Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

miércoles, 9 de diciembre de 2009

La falacia del dolor




Todos los miedos son producidos por algo amenazante.

Siento miedo... luego...

Estoy en peligro.

........................

Todos los dolores están producidos por algo anormal, lesivo

Siento dolor... luego...

Algo tengo que tener donde duele.

.........................

Tendemos a construir afirmaciones tajantes, utilizando adverbios absolutos: todos, siempre, nunca...

No es fácil colocar adecuadamente el todos, siempre, nunca... pero es fundamental el rigor, la seguridad de que lo acoplamos a una afirmación correcta. De otro modo el adverbio nos pierde, nos encadena a una obstinación errónea.

.......................

Todo dolor es la consecuencia de una valoración de amenaza

Siento dolor... luego...

El cerebro valora amenaza donde duele.

.......................

En este caso hemos hilado fino y podemos utilizar con propiedad y garantía el adverbio absoluto del todo.

Sentimos dolor luego el cerebro valora amenaza donde duele. Nuestras indagaciones pueden dar con un suceso necrótico, destructivo, en los tejidos o resultar felizmente infructuoso.

- No tiene usted nada luego su cerebro ha valorado erróneamente peligro de necrosis. Cuando hable con él, dígale que retire las cautelas.

La cultura sobre dolor utiliza el todo de forma inapropiada. Las reflexiones de la IASP (Asociación Internacional para el Estudio del Dolor) así lo reflejan.

Para los sesudos y consensuados expertos de la Academia del Dolor si cuando duele no encontramos un foco de nocividad, ello quiere decir que la anormalidad deducible no está en los tejidos sino en el individuo. Es decir, el dolor es de cuna psicológica.

Todo dolor es la consecuencia de algo anormal

Siente dolor y no encontramos causa física luego...

Su anormalidad es psicológica.

..........................

En el modelo de organismo que opera en las Facultades de Medicina no se ha hilado fino. No se ha reflexionado sobre principios básicos neurofisiológicos. Los todos se han acoplado sin rigor.

.........................

Toda percepción (y el dolor es una percepción) es el resultado de un proceso evaluativo.

Percibo dolor luego...

Mi cerebro me proyecta una valoración de amenaza incitándome a una conducta defensiva determinada...

.........................

En la literatura sobre dolor es difícil encontrar la referencia a la cualidad perceptiva del dolor y, por ende, a su sustancia interpretativa, evaluativa.

- ¿Qué piensa sobre su dolor?

- YO no pienso. ¿Qué se piensa USTED que estoy pensando?

El ciudadano desconfía del verbo pensar cuando anda por medio su dolor. Sabe que si se confiesa pensante le cae el sanbenito de lo psicológico.

- No tiene usted nada.

- Entonces... ¿por qué duele?

- Puede que sea psicológico. Piense que no le duele y así dejará de dolerle.

La percepción es una función cerebral que se merece más atención por parte de los programas educativos. Si escolarizáramos a profesionales y ciudadanos adecuadamente sobre su significación nos ahorraríamos malentendidos.

- No tiene nada...

- O sea que mi cerebro ha construido una valoración errónea de peligro...

....................

¡Y usted que lo vea...!

6 comentarios:

villovi dijo...

Hemos cambiado el mundo. Lo hemos adaptado a nuestras ""necesidades""?!. Libre de patógenos, libre de peligros (salvo los que creamos nosotros mismos). No hay depredadores (excepto otros humanos de mente enferma...), no hay que buscar recursos básicos para hidratarnos y alimentarnos... ni siquiera hay apenas patógenos... vivimos en un mundo aséptico y con recursos (los del primer mundo).

En esta sociedad de "bienestar", lo importante es la calidad de vida. Vivimos muchos años y queremos hacerlo en las mejores condiciones.

Creo que es fundamental, para poder sacar rendimiento a un determinado "cacharro", contar con un manual de instrucciones. Del mismo modo, sería interesante que aprendieramos a entender nuestro cuerpo.

¿Por qué duele algo? ¿A qué se debe? ¿Qué significa?

Nos ahorraríamos muchas preocupaciones, inquietudes y malestares.

No es tanto qué duele, lo es cómo me afecta. Y eso no depende solo del componente "álgico", depende también del componente emocional, "situacional"... del contexto.

Si aprendieramos a entendernos, si consiguieramos romper con mitos y leyendas que poca luz nos aportan, que nos crean incertidumbres innecesarias... posiblemente tendríamos más control (más poder?).

El problema de la información es que es peligrosa. Es más fácil dominar al desinformado (ignorante), porque de ese modo se le puede "aconsejar" mejor. -Tómese usted esto. Cuidado con esto otro. No haga este tipo de actividades...
Me recuerda a la novela 1984.

Vivimos en la sociedad de la desinformación, sin sentido aparente por los medios existentes, simple y sencillamente porque es más rentable.

Hay cientos de miles de caros remedios para los miedos de los que nos hacen beber cada día.

El dolor es uno de los más rentables. ¿Para qué educación en salud cuando tenemos el paracetamol?

Enhorabuena por la entrada y gracias por invitarnos a pensar.

Un abrazo.

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Y sinembargo, entiendo que para cambiar, para que deje de doler, tendremos que apelar a la psicología del individuo.
Cualquiera que haga deporte, convive continuamente con el dolor, y sabe que es algo con lo que tiene que coexistir si quiere mejorar o si quiere continuar. Me parece que el mismo principio es aplicable a la existencia. Estoy hablando en ambos casos, en dolores sin lesión..
Por otra parte, según tu, ¿no hay dolores que van de arriba hacia abajo, es decir, urdidos fundamentalmente, en el enanito psicológico, y reflejados en su continente somático? (como siempre, mas allá de Descartes...).
Saludos.

mjt dijo...

Solo se que ahora puedo ser consecuente con la siguiente afirmación: "Bueno, solo es dolor." Será que los dolores familiares, resultan eso....de la familia, conocidos.

Arturo Goicoechea dijo...

Villovi: el gran hermano es inevitable así como la policía del pensamiento. Hay veces que no hace falta policía pues las mentes ya están controladas.

Curiosamente, algunos pacientes que van bien con el enfoque pedagógico me cuentan que sus allegados están preocupados por la mejoría pues interpretan que "me he apoderado de sus mentes" o, incluso, que se han apuntado a una secta.

Saludos

Arturo Goicoechea dijo...

Jesús: siempre estará ahí la psicología del individuo como aliado del cerebro alarmista o aliado de nuestros intentos por desensibilizarlo. En la consulta hay que considerarlo siempre pero sigo pensando que la remodelación cognitiva es fundamental y debemos ganarnos la confianza consciente e inconsciente de la red neuronal.

Arturo Goicoechea dijo...

mjt: hay que aspirar a saber algo más a desbaratar los encendidos del dolor innecesario, no sólo a hacerse a ellos como algo familiar.

Saludos