Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

jueves, 4 de marzo de 2010

Inquietantes y calmantes




El padeciente dolorido acude al sanador-aliviador a que le calme su dolor.

Cada sanador-aliviador tiene unas convicciones sobre el origen del sufrimiento. Química perturbada, energía desbalanceada, tóxicos ambientales, alimentos, estreses y emociones... Cada uno pone el acento de las culpas  en un lugar distinto y aplica el remedio adecuado para neutralizar la perturbación que da por supuesta su credo particular. 

- Tiene usted genes migrañosos, es, con perdón, un mal nacido, un defectuoso. La migraña es una enfermedad cerebral crónica. Si no se cuida le puede acarrear con el tiempo serias alteraciones cerebrales, infartos, deterioro cognitivo... Debe cuidarse. Analice lo que desencadena sus crisis y evítelo. Tendrá que aprender a llevar una vida monacal. Lo comprendo, eso no es vida, pero es usted un enfermo y tiene que asumir esa circunstancia. Debe atajar cada crisis rápidamente. Métase a un cuarto oscuro y silencioso. Abandone al instante lo que está haciendo. Puede comenzar con un antinflamatorio. Si no es eficaz tómese un triptan. Sí, es caro, ¡qué le vamos a hacer!, le va a suponer un gasto de varios cientos de euros al mes pero la salud no tiene precio. Si no consigue el alivio precoz habrá perdido la batalla y tendrá que sufrir la violencia del ataque o acudir a urgencias a que le corten la crisis con algo en vena u oxígeno. No se automedique. Debe seguir estrictamente nuestras indicaciones. Tomará la medicación preventiva continuamente y los calmantes al menor síntoma de que la tormenta se acerca. Cada crisis puede crear una pequeña lesión que va degradando su cerebro con los años. Es fundamental abortarla en su inicio. 

El sanador-aliviador de la rama "todo es química" y mala conducta tranquiliza al padeciente, algo inquietado con lo oído:

- No tiene usted nada en el escaner. Puede estar tranquilo. 

El sanador-aliviador realmente ha largado una perorata inquietante: enfermedad cerebral crónica incurable, vida perra y posibilidad de que su cerebro se apolille si no anda listo con las crisis.

El padeciente se propone cuidarse  e inicia las pesquisas para detectar los "desencadenantes". Consulta la lista de los sospechosos: nada menos que ciento cincuenta (probablemente hayan descubierto ya algunos más)... Deja el tabaco, los cubatas, el chocolate, el queso curado, la comida china, los viajes, los cabreos, las emociones... Las crisis siguen su rutina de siempre. Quizás algo más frecuentes, intensas y duraderas. Si no descubre los encadenantes está perdido... Toma el antinflamatorio. Parece que hace algo, pero cada vez menos. Tendrá que recurrir al triptán, el caro... Pues sí, parece que es eficaz... pero no es plan... No quiere tomar tanta pastilla y gastar tanta pasta... El padeciente está inquieto, desanimado...

- No me encuentro bien doctor... Los calmantes no me calman

- Ha abusado de ellos. Debe abandonarlos. 

- ¿Y qué hago con las crisis? 

- Está usted además angustiada y deprimida. Tómese estos antidepresivos.

Todo es química. De acuerdo. Uno se ruboriza porque las terminaciones nerviosas de la piel liberan CGRP, el mismo péptido que al creer de los neurólogos es una de las moléculas cabecilla de la migraña. La piel se vuelve roja con lo visto u oído. Todo es química... electrones, protones, neutrones o...física, según se mire...

El cerebro está inquieto porque teme por la cabeza. La inquietud se transforma en química. Lo psicológico se transustancia en CGRP y sustancia P que son liberadas en las terminaciones del trigémino en meninges y grandes vasos. Sostienen los neurólogos que ahí comienza el embrollo. No consideran un cerebro inquietado previamente por expectativas y creencias que ellos han alimentado con sus doctrinas y augurios...

Una casa inteligente, dotada de un sistema inteligente de seguridad que no se limita a detectar robos sino a predecir probabilidades, cuando olfatea peligro porque ha salido el día nublado, el inquilino ha comido lo no debido o ha discutido con la pareja, activa un dispositivo que hace que salte la alarma aun estando el inquilino dentro convirtiéndole automáticamente en un ladrón potencial de su propia casa. Deberá explicar, sin ser creído, que no era su intención robarse a sí mismo...

El padeciente se ha convertido en un okupa peligroso de su organismo, un intruso indeseable que se empeña en llevar una vida normal, como si estuviera sano...

El padeciente pide calmantes... Anda inquieto. Su corteza prefrontal, el añadido sapiens (ma non troppo) alimenta todo tipo de miedos e incertidumbres y decide apretar sin medida el botón de la alerta. 

Una decisión también es una cuestión química. La memoria es química. Una creencia se puede explicar como una compleja reacción química.

- Su cerebro está equivocado y no le deja vivir tranquila. Está inquieto o, mejor dicho, le han inquietado y necesitamos calmarlo, hacerle entrar en razones...

- Eso es lo que necesito: unos calmantes más fuertes. Los que me recetó ya no me sirven...

- No necesita calmantes sino nuevas creencias y expectativas que calmen a su corteza prefrontal, la que valora los peligros, la que considera que la cabeza está enferma, es vulnerable y necesita protección de la química calmante...

- Ya, pero sin la ayuda de la química calmante no podremos neutralizar la química inquietante...

Si anulamos funcionalmente la corteza prefrontal con estimulación magnética transcraneal mientras aplicamos un placebo éste no es eficaz. La corteza prefrontal es necesaria para disparar inquietudes y calmarlas con el placebo. 

Los sanadores-aliviadores inquietan primero para exigir y ofrecer calma después. Es lo que siempre han hecho nuestro tutores...

- Como no seas bueno irás al infierno... como no te duermas le llamo al coco...

Una vez convenientemente inquietados nos ofrecían las fórmulas para calmar el miedo a la caldera de PedroBotero y el coco... Escapularios, nueve primeros viernes de mes en gracia de Dios, hacer como que estábamos dormidos...

Para calmar no hay como inquietar primero...


9 comentarios:

legemcruz dijo...

Y...¿qué pasa con "los simples dolores de cabeza", la llamada cefalea de tensión? Este tipo de dolor, infinitamente más liviano que el de migraña, ¿está de alguna manera justificado por una patología previa? Vease, por un constipado, o por sinusitis...Después de lo leido, supongo que no, y que la conclusión correcta es que un dolor de cabeza sólo está justificado si "algo" pasa en la cabeza, o sea, derrame cerebral o cosas asi.Pero, es tan común asociar como parte del proceso gripal, por ejemplo, malestar general, mocos y dolor de cabeza, que es dificil creer que éste sintoma es un producto "cultural".Desde que lei su libro,no puedo dejar de pensar que "los doloridos" vivimos un gran engaño, tipo Matrix, donde nada es lo que parece.
Cruz.

arturo goicoechea dijo...

legemcruz: una cosa es la llamada cefalea de tensión que, en mi opinión, responde al mismo mecanismo que la migraña, es decir, evaluación errónea de peligro y otra es el dolor de una gripe o una sinusitis. En la gripe y sinusitis hay destrucción violenta de tejidos (necrosis) y el cerebro activa, razonableblemente, los programas correspondientes para proteger las zonas realmente en peligro por lo que no se trata de un origen cultural sino biológico.

La tesis de que la migraña y otros dolores tienen un origen cultural no quiere decir quer todo es cultural. Sólo lo que, una vez descartados lor procesos que lo justifican (necrosis consumada o inminente), puede y debe ser atribuido a dicho origen. En cada caso el médico debe distinguirlos.

Saludos

Victor dijo...

Hola Arturo,

mañana me voy a Madrid a las jornadas de Fisioterapia en la Cefalea...

Habrá ponencias de todos los colores, prometo comentar en tu blog la experiencia el domingo.

Un abrazo

http://euf.once.es/otros/xx/seis.htm

Arturo Goicoechea dijo...

Victor: me temo que predominará el modelo mio-psicosocial

legemcruz dijo...

Ojalá existiera un catálogo para consultar...Los que padecemos dolores varios no asociados directamente a lesión inminente necesitamos un manual para principiantes del funcionamiento del cuerpo, porque, aparte de no poder (querer) estar en el médico día sí día también, la doctrina oficial médica está por la tesis "química-genética-origen desconocido" en vez de la del aprendizaje neuronal, según he comprobado en primera persona.Necesitamos información para hablar con nuestro cerebro y calmarlo con argumentos, pero, de donde la sacamos? Cruz

Sol del Val dijo...

la última vez que acudí a la consulta del neurólogo hace más o menos tres meses después de tres años de cambios en mi tratamiento preventivo (flunarizina, antidepresivos, betabloqueantes, antiepilépticos) todos con indeseables efectos secundarios que afianzaron aún más mi sensación de ser una enferma, hubo por su parte una confesión que me inquietó sobremanera : "Ya no se que hacer con usted", "¿No se ha planteado que esto puede ser algo psicológico?.
Como me dedico a esto de "lo psicológico" le pregunté a qué se refería con esto y me contestó: "ya sabe, los nervios, el estrés, quizá una depresión...".
lamentable. En un momento te hacen un diagnóstico que te convierte no sólo en una enferma de migraña sino también en una enferma con problemas psicológicos.
El día 11 vuelvo a tener consulta con el neurólogo y he decidido que por el bien de mi salud mental voy a ir a tener una charla con él acerca de creencias, daño, dolor, desencadenantes, recompensas,analgésicos.....
De la misma forma, para hacer un buen exorcismo, decidí hace días darme de baja en una asociación de pacientes que trata de forma oficial, con patrocinio de diversos laboratorios ,el tema de las cefaleas.
Hay que empezar por hacer cosas prácticas.

Arturo Goicoechea dijo...

legemcruz: realmente el tipo de información que contiene este blog y el libro Migraña, una pesadilla cerebral, no lo va a encontrar en formato para el ciudadano. Está dispersa en publicaciones científicas de investigadores sobre actividad neuronal.

Creo que con lo que pueda haber leido ya dispone de suficiente información para sacudirse de encima toda la anterior de signo contrario y ponerse a reprogramar sin prisa ni pausa los circuitos de la alerta al daño.

Saludos

Arturo Goicoechea dijo...

Sol del Val: he sido neurólogo "oficialista" hasta hace unos diez años y he dicho y hecho lo que ahora criticoe.

Entiendo a tu neurólogo pues está criado para decir y hacer lo que dice y hace, con la recompensa del acceso gratis a congresos y publicaciones.

En realidad es también una víctima de cómo están las cosas desde la Facultad.

En alguna ocasión he planteado estas cuestiones abiertamente a algún ilustre colega superexperto en migrañas y creo que ni siquiera ha entendido las preguntas y han acabado haciéndome ver que ellos son científicos y no charlatanes (como yo, se entiende...)

Saludos

Sufrir de migraña dijo...

bueno poste :)