de que nuestros miedos e inseguridades se cobijan tras falsas certezas, y que "esa resistencia al cambio es precisamente lo que lastra la travesía ágil hacia nuevas rutas".

Le agradezco su consejo de bajar la cuota de emocionalidad, me ayuda a reforzar las reflexiones del fin de semana, acerca de que el entusiasmo/miedo (emociones) marcan el ritmo con el que nos movemos en estas tierras nuevas del sabernos sanos, pero sólo la perseverancia (racionalidad) logra el objetivo.

Gracias Dr. y saludos.

arturo goicoechea dijo...

Cari: quédese con la idea de que la travesía es posible y de que reside en un organismo sano gestionado por un cerebro equivocado. Líbrese de informaciones que defienden la tesis de enfermedad misteriosa sin curación y no citan la responsabilidad del error evaluativo cerebral a la verz que le bombardean con referencias a las alteraciones que se van describiendo que no son mas que la expresión bioquímica del estado de alerta.

Saludos

cari dijo...

Hola Dr! Ya tengo la idea de que la travesía es posible, me la dio encontrarme con su blog hace 15 días y leérmelo de pe a pa.

También seguir sus consejos personales.

Desde que hice este contacto virtual la Fibromialgia como entidad con cuerpo y carácter se va desvaneciendo y sólo va quedando la idea de "padecimiento por error de valoración cerebral".

Los síntomas están, pero no los veo de la misma forma, desapareció el pesimismo del destino de enferma.

Por lo que ayer me inscribí en el gimnasio para empezar haciendo todo lo que pueda cada día. Me corté el pelo, me siento linda. Me estaba descuidando lo admito.

También llamé a un par amigos (un supuesto desencadenante que agrava dolor y cansancio -en mi caso- es hablar). Ya anoche me junté por primera vez en mucho tiempo.

El dolor está, tan fuerte como siempre.

Pero estoy aprendiendo a observarlo desapegadamente, desde algún punto interno que acepta, no con resignación sino como quien se libera de lo que acepta.

No digo que sea fácil, hay que estar atento.
Pero puedo comprobar que la observación sin juicio es un regulador. Tanto del dolor, como de las emociones negativas que lo acompañan, y de todo el diálogo interno que le sigue. La observación detiene todo eso en mí.

Esta nueva dirección que voy tomando se la debo a los conceptos de este blog y a la inestimable forma del Dr. para expresarse.

Hace 15 días estaba yo juntando dinero para irme a Chile (vivo en Argentina) a hacerme un tratamiento por dolor neuropático. Hoy la película es otra. Voy a ir a Chile, pero a pasear porque es hermoso.

Saludos a todos, en especial a los compañeros fibromiálgicos (qué palabra fea!) que andan por acá.

Arturo Goicoechea dijo...

Cari: me alegra ver tu disposición a afrontar el cambio con acciones concretas. Los ritmos son distintos para cada persona. Lo importante es la continuidad y el sosiego en la pelea. Ve recuperando objetivos sin prisa pero sin pausa.

Suerte.