Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

miércoles, 27 de abril de 2011

Nocisensor



Las neuronas que sensan los estados y sucesos corporales lo hacen a través de sensores, proteínas de membrana que cambian su arquitectura espacial ante determinados estímulos. Hay termosensores, mecanosensores, quimiosensores, biosensores... Todos estos estímulos pueden ser inofensivos o destructivos, letales. Hay sensores específicamente dedicados a detectar nocividad: nocisensores.

Un nocisensor es una proteína con una estructura que reacciona (cambia de forma) sólo ante la estimulación con algo nocivo (temperatura extrema, estímulo mecánico intenso, falta de oxígeno, ácidos...)

Las neuronas con nocisensores son llamadas nociceptores (detectoras de nocividad).

El dolor no es un estímulo. No hay sensores de dolor. No hay neuronas capacitadas para detectar dolor. Las neuronas lo único que pueden hacer con el dolor es generarlo y sólo las neuronas que integran la llamada neuromatrix del dolor, un conjunto de áreas cerebrales encargadas de procesar la información (datos reales, memorias, predicciones, creencias) sobre amenaza a los tejidos, proyecta a la conciencia la percepción dolorosa. Si bloqueamos esas neuronas de la conciencia con un anestésico general desaparece el dolor y cualquier otra percepción por mucho que el cirujano esté dañando los tejidos, estimulando nocisensores y nociceptores. Hemos anulado al individuo consciente, al receptor de dolor.

No podemos deducir por el dolor que allí donde duele los nocisensores han detectado un estado o agente nocivo. Puede ser pero no necesariamente. 

- Suena la alarma. De acuerdo: vamos a ver si hay fuego o temperatura muy elevada con riesgo inminente de incendio... Está todo correcto: falsa alarma.

- Calma absoluta. No se oye la sirena. Probablemente no sucede nada peligroso... pero voy a comprobarlo: ¡fuego! Fallo del sistema. No ha saltado la alarma. Falsa apariencia de normalidad.

Es fácil confundir los términos y los conceptos sobre dolor. Es importante tenerlos claros. Sé que me repito pero deduzco por los comentarios que los lectores del blog siguen cometiendo errores. Insisto: 

- Nocisensor: proteína que genera una señal cuando algo nocivo (temperatura, estímulo mecánico...) cambia su forma permitiendo así la entrada de cargas eléctricas (electricidad) que indican peligro en ese lugar y momento.

- Nociceptor: neurona con nocisensores

- Receptor de dolor: concepto erróneo que sólo produce confusión y facilita creencias erróneas sobre origen y remedios. Debe evitarse. Realmente el único receptor de dolor es el individuo consciente (no anestesiado).

No hay dolor hasta que se produce la activación de la neuromatrix cerebral del dolor.

Pido disculpas a los que ya lo tienen claro...

2 comentarios:

LOURDES dijo...

Hola Dr. Aunque algunos lo tengamos claro es una explicación muy buena y las diferencias entre los conceptos quedan muy claras. En este terreno no está de más repetirse ya que los profesionales -neurólogos y médicos en general- aún no se han enterado y siguen induciendo a error a los padecientes.
Un abrazo.

DDmx dijo...

Lo tengo claro, palabra.