Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

sábado, 12 de diciembre de 2009

¡Pero qué haces ahí parado...! El fifli...




Homo sapiens (ma non troppo) es, entre otras cosas, un vehículo. Arranca, acelera, frena, se detiene, gira... Cada una de esas acciones precisa una programación específica, con una provisión adecuada de energía, la justa.


La sangre se distribuye por aparatos y sistemas en función de la actividad de cada momento. Al aparato digestivo para hacer la digestión, a la piel para el sonrojo o eliminar calorías, al cerebro para pensar... y a los músculos de las extremidades inferiores cuando tenemos que desplazarnos.


La transición de estar quieto a moverse exige un gasto considerable de energía para arrancar y vencer la inercia de nuestra masa estática.


Hay un programa, denominado "respuesta de lucha-huida", que se activa cada vez que decidimos movernos, cambiar de lugar. Si el motivo es porque hay fuego o un león que quiere comernos, el programa para mover el esqueleto se activa a todo gas, con el acelerador a fondo. El objetivo es derivar mucha sangre, bien oxigenada y con glucosa, a los músculos que nos desplazan.


La reacción de arrancar-huir-luchar produce aumento de presión arterial, taquicardia, hiperventilación, inyección de glucosa en sangre desde el hígado, cierre de la circulación de sangre por piel y aparato digestivo, sudoración (para neutralizar el previsible calentón por el esfuerzo) y, apertura de las arteriolas musculares de extremidades inferiores para que podamos arrancar con velocidad suficiente, variable...


- No me encuentro bien...


- Estás pálido...


- Voy a que me dé el air...


- !Llamar a una ambulancia¡


Homo sapiens (m.n.t.) es una especie desmayable. Iglesias, cafeterías y hospitales son testigos de esa vulnerable condición nuestra.


Los médicos dicen que sapiens (m.n.t.) se desploma porque sufre "bajadas de tensión". Así, sin más. Bueno, a veces, se le echa la culpa al calor, al ambiente "cargado", a haber bebido algo frío, a una emoción, a una "bajada de azúcar"... La mayoría de las ocasiones no se encuentra un motivo suficiente.


Al parecer el prototipo sapiens no ha conseguido a lo largo de sus varios millones de años de rigurosa selección entre leones y leonas un sistema de garantía de provisión de sangre en cerebro para salir pitando o, simplemente, arrancar.


En la facultad de Medicina ni se nombra la "respuesta" biológica básica del programa "lucha-huida". En inglés sería el FIght-FLIght. Yo le llamo: "FIFLI".


El vehículo y el conductor no siempre están coordinados. Hay momentos y lugares en los que el cerebro programa irse y enciende el FIFLI. Incomprensiblemente el individuo permanece quieto con toda la sangre en músculos, llena de glucosa y oxígeno para arrancar.


Hay un corazón para bombear sangre hacia el cerebro y tejidos y músculos en las extremidades inferiores para bombearla desde allí hasta el corazón. Si el FIFLI ha mandado sangre, mucha sangre, a la musculatura de las piernas y muslos y uno se queda parado se remansa más de un litro allí. La presión cae y sapiens también, un poco más tarde.


Suelo tomarme mi tiempo en la consulta para explicar el proceso del FIFLI, que explica por qué se produce la "bajada de tensión". Muchos sapiens lo entienden y eso les ayuda pero hace unos días un compañero me contó que había atendido a una paciente con desmayos reiterados, que traía un volante del "cabecera" donde se precisaba: "evitar Doctor Goicoechea".


Hay un extraño rechazo a las explicaciones biológicas cerebrales, a lo novedoso. Hay pacientes que interpretan la pedagogía neuronal como una tomadura de pelo y van ofendidos a "atención al paciente" a que les mande donde un médico normal, predecible en sus comentarios.


La falta de coordinación entre cerebro-individuo explica muchas cuestiones en el día a día de pacientes y profesionales. El desmayo es una de ellas. Un problema común e invalidante que se sigue despachando tranquilamente con la etiqueta "bajada de tensión".


Como sucede con las migrañas, a las que ya se ha buscado y fotografiado en colorines, un "generador de migrañas", algún día se describirá y fotografiará en colorines el "generador de bajadas de tensión".


La Biología, la selección natural, Darwin, la sabana, la animalidad que inevitablemente nos explica, la cultura, las restricciones sociales para movernos, irnos... el FIFLI... no es Medicina ni tiene pinta de que vaya a serlo en un futuro inmediato.


"Nada tiene sentido en Biología si no es a la luz de la evolución" sostuvo Theodosius Donzhansky hace ya unas cuantas décadas. Nada debiera de tener sentido en Medicina si no es a la luz de la Biología pero no es el caso.


- ¿Evolución, Biología, FIFLI...? ¡Quiero que me vea un médico!

11 comentarios:

mjt dijo...

Genial lo del flifli, Goicoechea. Lo de "homo sapiens" ¿podría sustituirse por "homo temens"?. Un abrazo.

Arturo Goicoechea dijo...

mjt: sí, no hay duda de que sapiens es un temens tremebundus y también un temens sapere y un credens candidus y un credens sapiens y qué sé yo cuántas cosas más pero debemos repetar la taxonomía y soñar con que algo podemos llegar a saber.

Saludos

Arturo Goicoechea dijo...

mjt: es fi-fli, no fli-fli. Fight-flight

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Temita con el que trato con muchísima frecuencia. Curiosamente, aunque existe el frecuentísimo temor a ello, jamas he tenido ningún paciente que se desmayara en una situación donde no se lo pudiera permitir. Claro, los que acuden a mi, suelen venir habiendo visitado ya cien mil doctores, y habiendo descartado el problema físico. Si el comienzo del desmayo o las taquicardias, se producen conduciendo, curiosamente, se aplaza la pérdida de control hasta que el coche está bien aparcado, con los intermitentes bien puestos, el triángulo colocado a la distancia reglamentaria, y el freno de mano apretado como los tornillos de un submarino. Entonces si, sobreviene el ataque cerebral......
Curioso.....

emn dijo...

La respuesta fisiológica es bastante parecida a las crisis de pánico. ¿Manifestaciones clínicas diferentes al mismo proceso?

Arturo Goicoechea dijo...

emn: la respuesta corresponde a veces a una crisis de pánico y otras, simplemente a una incoherencia entre lo que el cerebro activa: "vámonos de aquí" y lo que el individuo hace: quedarse parado, de pie. Cuando el programa está activado con el individuo quieto como un pasmarote empieza a generarse el pánico y, efectivamente, acaba convirtiéndose en una crisis de pánico sobre algo incierto que parece estar pasando...

Arturo Goicoechea dijo...

Jesús: las decisiones cerebrales siempre están contextualizadas, se producen en un escenario considerado, evaluado. El programa de huir, yendo en un coche, no tiene demasiado sentido. genralmente corresponde a una incertidumbre sobre una posibilidad de que suceda algo interno. El paciente nota esa incertidumbre cerebral en forma de síntomas, para el coche y, una vez parado, se reorganiza el programa cerebral de alerta.

iMAM dijo...

Buenas, Arturo. Sé que no tiene nada que ver, más bien es la situación inversa, pero ¿qué explicación se podría dar (explicación cerebral, claro) a los casos en que un paciente se queda literalmente dormido (aunque se pellizque, aunque se golpee, aunque con todas sus fuerzas luche por evitarlo) en determinadas situaciones, generalmente asociadas a INMOVILIDAD, como conducir, como escuchar una charla, una sobremesa aburrida...
¿Existe algún mecanismo opuesto al fifli?

Arturo Goicoechea dijo...

IMAM: supongo que te refieres a ataques invencibles de sueño en situaciones de poco interés e implicación, con conducta automatizada, rutinaria. Pueden corresponder a fenómenos normales: dormirse cuando uno se aburre o producirse con excesiva facilidad y dar lugar a situaciones peligrosas, como conduciendo. En ese caso, ya patológico, se denomina: "narcolepsia".

Sería efectivamente, lo contrario a la respuesta de preparación a la lucha o huida, el "fifli", en la que están todos los sentidos preparados para salvar el pellejo.

Saludos

Paulina dijo...

Estas fiestas me lo he pasado pipa ,leyendo varias de las entradas del Dor.Goicoechea.poco me imaginaba yo que con una buena informacion sobre el papel que juegan nuestras neuronas fueramos capaces de sobre-llevar un dolor sin daño (naturalmente)con una cierta dignidad si recurrir al ibuprofeno de turno.Espero el dia que tenga algun dolor haber aprendido algo de lo estudiado en estos dias.Lo pondré en practica para mi ya que recomendárlo a alguien me parece algo peligroso ,por si se me rebotan y me llaman descerebrada.yo confio en lo que dice el Dor.y sé a ciencia cierta que tiene que ser verdad,una cosa es le teoria y otra la prática,ya veré cuando me toque tratar algun dolor sin daño como se me dá.
Este Sñor. es un pozo de sabiduria,cómo domina y con que naturalidad y realismo expone todos los temas.
saludos!!!!
Paulina

Arturo Goicoechea dijo...

Paulina: se agradecen los halagos. Espero que pueda superar el dolor aplicando racionalidad en vez de tóxicos adictivos (ibuprofeno).

Un saludo