Se puede tener un cáncer y encontrarse bien o estar sometido a un sufrimiento e invalidez considerables sin que los médicos encuentren pruebas de enfermedad. La Medicina no ofrece respuestas aceptables para esta última situación y recurre arbitrariamente a negar la realidad del sufrimiento, haciendo aún más insufrible el calvario de los pacientes. Este blog intenta aportar desde el conocimiento de la red neuronal un poco de luz a este confuso apartado de la patología.

We may have cancer and feel good, or be submitted to substantial disability and suffering without doctors finding any evidence of disease. Medicine gives no acceptable answers to the last situation and arbitrarily appeals to denying the reality of suffering, making the calvary of patients even more unbearable. This blog tries to contribute with the knowledge of the neuronal network, giving a little light to this confusing section of pathology.

Click here to switch to the english version

domingo, 14 de marzo de 2010

Omnimodos




Homo sapiens (ma non troppo) es un Omnimodo, lo abraza y comprende todo...

Manosea el universo y saca rápido sus conclusiones. Después del manoseo queda lo intangible pero no es problema. El lenguaje permite cubrir los huecos.

Homo sapiens actúa como si lo supiera y pudiera todo, con omnisciencia, facultad reservada para los dioses.

Al ciudadano se le ha notificado la propiedad omnisciente de su especie y el derecho-deber a solicitar cualquier cosa que se le pase por la mente. Un buen ciudadano es el que conoce y reclama sus derechos, el ciudadano demandante.

El buen ciudadano demandante acude a veces a la consulta.

- Deme algo más fuerte que me quite el dolor. Lo que me ha dado el de cabecera no me sirve...

- Verá, el tema del dolor es más complejo. El dolor es la forma en la que el cerebro...

- No me cuente historias. Quiero (exijo) una solución.

La mayoría de los ciudadanos es razonable y se bajan de la nube de la omnisciencia médica con unas breves aclaraciones.

La omnisciencia está proclamada a diario por algunos sanadores de postín en "los medios".

- Hoy en día, el 95% de los dolores tiene solución. Si no es así es porque la cultura judeocristiana...

- En el 2000 habremos acabado con la migraña... (dicho en 1992)

- Descubierto el gen...

- Localizada la zona del cerebro que...

- Ello abre las puertas a...

Las buenas noticias, con la ayuda de los garbanzos que se come el ciudadano mientras las recibe, son tragadas por el garganchón audiovisual.

- Tengo visita con el neurólogo. Le voy a decir que me dé algo para quitarme la migraña...

Los sanadores no tienen problemas en construir explicaciones para lo desconocido. Siempre tienen donde señalar culpas. Genes y desencadenantes.

- El cerebro migrañoso es genéticamente defectuoso. Es hiperexcitable. Se dispara el "generador de migrañas" con cualquiera de lo más de 150 desencadenantes que hemos descubierto. Debe descubrir sus desencadenantes y evitarlos. Si aún así continúan las migrañas debe tomar estos fármacos preventivos. Si, a pesar de ello, viene alguna crisis, contrólelas inmediatamente con estos calmantes. Es importante también que deje lo que está haciendo y se meta a un cuarto oscuro y silencioso. Puede ponerse, si quiere, un paño frío apretando las sienes.  

Los sanadores olímpicos (del Olimpo, la morada de los dioses) son los que controlan lo que se hace y dice en las consultas. Son los guardianes de la apariencia omnisciente. 

El problema es que, realmente, homo sapiens no es omnisciente sino más bien todo lo contrario. Sabe que no sabe nada, aunque le cueste reconocerlo.

Tampoco hay que irse al otro extremo de la omnisciencia, la omnignorancia. Algo vamos sabiendo. El problema es que no lo aplicamos. 

- El cerebro es muy complejo... no sabemos nada...

- No es verdad. El cerebro es tan complejo como cualquier otro producto de la biología. El genoma de cualquier humilde célula está aún sin ser desentrañado en su ajetreo cotidiano. Del cerebro sabemos poco pero lo suficiente como para cambiar lo que hacemos y decimos cuando nos enfrentamos al tema del dolor sin daño desde la ignorancia consentida.

 Homo sapiens (ma non troppo) debería esforzarse en conocer bien lo poco que se sabe, proteger sensiblemente el universo cambiante de lo conocido con fiabilidad, lo que trabajosamente va incorporándose al acervo intelectual de la especie, lo que sabemos de nosotros mismos y de nuestra interacción histórica con el entorno. 

El modelo de organismo vigente en Medicina necesita una actualización para incorporar lo que vamos sabiendo sobre gestión neuronal del día a día de nuestro cuerpo.

Los neurólogos debieran ser los impulsores de esa renovación pero nada hace pensar que vaya a ser así. Piensan que transitan los caminos debidos, los únicos que llevan a algún lado.

En realidad son caminos mecanizados y vallados, preparados de antemano. Una vez dentro es difícil dejarlos y saltar la valla...

  

6 comentarios:

DartaJuan dijo...

¿cree usted que la presencia de migrañas pueda deberse a algún problema cerebral? Ya ha dicho que corresponden (las migrañas) a un cerebro hiperexcitable, genéticamente defectuoso.
A lo que voy, ¿es posible que una migraña pueda ser indicatriz de la presencia de un astroglioma, o algún tipo de tumor cerebral? (O pueden predisponer al paciente a padecerlos)

Un saludo

Arturo Goicoechea dijo...

DartaJuan: el programa dolor se activa cuando el cerebro evalúa amenaza. Habitualmente los tumores cerebrales son procesos de crecimiento lento y no son "interpretados" como amenaza necrótica por lo que muchas veces son indoloros, hasta que se producen aumentos peligrosos de la presión intracraneal, o cuando sangran.

Cuando a la migraña no se asocian otros síntomas es excepcional que encontremos lesiones cerebrales.

La idea de cerebro hiperexcitable es correcta pero expresa un estado de vigilancia no una condición anómala, patológica.

Jesús Castro Rodríguez dijo...

Arturo, creo que este enlace te va a interesar. A mi me pareció escandaloso, aunque es algo que ya se sabía, no deja de cabrearme. Me lo pasó una lectora del blog:
http://www.elpais.com/articulo/opinion/Avances/medicos/intereses/ocultos/elpepiopi/20100117elpepiopi_5/Tes
Saludos

Jesús Castro Rodríguez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sol del Val dijo...

Efectivamente cabrea leer cosas como estas.
Si queréis quedaros realmente impresionados no tenéis mas que acceder a la página web de una asociación de pacientes con cefalea .No tiene desperdicio.Por supuesto, no hay ni una sola referencia a una información distinta de la oficial.
Entiendo que los neurólogos tienen la obligación moral y profesional de suministrar a sus pacientes información veraz acerca de la migraña , pero que una asociación de pacientes no difunda conocimiento acerca de la dolencia que es la base de su existencia...
Saludos

arturo goicoechea dijo...

Sol del Val: visito de vez en cuando las páginas de las asociaciones de pacientes (cefalea, fibromialgia, fatiga crónica...) y encuentro siempre el mismo tipo de información. En una ocasión (durante dos días) el contador de mi blog se volvió loco. Llegaron a producirse visita a 1910 páginas cuando lo habitual son alrededor de 3oo. Investigué lo sucedido y resultó que alguien de un foro de pacientes con cefalea habló en términos elogiosos del mío. Acudieron los interesados en aluvión. Miraron, desaprobaron y no volvieron a aparecer. El espejismo duró dos días.

Visité las páginas del foro y aquello era un hervidero de los tópicos habituales.

Creo que tanto neurólogos como pacientes asociados difunden lo que creen es veraz. El problema viene de más atrás, de las Facultades de Medicina en las que se sigue explicando el dolor tal como lo definió (erróneamente) Descartes. No ha servido de nada que dispongamos de nuevo conocimiento para redefinir desde las neurociencias temas fundamentales como la percepción, la toma de decisión, la nocicepción, los sistemas de defensa y un largo etc de conceptosbásicos neurofisiológicos.

Los neurólogos siguen aferrados a sus antiguos credos y prácticas. Los pacientes no pueden descubrir por sí mismos los errores e insuficiencias doctrinales.

Saludos