Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

sábado, 13 de marzo de 2010

Ovejas negras



El rebaño desprecia la disidencia. No tolera otros credos. 

La oveja negra no podrá exponer libremente sus nuevas convicciones. El rebaño le hará el vacío o apagará su voz con un par de balidos a coro.

Hay algo que el rebaño no perdona: que a la oveja negra le vaya bien en su disidencia.

El rebaño desea que las cosas se tuerzan y puedan ver al disidente caído para hacer leña de su desgracia.

Ayer vi en la consulta a una oveja negra humillada, en apuros, vacilante.

- He estado tres años perfectamente y no sé qué ha pasado pero han vuelto las crisis. He tenido que ir a urgencias varias veces, como en los viejos tiempos.

El rebaño ha sido despiadado con el disidente caído. Les ha faltado tiempo para burlarse:

- ¿Por qué no le dices a tu cerebro que te quite el dolor...? 

El rebaño tiene pastores que mantienen la ortodoxia. Uno de los pastores atendió a la víctima en urgencias. 

- ¿O sea que te han visto el Dr D. y el Dr G.? Has ido de Guatemala a Guatepeor...

El Dr D. y el Dr G. somos un colega y un servidor, estigmatizados en nuestro propio Centro por los pastores del rebaño, no como lobos sino como ovejas descarriadas a los que se nos ha ido la olla y nos sacamos de la manga teorías propias fruto de la soberbia y el desvarío mental...

- Ese tiene una teoría...

- He estado tres años bien. Antes de que me atendiera "ese" venía a urgencias varias veces al mes.

- Báaaaa... Béeeee...

El rebaño no utiliza argumentos. Sólo desprecio y algún que otro insulto.

- Les veía contentos a mis amigos, viéndome en apuros...

La vuelta a casa del hijo pródigo no se celebra en el rebaño con júbilo. Hay regodeo por su desgracia. Su sufrimiento certifica que ellos están en el lugar correcto de lo que debe ser creído y hecho cuando duele la cabeza: tomarse el calmante y evitar el desencadenante, una vez identificado. 

Trato de recuperar el orgullo decaído de la oveja negra. Veremos lo que sucede... Las recaídas ponen a prueba al padeciente. Tiene que enfrentarse al dolor y a los comentarios y ofertas del rebaño...

Las Neurociencias han revolucionado el conocimiento de la biología del dolor. Debieran cambiar credos y prácticas de los pastores pero no creo que éstos se avengan a reconocer su ignorancia y reaprender el oficio.

Los neurólogos debieran ser los impulsores del cambio pero no se les oye... "el silencio de los... neurólogos" debiera comenzar a resultar ruidoso pero no hay ningún indicio de que algo vaya a cambiar. He leído las referencias del último Congreso sobre dolor de cabeza en el que 1.500 expertos han oficiado en Filadelfia, esponsorizados por los Laboratorios, sus rezos y cánticos. Nada nuevo. Ninguna referencia a la Neurociencia. Más de lo mismo... 

- Todo dolor es una respuesta normal de una valoración de amenaza por parte del cerebro...

Me cuenta una colega que una padeciente a la que expliqué el proceso neuronal de generación del dolor no le dio el visto bueno. 

- ¿Qué tal...?

- No me ha convencido. Lo mío es hormonal...

El entorno en el que nos movemos los disidentes no es fácil pero merece la pena. Nos permite rechazar la comida basura, prefabricada, la sopa boba... y disfrutar de lo que se cocina libremente en los fogones de la neurociencia aunque tengamos que darnos de comer aparte, clandestinamente...  


12 comentarios:

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Exacto. Y como difruta el homo sapiens (m.n.t.) teniendo razón, como si de esta forma fuera menos homo y mas sapiens. Aunque su comportamiento le convierta en un ser absolutamente mezquino, y dañe a su paciente. En psiquiatría ese proceder es la norma, si se recae, es porque se saltó el credo, dejó de tomar las pastillas. Aunque se lleven años bien, lo que demuestra que la hipótesis de la que parten es erronea. Y la gente, deja de tomar las pastillas por que ven que no curan nada, y les dañan, eso lo experimentan en carnes propias. Luego hay que subirse mucho al púlpito y pregonar la palabra, para que se las vuelvan a tomar.
La idea es tener la razón y al paciente que le den morcillas.
Saludos.

emejota dijo...

Es la tasa que hay que pagar por la individuación y la expresión de cierta libertad de pensamiento, porque decir algo más "grave" aunque se piense, en según en que circunstancias, podría atentar contra la propia vida. Recordemos la historia, desde Sócrates, que tengamos noticia, hasta nuestros días. ¡Que bueno resulta tener un blog! Un abrazo.

Arturo Goicoechea dijo...

Jesús: pues sí, eso de jugar en casa, con los ritos y acciones políticamente correctos es siempre más seguro. Creo que hubo en EEUU alguna sentencia ejemplarizante contra algún profesional que osó no dar antidepresivos y dedicarse a psicoanalizar, sin éxito, a un ciudadano desfondado por sus carencias psicobiológicas serotonínicas, fáciles de reponer con los bloqueantes de su recaptación...

Saludos

Arturo Goicoechea dijo...

emejota: el blog encuentra su razón de ser en disponer de un espacio de libertad para opinar fuera del teatro oficial y dar con algunas complicidades desde la disidencia.

La blogosfera forma ya parte activa de la infosfera aunque me temo que ésta está bastante saturada de información oficial.

Saludos

etiquetada dijo...

El dolor de la disidencia tiene mucho de crecimiento. Sin consenso, no queda otra que inventar constantemente para mantenerse a flote, ya ni hablemos de nadar, que aún hay quién lo intenta

Arturo Goicoechea dijo...

etiquetada: no sé bien por qué pero hay algo en mí que me lleva sin buscarlo al agridulce de la disidencia, feliz por sentir que crezco en la búsqueda de nuevas pregunta y respuestas pero algo frustrado por el aislamiento.

Saludos

etiquetada dijo...

Hola Arturo.
Un poco frustrada también estoy yo, que además cargo con un diagnóstico de los que me pueden fastidiar por etapas. Aún así me río mucho y también escribo un blog. Creo que se está cociendo algún caldo con esto de los blogs, hay que tener paciencia a falta de fechas señaladas.
Suerte con tu meditación.
Muchos saludos

LOURDES dijo...

Esta es una forma de agradecimiento a la neurociencia, pero de la cual yo no sabría nada, ni de la biología del dolor, sin el Dr. Goicoechea.
He llevado tomando preventivos de migraña d etodo tipo durante 11 años. Fui diagnosticada de migraña crónica: "la migraña no se cura...???". Atiborrémonos de nuevos fármacos hasta que dejen de hacer efecto si alguna vez lo han hecho. Nunca dejé mi vida ni mi trabajo, pero qué vida.... He dado volteretas por todos los especialistas, y al final la respuesta la hallo en la Biología del dolor, en su aprendizaje.

A día de hoy, y gracias al Dr. , ya hace dos meses que dejé todos los fármacos, y de tener migraña crónica, desde el 14 de febrero continuo asintomática.

Gracia Dr. por su labor de investigación y divulgación a pesar de las contrarias doctrinas oficiales difundidas ignorantes de una cuestión tan básica como la neurociencia.

LOURDES dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
LOURDES dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
arturo goicoechea dijo...

Etiquetada: creo que el universo de los blogs es sumamente interesante. Ha abierto un espacio de comunicación libre donde hay de todo. Es afortunadamente un mercadillo lleno de vida donde uno puede pasearse a fisgar y encontrar cosas interesantes.

arturo goicoechea dijo...

Lourdes: gracias por tu testimonio. En esta pelea por difundir la biología del dolor, la labor de los pacientes que la han comprendido y han tenido el valor de actuar en consecuencia es fundamental.

Saludos